2017 · 07 · 12 • Fuente: Saud Abu Ramadán, Agencia EFE

Gaza teme que la crisis del Golfo limite la asistencia financiera de Catar

La Franja de Gaza teme que la crisis del Golfo fuerce a Catar a limitar su asistencia financiera en el enclave costero, donde ha sido uno de los principales donantes en desarrollo de infraestructuras y apoyo humanitario.

La histórica visita en 2012 del entonces emir de Catar, Hamad Bin Jalifa, supuso un hito para los más de dos millones de palestinos de la Franja, porque desde aquel momento el país aumentó su asistencia financiera y humanitaria.

A partir de entonces, Catar se convirtió en uno de los mejores aliados de la población sometida durante una década al bloqueo israelí, que asfixia la economía y la capacidad de desarrollo del enclave costero desde que el movimiento islamista Hamás tomara el control en junio de 2007.

Su Gobierno ha estado marcado por tres conflictos de envergadura con Israel, el último en julio y agosto de 2014, que causó un gran nivel de devastación y por el que se puso en marcha un plan de reconstrucción en el que Catar resultó ser básico.

Se estima que estos proyectos y subvenciones ascendieron a 356 millones de euros en 2012 y cerca de 1.000 millones de euros se destinaron a proyectos de reconstrucción tras la ofensiva "Margen Protector" de 2014, que destruyó total o parcialmente 8.000 casas y dañó 73 instalaciones médicas, además de empobrecer la Franja aún más.

Pero desde que el pasado mes Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto y Baréin impusieron un bloqueo terrestre, marítimo y aéreo, tras acusarle de apoyar a "organizaciones terroristas", se avivaron los temores a una disminución de esta ayuda financiera.

La población palestina valora su inversión principalmente en la construcción de viviendas, infraestructura, carreteras y saneamiento, que se ha reflejado en sus vidas cotidianas, sobre todo en la nueva ciudad de Hamad, en la localidad sureña de Jan Yunis.

"Lo que Catar está afrontando con la conspiración árabe tiene como objetivo terminar con su apoyo a la Franja y a su Gobierno bajo el pretexto de financiar el terrorismo", opina Abdul Rahma Saeed, uno de los beneficiarios de los proyectos cataríes.

Considera que es suficiente que Catar haya pagado el combustible para la planta eléctrica durante la reciente crisis energética y añadió que "es el único país que rápidamente implementó la reconstrucción tras la ofensiva militar israelí de 2014.

"Construyó viviendas que me dieron a mi y a mi familia después de que bombardearan mi casa", destaca.

Umm Ibrahim Zeidan, otra beneficiaria del proyecto de viviendas catarí, se muestra sorprendida por el silencio de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) en la crisis y reprocha que haya recibido pagos para costear el combustible de la planta eléctrica.

La subvención para el impuesto de combustible está estimada en 3.5 millones de euros, que Catar ha pagado más de cinco veces, por lo que Zeidan exige a la que ANP endurezca su posición contra las políticas de boicot de los países árabes.

Catar asegura que mantendrá el apoyo y ayer anunció la construcción de ocho nuevos edificios de viviendas, mientras los análisis palestinos destacan su papel prominente para aliviar las duras condiciones de vida del enclave.

El experto de Economía en Gaza Muin Rajab no descarta la posibilidad de que esta situación afecte a su rol con la reducción o finalización de algunos proyectos.

Pero, al mismo tiempo, resalta que ha invertido en proyectos diversificados, que aportan numerosos puestos de trabajo, por lo que "no se borrará su impacto en la economía y la vida palestina en general en el enclave".

Además, señaló que la relación entre su continuidad seguirá dependiendo de la habilidad del pequeño emirato para responder a las condiciones impuestas.

Cree que en principio, el impacto será limitado especialmente porque Catar rechazó las condiciones establecidas por Arabia Saudí y buscó nuevos socios como Irán, Rusia y Turquía, que anunciaron su apoyo y comenzaron a enviar fuerzas militares para poner fin a cualquier posibilidad de enfrentamiento del Golfo.

Fuente: Saud Abu Ramadán, Agencia EFE