2017 · 08 · 30 • Fuente: Agencia EFE

Palestinos recuerdan el treinta aniversario de la muerte de Naji Al Ali

Hace treinta años moría Naji Al Ali, caricaturista palestino y padre artístico de Handala -un eterno niño de viñeta- después de que un desconocido abriera fuego sobre él cerca del periódico kuwaití Al-Qabas, con base en Londres, donde colaboraba, un caso que ha sido reabierto de nuevo.

Hoy las redes sociales recordaban la efeméride con algunos de sus dibujos, destacando por encima de todos el del pequeño Handala, un desarrapado refugiado palestino de 10 años que se convirtió en símbolo de esta causa.

Handala, que tenía la misma edad que su autor cuando huyó de Palestina en 1948 durante la guerra árabe-israelí que sucedió al establecimiento del Estado de Israel, siempre era retratado de espaldas -dando la espalda al mundo, aclaró su dibujante-, y no podía crecer hasta regresar a su patria.

Comunista, ácido y crítico, Naji Al Ali no solo criticaba al liderazgo palestino sino también al árabe en general y no escaparon a la sátira de su pluma personalidades como los presidentes egipcios Anuar el Sadat y Hosni Mubarak, políticos y soldados israelíes y el estadounidense Henry Kissinger.

El prolífico dibujante que a su muerte, con 49 años, firmó más de 10.000 dibujos, también desarrolló otros personajes simbólicos que acompañaban a Handala y hablaban de Palestina, el abandono, el exilio o la maldad.

Algunas de ellos pueden verse sobre las paredes de las casas de campos de refugiados como el de Dheisheh, en la ciudad cisjordana de Belén, convertido en un particular homenaje a la obra del autor.

Ahora, detectives de la Policía metropolitana londinense han reabierto la investigación y buscan información sobre el hombre que le disparó, del que se ha difundido un retrato robot, y un segundo hombre que fue visto alejándose de la escena del asesinato, según publicó hoy el diario The Guardian.

Fuente: Agencia EFE