2017 · 08 · 02 • Fuente: Mundiario

El 73% de las playas de Gaza están inundadas con aguas residuales

En un sitio en donde los problemas sociales están al orden del día, miles de pequeños encuentran su refugio en la playa, que ahora está recibiendo los residuos fecales de la población por la crisis energética que enfrentan.

Playa de Gaza. / RR SS.

El verano es la época que en que los niños podían disfrutar de la playa de Gaza, pero hoy eso es imposible gracias a que el 73% de la costa está contaminada con aguas residuales, según expone un último estudio medioambiental. Los olores sulfúricos del lugar pueden llegar desde muy lejos y las personas pueden constatar la situación con solo verla, porque la playa se muestra turbia y marrón.

La playa de Gaza tiene unos 40 kilómetros de largo y su obvia contaminación no es nueva, lo que si ha sorprendido a los expertos es que los niveles pueden continuar subiendo gracias a la crisis energética que enfrenta Gaza.

Las eternas ofensivas de Israel

El problema energético de Gaza fue potenciado gracias al bloqueo impuesto por Israel hace 10 años. Las repercusiones de esa acción están siendo patentes hoy en día, ya que el presidente palestino Mahmoud Abbas, tuvo que tomar la decisión de cortar la energía eléctrica para la zona costera. Sin electricidad, las empresas depuradoras no pueden operar, por lo que han optado por lanzar los residuos fecales sin depurar en el mar. A partir de esa acción, los pueblos costeros que de por sí ya están alejados del mundo, han perdido la única distracción que tenían y al mismo tiempo, una crisis medioambiental empieza a tomar forma.

Además, hay padres que no pueden negarles la única diversión a sus hijos que se desesperan por salir de sus asfixiantes casas durante el caluroso verano. Varios medios y autoridades han manifestado que no es seguro bañarse en ella y aunque el turismo de la zona disminuyó hasta el 50%, aún hay varias familias que van de vez en cuando para dejar que sus hijo se bañen.

En cuanto al problema medioambiental, al día de hoy las autoridades no están haciendo nada para evitar que la contaminación siga extendiéndose. Las plantas depuradoras pueden pasar hasta 20 horas sin luz, tiempo en que deciden seguir lanzado las materias fecales al mar por no encontrar más opciones. Actualmente, solo queda un 27% de costa disponible para todo el país, porcentaje que sigue disminuyendo.

Fuente: Mundiario