2017 · 08 · 30 • Fuente: Hamza Abu Eltarabesh, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Las bombas israelíes destruyeron la 'primera y última opción' de un futbolista palestino

Muhammad Abu al-Bayd fue una vez una estrella en ascenso del club de fútbol al-Daraj en Gaza. Pero durante un reciente partido amistoso en el estadio Yarmouk de la ciudad de Gaza, el ex centrocampista se sentó en el banco, animando a su equipo.

"El fútbol siempre fue mi pasión", señala Muhammad Abu al-Bayd, quien perdió una de sus piernas hace tres años durante un ataque israelí. Abed Zagout

Muhammad Abu al-Bayd fue una vez una estrella en ascenso del club de fútbol al-Daraj en Gaza. Pero durante un reciente partido amistoso en el estadio Yarmouk de la ciudad de Gaza, el ex centrocampista se sentó en el banco, animando a su equipo.

No fue una lesión en la cancha de fútbol que terminó con la ascendente carrera deportiva de Abu al-Bayd, de  30 años. Perdió una pierna por un proyectil israelí disparado el quinto día de la gran ofensiva israelí contra Gaza durante el verano del 2014.

Ahora lucha, como muchos otros atletas palestinos que vieron sus sueños destrozados por la violencia israelí, para hacer frente a su nueva realidad.

Antes de la guerra, Abu al-Bayd había soñado con unirse a la selección nacional de Palestina. Jugó como centrocampista ofensivo, ganando el apodo de Isco, en honor a la estrella del Real Madrid. Hoy Abu al-Bayd cobra una pensión  mensual de $200 de un benefactor para apoyar a su familia de nueve integrantes.

"El fútbol siempre fue mi pasión. Nunca tuve un plan B; El fútbol fue siempre la primera y última opción", explicó Abu al-Bayd a The Electronic Intifada.

Mientras Abu al-Bayd estudiaba en la Universidad Al-Aqsa en Gaza, de donde se graduó en 2012, él jugaba por al-Daraj, y conducía un taxi para apoyarse económicamente.

"Siempre me imagine jugando en un estadio lleno de gente que me animaba. Ahora, con sólo una pierna, ya no puedo conducir un coche o jugar al fútbol", dijo.

Abu al-Bayd resultó herido mientras permanecía de pie frente a su casa en el barrio Shujaiya de la ciudad de Gaza el 13 de julio.

"De repente, los bombardeos israelíes atacaban a un grupo de hombres en la calle, y luego me desperté en el hospital con una pierna".

Abu al-Bayd acredita a su esposa de seis años por ayudarlo a salir de una profunda depresión que le siguió, encerrándolo en su casa durante cinco meses.

"Mi esposa nunca dejó de apoyarme; Ella rechazó la forma en que estaba lidiando con mi lesión y me animó a salir a jugar de nuevo", explicó Abu al-Bayd.

"Pensé que era imposible hacerlo, pero afortunadamente, encontré un club de baloncesto para personas con discapacidades, en sillas de ruedas. Somos 10 miembros, y creo que soy el mejor entre ellos".

Decenas de miles de heridos

Mientras que unirse al club ha conseguido que Abu al-Bayd vuelva al deporte, la vida no es lo mismo que antes.

"Mi vida social sigue paralizada tras mi lesión. Odio participar en reuniones sociales porque odio esa mirada de piedad en los ojos de la gente", explicó. "Han pasado tres años y todavía no puedo lidiar con esto".

Abu al-Bayd espera un día viajar a Alemania para continuar con su rehabilitación. Los médicos en Gaza le han dicho que el tipo de prótesis de pierna artificial que necesita, desde el muslo hacia abajo, no está disponible en la Franja.

Tiene un patrocinador que está dispuesto a pagar por la cirugía, pero el bloqueo de Gaza impuesto por Israel y Egipto le ha impedido ir.

"Odio esa mirada de piedad en los ojos de la gente", indicó Muhammad Abu al-Bayd. Abed Zagout

Unos 11.000 palestinos en Gaza, incluidos 3.400 niños, resultaron heridos durante la ofensiva de Israel hace tres años, alrededor del 10 por ciento de ellos de forma permanente.

Treinta y dos atletas se encuentran entre los más de 2.250 palestinos asesinados por Israel en el verano de 2014, según el Ministerio de la Juventud y Deportes de Gaza. Otros 27 atletas resultaron gravemente heridos.

Más de 30 instalaciones deportivas fueron destruidas o dañadas, con una pérdida financiera estimada de 3 millones de dólares, informó el Ministerio de la Juventud y Deportes poco después de la ofensiva.

"Israel destruyó mi sueño"

Jihad al-Mabhouh, de 26 años, también vio sus aspiraciones frustradas por Israel durante la agresión del 2014.

El 30 de julio, Israel bombardeó una escuela de las Naciones Unidas cerca de la casa de al-Mabhouh en el campo de refugiados de Jabaliya, en el norte de la Franja de Gaza.

Quince palestinos que habían buscado refugio en la escuela fueron asesinados y la munición causó un daño permanente a la mano derecha de al-Mabhouh, poniendo fin a su carrera de voleibol.

Sin el deporte, al-Mabhouh encuentra poco sentido a su vida.

"Israel convirtió a mi hijo de un luchador en un joven deprimido. Siento que lo he perdido", comenta su madre, Siham, a The Electronic Intifada.

Al-Mabhouh inicialmente se negó a hablar con este reportero. Al final, cedió, comentando: "Soñé con convertirme en un jugador internacional. Ahora solo quiero dormir. Realmente no me gusta la simpatía de los demás.

Mientras hablaba al-Mabhouh, sostenía su mano herida, envuelta en un vendaje blanco, a la espalda.

Al-Mabhouh tiene episodios de depresión desde el día que resultó herido. Su familia lo ha animado a ver a un psiquiatra, pero él se niega.

"No encuentro la verdadera felicidad de la vida. Israel destruyó mi primer y último sueño. No soy nada en esta vida", dijo.

Su madre, sin embargo, no ha perdido la esperanza.

"Al principio, se negó totalmente a salir conmigo", dijo. "Ahora, a veces responde a mis súplicas. Me acompañó a la casa de mi madre la semana pasada. Creo que va a mejorar un día y le encontraré una hermosa novia".

Estrella de fútbol muerto en su cama

El mismo día en que al-Mabhouh resultó herido, Mayada Zaqout perdió a su esposo, Ahed Zaqout, un destacado atleta, periodista deportivo y padre de cuatro hijos.

Mayada comienza sus días limpiando los trofeos de su marido.

"Esto es lo que me queda", comentó a The Electronic Intifada. "Impacientemente espero la mañana para acariciar los logros de mi marido, que yo mantengo, preservo y valoro más que a mi alma".

Ahed, que una vez jugó para el equipo nacional de fútbol de Palestina y más tarde entrenó y organizó un programa deportivo popular televisado, fue asesinado cuando un obús israelí aterrizó en su dormitorio mientras dormía . Estaba solo en el apartamento en ese momento.

Un mes después de que Ahed fuese asesinado, la torre de 16 pisos, conocida como el complejo italiano, donde la familia Zaqout vivió, fue totalmente destruida cuando Israel bombardeó cuatro edificios de gran altura en lo que Amnistía Internacional calificó como un "crimen de guerra".

Una foto de Ahed Zaqout está colgada en el apartamento alquilado por su familia superviviente. Abed Zagout

Los restantes miembros de la familia Zaqout, que ahora viven en alojamientos alquilados mientras esperan la compensación por su casa destruida, no saben por qué su apartamento fue atacado.

La ilustre carrera deportiva de Zaqout incluyó la participación en un partido amistoso entre la selección nacional de Palestina y un equipo de estrellas del fútbol francés en 1994.

Michel Platini, ex futbolista francés y actual presidente de la Federación de Fútbol Europeo, UEFA, que ha frustrado las demandas palestinas para sancionar a la Asociación Nacional de fútbol de Israel, también participó en ese juego.

Perseverancia

Muhammad Dahlan, de 28 años, cuya pierna izquierda fue amputada desde la rodilla hacia abajo en un ataque israelí el 2 de agosto de 2014, se niega a dejar que su lesión lo destruya.

Aunque la lesión ha terminado su carrera futbolística, era lateral izquierdo en el club de al-Tuffah de la ciudad de Gaza, ha tomado el voleibol y se ha convertido en uno de los miembros principales del equipo de Friendship Club.

"Quedarse en casa sin hacer nada me mata", señaló Dahlan. "Tengo sueños y no permitiré que Israel me derrote".

Un ataque israelí puso fin a la carrera futbolística de Muhammad Dahlan, pero el voleibol le ha dado un nuevo propósito. Abed Zagout

Friendship Club tiene 12 jugadores divididos en dos equipos. La red se coloca cerca del suelo y los atletas usan sus manos, cabezas y pies para jugar el partido mientras están sentados en el suelo.

Es uno de varios equipos para atletas con discapacidades en Gaza.

Nasser Lubbad, jefe de la Unión Palestina de Voleibol, explicó que su organización incluye siete clubes para atletas discapacitados, la mayoría de los cuales resultaron heridos durante las ofensivas israelíes.

"Esos jugadores aman la vida y buscan su inclusión en la comunidad", indicó.

En cuanto a Friendship Club, Dahlan indicó: "A través del voleibol llevaré la camiseta de la selección nacional. Este ha sido mi sueño desde que era niño y espero lograrlo".

Sobre el autor: Hamza Abu Eltarabesh es un periodista de Gaza.

Fuente: Israeli bombs crushed footballer’s “first and last option”

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Hamza Abu Eltarabesh, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org