2017 · 07 · 03 • Fuente: Maya Siminovich, Agencia EFE

Duros relatos de exsoldados israelíes denuncian implicación en la ocupación

Excombatientes israelíes de la ONG Rompiendo el Silencio (Breaking the Silence, BTS) se reunieron hoy con personalidades de la cultura israelí para relatar su experiencia en los territorios palestinos y "exponer al público el día a día de la ocupación" de la que sienten que han sido el brazo ejecutor.

Foto: Archivo

"Rango: teniente. Unidad: Najal 932, Norte de Gaza, 2014", leyó hoy un exsoldado: "En cuanto llegamos al pueblo la misión era 'no sé qué hago aquí realmente', y después me lo aclararon y resultó ser muy sencillo".

"'Tú, ven, da ordenes al 'din ain', 'din ain' es un tractor enorme, del tamaño de un edificio pequeño," relató el exsoldado,"'da órdenes al tractor y que pase por encima de todas las casas, que destruya, que aplane todo'".

"Parecía que no nos gustara combatir en zona urbana, pues que no haya zona construida sino campo abierto. Esa es la misión, destruir un pueblo (...), llega un momento en que ya no hay sombra porque lo has aplanado todo", continuó el excombatiente.

Desde su creación en 2004 la organización Rompiendo el Silencio se ha dedicado a recoger testimonios de soldados que, como ellos mismos, han operado en Cisjordania, Jerusalén Este y Gaza.

A través de ellos -hasta mil testimonios- han pretendido informar a la sociedad israelí de los casos de abuso y violencia a que consideran que el Ejército israelí somete a los palestinos, y que éste reconoce como "casos aislados", mientras que BTS dice que "es la norma".

En la lectura pública de hoy en un parque de Tel Aviv, con gritos e interrupciones de pocos pero ruidosos opositores que los llamaban "traidores" con megáfonos, se leyeron 500 nuevos testimonios.

"Rango: sargento, Shjem (Nablus), 2014", leyó otro de los soldados: "Los colonos siempre tiraron piedras, como los palestinos, y cuando comenzaron a tirarnos piedras a los soldados eso empezó a molestar a los comandantes, pero no hacíamos nada, nunca entendí por qué no podíamos tocar a los judíos", concluyó.

Gideon Levy, veterano periodista del diario "Haaretz" y conocido opositor a la ocupación, estaba entre los lectores.

Levy contó a Efe que no cree que actos como este sean realmente útiles.

"Pero tenemos que hacerlos, no tenemos más remedio, yo leeré el testimonio de un soldado cualquiera, con los abusos de siempre, las humillaciones de siempre, lo cotidiano de la ocupación", comentó Levy.

Alón, excombatiente de la unidad de elite Givati en los años 2003-2006, explica a Efe que hizo casi todo su servicio en Gaza: "Y decidí romper mi silencio una vez me licencié, cuando empecé a pensar en mi vida en general, me puse a reflexionar sobre mi nueva carrera, en lo que hice durante el servicio militar..."

"Hice cosas como destruir casas de palestinos para poder ver mejor el terreno donde combatíamos, destrozar huertas, pegar tiros para asustar... En fin, yo creo que no tiene que existir esta situación de ocupación que nos corrompe", lamenta el exsoldado.

"Lo que hacíamos era cotidiano, no pensaba mucho en ello, a veces había cosas que me trastocaban, pero generalmente todo pasaba al cabo de un par de días," recuerda Alón.

El portavoz de Rompiendo el Silencio, Yehuda Shaul, explica a Efe: "Estamos aquí hoy para enfatizar los 50 años de la ocupación, más de dos tercios de la existencia del Israel, para contar a los israelíes qué nos mandan hacer a los territorios ocupados".

"Una situación que se ha convertido en normal y que nosotros estamos aquí para perturbar y para recordar a todo el mundo que quiera escuchar que la ocupación no es normal, que 50 años de ocupación militar sobre un pueblo sin derechos no es normal y tiene que acabar", sentencia Shaul. 

Fuente: Maya Siminovich, Agencia EFE