2017 · 07 · 31 • Fuente: Agencia Ma'an / Traducción: Palestinalibre.org

Análisis: El enfoque 'apolítico' de la crisis del agua en Palestina (Parte I)

Este es el primero de un análisis en tres partes sobre los derechos del agua en el territorio palestino ocupado, escrito por Muna Dajani, miembro de Al-Shabaka.

Al-Shabaka es una organización independiente sin fines de lucro cuya misión es educar y fomentar el debate público sobre los derechos humanos palestinos y la autodeterminación en el marco del derecho internacional. Este es el primero de un análisis en tres partes sobre los derechos del agua en el territorio palestino ocupado, escrito por Muna Dajani, miembro de Al-Shabaka. La segunda parte será publicada en Ma'an News este martes. El informe completo se puede leer aquí.

Introducción

A principios de este mes, Israel y la Autoridad Palestina (AP) anunciaron un nuevo acuerdo en el que Israel venderá a los palestinos 33 millones de metros cúbicos de agua desalinizada del Mar Rojo al año, con 10 millones de metros cúbicos transferidos a la Franja de Gaza y el resto a Cisjordania.

El proyecto encubre el hecho de que Palestina está sufriendo una crisis de agua artificial y no natural. Los funcionarios del gobierno, la comunidad internacional, los organismos donantes, e incluso la literatura académica retratan la falta de recursos hídricos en Palestina como una conclusión inevitable, como resultado de las condiciones climáticas de la región. Lo que estos relatos no logran abordar es que en Palestina la escasez de agua es un constructo social y político que oscurece cómo Israel afianza su hegemonía sobre los recursos hídricos, lo que provoca una grave desigualdad de agua para los palestinos.

Durante décadas, Israel ha propuesto soluciones tecnológicas para hacer frente a esta escasez, tales como plantas de desalinización y de tratamiento de aguas residuales y su reutilización. Los donantes internacionales han desempeñado un papel importante en el fortalecimiento del enfoque de Israel. Estas soluciones están ligadas a la creencia de que la ciencia, la tecnología y la infraestructura garantizará que el agua ya no sea una fuente de controversia, conflicto e incluso de guerra. Pero estas soluciones tecnológicamente impulsadas desprecian los elementos sociales, políticos y culturales del agua.

Esto no quiere decir que los avances tecnológicos en el agua no sean esenciales para el desarrollo de las sociedades. De hecho, el aprovechamiento de fuentes de agua adicionales es necesario para acomodar el aumento de la población, particularmente frente a los efectos del cambio climático. Pero en el caso de Israel y Palestina tales tecnologías han incorporado motivaciones políticas y usos. De hecho, debemos preguntarnos: ¿Cómo puede Israel beneficiarse de estos avances tecnológicos, manteniendo su control coercitivo sobre el agua de Cisjordania, por no mencionar su responsabilidad por la crisis de agua en la Franja de Gaza? ¿Pueden los palestinos confiar en el potencial de la tecnología para aumentar su disponibilidad de agua en el contexto de la ocupación?.

Este informe examina cómo, de hecho, las innovaciones tecnológicas de Israel operan en un contexto de robo sistemático de los recursos hídricos, lo que debilita los esfuerzos palestinos para lograr los derechos de agua y la asignación equitativa de las fuentes de agua. Se centra particularmente en el papel de los donantes internacionales en el fortalecimiento de esta situación y ofrece recomendaciones sobre lo que los palestinos pueden hacer para desafiar el statu quo y obtener los derechos de agua a los que tienen derecho.

El establecimiento de la hegemonía del agua de Israel

Cuando Israel ocupó Cisjordania, la Franja de Gaza y los Altos del Golán en 1967, todos los arranques del río Jordán, además de las aguas subterráneas de Cisjordania, quedaron bajo su control. En 1982, el ejército israelí transfirió su control de los recursos hídricos de Cisjordania a Mekorot, la compañía de agua israelí fundada en 1937.

Los Acuerdos de Oslo de 1993 establecieron un Comité Mixto de Recursos Hídricos (JWC) a través del cual los israelíes y los palestinos coordinan la gestión de los recursos hídricos en Cisjordania. Sin embargo, los acuerdos permiten a Israel controlar el desarrollo de la infraestructura del agua palestina sancionando y congelando proyectos hídricos palestinos, mientras que también intimida a los palestinos para legitimar proyectos de agua en asentamientos, que son ilegales en virtud del derecho internacional.

Israel está utilizando actualmente el 85% de los recursos hídricos compartidos de Cisjordania, dejando a los palestinos sin este recurso natural. No sólo Israel ejerce hegemonía sobre el acceso a los recursos de Cisjordania, la Autoridad Palestina del Agua es completamente dependiente de Israel como el principal proveedor de agua, comprándola a Israel desde los Acuerdos de Oslo. Y al contrario de las alegaciones israelíes, los palestinos no reciben gratuitamente el agua adicional a la que fue asignada por Oslo, dejando a la Autoridad Palestina sin más remedio que comprar más agua a Mekorot para satisfacer la creciente demanda de su población.

Además, desde la década de 1990, Israel ha realizado enormes inversiones en desalación y tratamiento de aguas residuales, lo que le ha permitido convertirse en un exportador de agua para sus vecinos con escasez de agua. Mekorot gestiona 100 megaproyectos en todo Israel, incluyendo 40 instalaciones de desalación que proporcionan 60 millones de metros cúbicos de agua al año. Además, las instalaciones de recuperación y tratamiento de aguas residuales de Israel le permiten reutilizar el 60% de sus aguas residuales tratadas con fines agrícolas. Israel subcontrata esta experiencia técnica al mundo en desarrollo y colabora con compañías de agua y gobiernos de Argentina, Chipre, Uganda, Azerbaiyán y Portugal generan miles de millones de dólares.

Con su impulso por soluciones técnicas que ignoran la política de su apropiación del agua palestina, los acuerdos de Israel con la Autoridad Palestina han abordado el tema del agua como una cuestión práctica. Las transferencias, cuotas y permutas establecidas no cumplen con los principios de la ley internacional del agua, que exigen asignaciones equitativas de agua y el reconocimiento de los derechos de agua de los palestinos. Después de una congelación de seis años en el trabajo de JWC, la cooperación se reanudó en enero de 2017. La congelación se debió a un acuerdo condicional en el que los proyectos de asentamiento israelíes tuvieron que ser aprobados para que los proyectos palestinos fueran considerados. De acuerdo con Jan Selby, entre 1998 y 2010, los palestinos aprobaron más de 100 proyectos israelíes en Cisjordania, pero 97 proyectos financiados por donantes todavía están a la espera de la aprobación de Israel. La reanudación de las reuniones y la cooperación está lejos de ser benigna. Mientras que el nuevo acuerdo permitirá a los palestinos llevar a cabo el tendido de tuberías y redes sin la aprobación de JWC, hace lo mismo para Israel, lo que significa que Israel puede desarrollar sus redes de asentamientos sin la aprobación conjunta de la JWC. Por otra parte, como señala Selby, "aunque ahora los palestinos tendrán autonomía para establecer oleoductos, lo que no tendrán es agua adicional, excepto con el consentimiento israelí".

• Las opiniones expresadas en este artículo son las de los autores y no reflejan necesariamente la política editorial de la Agencia de Noticias Ma'an.

Fuente: Analysis: The ‘apolitical’ approach to Palestine’s water crisis (Part I)

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Agencia Ma'an / Traducción: Palestinalibre.org