2017 · 07 · 13 • Fuente: Insurgente.com

Soldados israelíes asesinan en Belén ocupado a joven de 23 años

Debido a la insultante impunidad con la que gozan y la carencia de humanidad que poseen, las tropas israelíes aprietan el gatillo de sus armas opresoras con facilidad manifiesta.

Fieles a los dictados de Benjamín Netanyahu, que los exhortó a dispara a la cabeza o al pecho de cualquier joven palestino que les arroje una piedra o manipule un cuchillo, el lunes volvieron a dar fehacientes muestras de su inhumana condición.

Sucedió en Belén ocupado, cerca de la aldea Tuqu en el cruce del ilegal asentamiento judío de Maale Amos. Empeñados en hacer la vida imposible a los palestinos, los soldados israelíes tenían montado uno de sus habituales controles. El infortunado joven fue Muhammad Ibrahim Jibril, de 23 años, que acertó a pasar por allí, lo detuvieron y le negaron el paso. Tras encendida discusión con los ocupantes y harto de la prepotencia y las presiones diarias que sufren los palestinos en su propio territorio, el joven Muhammad bajó del vehículo que conducía y, en medio de su desesperación, agredió a uno de los soldados con un objeto punzante.

Los soldados sionistas no se esforzaron lo más mínimo en reducirle, simplemente y sin mediar palabra alguna varios de ellos dispararon contra él a corta distancia causándole la muerte.

El soldado ocupante que resultó herido leve en su brazo izquierdo fue rápidamente atendido por la ambulancia israelí Magen David Adom. Mientras tanto, en un ejercicio de extrema crueldad, al joven palestino le negaron la asistencia médica prohibiendo el paso a la ambulancia de la Media Luna Roja que acudía en su auxilio. Murió desangrado.

Muhammad Ibrahim Jibril fue convertido por el Ejército sionista en el mártir 327 de la “Intifada por Jerusalem” contra la ocupación.

Conocedores de los hechos, jóvenes palestinos se movilizaron contra el vil asesinato. Por supuesto, los soldados del régimen israelí no dudaron en reprimirlos con sobrada violencia.

Casualmente, el pasado 7 de julio se cumplieron tres años del inicio de los 51 días de bombardeos sobre la Franja de Gaza por parte de Israel. Salvaje y prolongada agresión que, ante la cómplice pasividad de la Comunidad Internacional, causó la muerte de cerca de  800 palestinos —entre ellos numerosos niños y niñas—, más de 6.900 heridos y 12.000 edificios reducidos a escombros.

Fuente: Insurgente.com