2017 · 07 · 10 • Fuente: Inma Lidón, El Mundo - España

Club Palestino: Fútbol para explorar la vida

El FC Hilal es el único club palestino de Jerusalén y se mantiene gracias a las donanciones de benefactores que buscan mejorar la vida de los chicos. "No tienen una vida fácil. La única manera de sacarlos del camino equivocado es el club", dice su responsable

Los chicos del FC Hilal celebran una victoria en la Costa Blanca Cup. TONI ARNAU IBORRA

El FC Hilal es el único club palestino de Jerusalén. Fundado en 1972 se mantiene por las donaciones de los benefactores que entregan su dinero para que el fútbol se convierta en una oportunidad para los jóvenes, ya que "les permite aprender lo que hay fuera de Palestina, conocer otro tipo de vida; pero no se les regala, deben esforzarse para conseguirlo", explica Naser Dakak, responsable del club.

Durante esta semana, el FC Hilal ha participado junto otros 280 equipos en la Costa Blanca Cup, torneo de fútbol base internacional que reúne a más de 4.000 jugadores procedentes de 22 países en localidades como Benidorm, Calpe, La Nucía, Polop, Villajoyosa o Altea, y que este año cumple su 24 edición.

Los 16 chicos que han participado en la Costa Blanca Cup no tienen recursos y el club sufraga los gastos que genera acudir a los torneos. "Trabajamos con niños que tienen una vida difícil desde pequeños para que puedan ser buenos futbolistas, pero sobre todo buenas personas. Queremos que disfruten los partidos, el torneo y el país que visitan" en una especie de obra de caridad de quienes realizan las aportaciones para al club "que son como devolver una parte de sus beneficios a la sociedad", explica Dakak, que encabeza la delegación palestina en el torneo.

Futbolistas en edad juvenil de los que alguno ya ha estado en la cárcel, otros tienen a sus padres encarcelados mientras otros han quedado huérfanos. "El padre de uno de estos chicos estuvo encarcelado cuatro años y al salir murió electrocutado mientras trabajaba. No tienen una vida normal como cualquier otro y la única manera de sacarlos del camino equivocado es el club, un lugar en el que juegan al fútbol y pueden disfrutar de la vida".

Debido a las restricciones de acceso a la ciudad, el campo está situado fuera de la muralla para poder disputar sus partidos. "Hay jugadores que no pueden entrar a la sede del club porque no tienen permiso para vivir en Jerusalén, así que lo único que conocen es el campo donde jugamos, aunque nos preocupamos de encontrarles casa, de la alimentación o del transporte para que vengan a entrenar y volver a casa".

El entrenador les da instrucciones en el descanso de un partido. TONI ARNAU IBORRA

De ahí que su presencia en los torneos sea una recompensa. "Para muchos de ellos estas competiciones suponen salir por primera vez del país o volar por primera vez. Se trata de comprender la vida fuera de su país, de ofrecerles esperanza y una oportunidad para salir y explorar la vida, pero tienen que trabajar duro para conseguirlo".

El Hilal es el campeón de la Liga Palestina y cuatro de los futbolistas presentes en la Costa Blanca Cup -sub19- ya están en el primer equipo y en la selección nacional olímpica. A Naser le brillan los ojos al hablar de Mohamed Ali Obeid "es el mejor delantero. Tiene mucho futuro si alguien le ve porque es muy bueno".

La Costa Blanca Cup responde a sus expectativas, un torneo "muy competitivo que nos permitirá subir el nivel de juego porque jugamos contra muy buenos equipos. Nosotros les enseñamos a no entrar en pánico, a mantener todo bajo control pero necesitan trabajar más duro para mejorar y llegar donde quieren llegar".

El club solía participar en torneos celebrados en Kuwait y el año pasado probaron en Orlando (USA), pero el nivel deportivo del torneo resultó insuficiente. "Un amigo que entrena en el Arsenal de Kuwait me recomendó la Costa Blanca Cup diciéndome "te gustará, el sitio es bonito" y decidimos probar también porque queríamos que nuestros jugadores se enfrentasen a jugadores europeos, que jugasen contra buenos jugadores para comparar el nivel de sus habilidades".

Aunque Naser confiaba en las opciones de su equipo para adjudicarse la Costa Blanca Cup, cayeron eliminados en semifinales ante el Villa de Madrid. "Tenemos un buen equipo, pero jugar seis partidos en una semana es difícil. Además hay que salir, divertirse y conocer la ciudad, pero jugamos por nuestro país y nos sentimos bien", se consuela.

Fuente: Inma Lidón, El Mundo - España