2017 · 08 · 02 • Fuente: Agencia Ma'an / Traducción: Palestinalibre.org

Análisis: El enfoque 'apolítico' de la crisis del agua en Palestina (Parte III)

Este es el tercero de un análisis en tres partes sobre los derechos del agua en el territorio palestino ocupado, escrito por Muna Dajani, miembro de Al-Shabaka.

Al-Shabaka es una organización independiente sin fines de lucro cuya misión es educar y fomentar el debate público sobre los derechos humanos palestinos y la autodeterminación en el marco del derecho internacional. Este es el segundo de un análisis en tres partes sobre los derechos del agua en el territorio palestino ocupado, escrito por Muna Dajani, miembro de Al-Shabaka. La primera parte fue publica en Ma'an News el día de ayer. El informe completo se puede leer aquí.

La elisión de los palestinos desde la infraestructura, tecnología y colaboración cientí

ficaCon la ocupación israelí imponiendo leyes militares sobre el acceso y control de recursos esenciales como el agua, así como el endurecimiento de las importaciones de combustibles básicos y fuentes de energía, la Autoridad Palestina no ha desarrollado un proceso sustancial de infraestructuras en el sector hídrico durante décadas, especialmente en la zona C, que constituye el 60 por ciento de Cisjordania. La "administración civil" de la ocupación tiene el poder de vetar todos los proyectos de infraestructura en la zona C, con una tasa de aceptación de sólo 1,5% entre 2010 y 2014. La mayoría de los grandes proyectos de agua han sido congelados debido a la condición de Israel de conectar los asentamientos a tales proyectos, cuyos fondos provienen de organismos donantes al pueblo palestino. La zona C, por lo tanto, sigue siendo un sitio de desarrollo y está enmarcado por la comunidad internacional como un espacio de intervención humanitaria.

Por otra parte, la estrecha colaboración y admiración de la comunidad internacional por la tecnología del agua en Israel sigue siendo desenfrenada y ciega ante el des-desarrollo y sanción del sector hídrico palestino. Recientemente, la UE clasificó a  Jerusalén, ocupada por Israel en violación del derecho internacional,- como una de las cinco principales ciudades del mundo para la eficiencia, la gestión y la innovación del agua. Esto felicita a un régimen de ocupación por su trabajo en una ciudad donde el 36% de sus residentes palestinos ni siquiera están conectados con la infraestructura de abastecimiento de agua israelí y donde se implementan políticas discriminatorias para vaciar la metrópoli de los habitantes palestinos.

En 2012, la Comisión Europea y el Ministerio de Energía y Recursos Hídricos de Israel firmaron un memorando de entendimiento de cinco años para fortalecer la cooperación científica, especialmente en el campo de la desalinización del agua y la energía. El gobierno británico también está persiguiendo tal colaboración con Israel. Se ha lanzado recientemente dos plataformas que conllevan este tipo de iniciativas como la colocación de los estudiantes graduados palestinos en los laboratorios israelíes para construir alianzas y "resolver los graves problemas de escasez y calidad del agua". Además de la postura de negocios como de costumbre hacia una fuerza de ocupación, el enfoque es problemático en la medida en que se pretende normalizar la ocupación dado que la inversión en excelencia científica no se considera para las universidades e instituciones de investigación palestinas. Más bien, todo el trabajo beneficia a las instituciones de la potencia ocupante.

Una aparente excepción a esta tendencia es a través del Departamento para el Desarrollo Internacional del Reino Unido, que proporcionó 1,6 millones de dólares para ayudar a los campesinos vulnerables del área C de Cisjordania, principalmente pastores beduinos, para apoyar a sus familias debido al aumento del costo de la producción agrícola. El programa ha permitido a los agricultores rehabilitar cisternas de agua, y ha proporcionado aproximadamente 20 millas de sistemas de transporte de agua; estos desarrollos han mejorado la eficiencia del riego. Las cisternas, sin embargo, tienen capacidad de almacenamiento limitada (70 metros cúbicos / año) y dependen de la recolección de agua de lluvia. Como tal, su rehabilitación sólo alivia, más que ayudar a resolver, la escasez de agua impuesta por la ocupación, y en un sentido más amplio, debilita los esfuerzos palestinos por lograr una distribución equitativa de los recursos, limitando el desarrollo de los recursos hídricos más habilitadores para pequeñas soluciones.

En suma, los donantes han continuado con un enfoque tradicional que normaliza la ocupación, comprometiéndose y financiando la investigación y la colaboración científica con Israel e invirtiendo millones de dólares en el desarrollo de infraestructuras de agua requisadas por Israel. Los donantes están incluso rehabilitando o reconstruyendo la infraestructura que las fuerzas israelíes destruyen. La complicidad de los donantes en estos mecanismos destructivos contribuye a la complacencia y la dependencia de los palestinos, así como a un des-desarrollo general del sector hídrico palestino. Una abrumadora apolitización de los problemas del agua impide la búsqueda palestina del derecho a la autodeterminación.

La lucha por el control palestino sobre el agua: caminos hacia adelante

Si bien la situación del agua puede parecer sombría para los palestinos en Cisjordania y la Franja de Gaza, hay una serie de estrategias que los palestinos y sus aliados están llevando a cabo y pueden desarrollarse para revelar la naturaleza política, y la desigualdad en los Territorios Palestinos Ocupados y empujar por soluciones justas a la crisis:

- Destacar cómo el enfoque del desarrollo del sector hídrico liderado por los donantes es, en el mejor de los casos, una distracción y perjudica la dignidad, la independencia y el éxito de los palestinos en la recuperación de los derechos de agua, en el peor de los casos. Esto requerirá campañas y programas que aumenten la conciencia de la política del agua y demanden la responsabilidad de los donantes para asegurar que los derechos de agua palestinos se cumplan dentro de la agenda palestina, es decir, abordar las violaciones de los derechos por parte de Israel y su ocupación.

- Exigir que los proyectos de desarrollo del sector hídrico financiados por donantes sigan un plan de contingencia integral y territorial en todo el Territorio Palestino Ocupado. Dichos proyectos deben garantizar que los programas de desarrollo, y no de ayuda humanitaria, se apliquen de manera participativa y transparente, de modo que los derechos del agua se conviertan en una prioridad absoluta.

- Fortalecer las instituciones y universidades de investigación palestinas como centros de conocimiento sobre política y gestión de los recursos naturales, donde las tecnologías apropiadas y la investigación aplicada se produzcan para reflejar las facetas políticas, sociales, económicas y culturales del manejo de los recursos naturales bajo la ocupación y desarrollar un sólido nicho técnico de expertos e ingenieros hídricos palestinos para apoyar la movilización local, liderada por la comunidad.

- Exigir una mayor transparencia a las autoridades de la Autoridad Palestina para asegurar que protejan el derecho palestino a los recursos naturales fortaleciendo y uniéndose activamente a campañas locales e internacionales de derechos del agua y proporcionando una plataforma fuerte para que las organizaciones de la sociedad civil represente la injusticia del agua palestina nacional e internacionalmente.

- Construir alianzas con movimientos internacionales y transnacionales para exponer aún más las violaciones de derechos de agua por parte de Israel y desarrollar una campaña de acción global con comunidades indígenas que se oponen activamente a industrias y estados extractivos a gran escala.

- Por último, respaldando todo lo anterior, resulta vital para reintroducir y replantear la lucha por el acceso y control de los recursos naturales como parte de la lucha palestina por la libre determinación y la libertad.

Ver

Análisis: El enfoque 'apolítico' de la crisis del agua en Palestina (Parte I)

Análisis: El enfoque 'apolítico' de la crisis del agua en Palestina (Parte II)

· Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia de Noticias Ma'an.

Fuente: Analysis: The ‘apolitical’ approach to Palestine’s water crisis (Part III)

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Agencia Ma'an / Traducción: Palestinalibre.org