2017 · 06 · 19 • Fuente: Agencia AFP

Veintiséis autores escriben sobre los 50 años de ocupación israelí

Una veintena de escritores de fama internacional publicaron una recopilación sobre los 50 años de ocupación de los Territorios Palestinos por Israel, cuya venta se destinará a una de las oenegés menos apreciadas por el gobierno de Benjamin Netanyahu.

"Un reino de olivos y ceniza" reúne textos de 26 autores, incluyendo al Nobel Mario Vargas Llosa, tres premios Pulitzer, como Geraldine Brooks, así como del estadounidense Dave Eggers, el irlandés Colm Toibin o la francesa Maylis de Kerangal.

Los editores, la pareja formada por el estadounidense Michael Chabon y la estadounidense-israelí Ayelet Waldman, ambos judíos, querían combatir la indiferencia generalizada que envuelve a este viejo conflicto y exponer las consecuencias que concretas de la ocupación, tanto para los israelíes como para los palestinos.

"Creemos que había que encontrar un medio de llamar la atención de la gente, al menos de una parte", declaró Michael Chabon a la AFP el domingo, cuando se lanzó el libro.

Al contar con la colaboración de importantes figuras literarias, él y su esposa buscan que los lectores "muerdan el anzuelo de una escritura verdaderamente destacable", indicó Michael Chabon, que ganó el Pulitzer en 2001 por "Las asombrosas aventuras de Kavalier y Clay".

La obra se ha publicado 50 años después de la Guerra de los Seis Días, con la que empezó la ocupación de los Territorios Palestinos por parte del Estado hebreo.

Jerusalén Este, parte palestina de la ciudad, ha estado anexionada a Israel desde entonces, pese a que la ONU no haya reconocido esta decisión. Cisjordania también está ocupada por el ejército israelí y dos millones de palestinos viven encerrados en la Franja de Gaza, sometida a un estricto bloqueo.

La violencia sigue siendo habitual y las perspectivas de una solución del conflicto, así como del fin del a ocupación, pocas veces se han percibido tan lejanas.

'Arbitrario'

 

Los autores que han participado en "Un reino de olivos y ceniza", publicado en inglés, árabe, hebreo, francés, español e italiano, visitaron la zona recientemente para conocer de primera mano la realidad de la ocupación.

El capítulo escrito por Michael Chabon insiste en el carácter "arbitrario" de la ocupación israelí en Cisjordania, que somete a los palestinos a la pesada burocracia israelí y a la merced de cualquier soldado u oficial israelí.

El novelista estadounidense Dave Eggers viajó a Gaza para contar cómo viven los palestinos allí e informar de la frustración que sienten por su reclusión y por las restricciones que impone el movimiento islamista Hamas, que gobierna en la zona.

El dinero recabado con las ventas del libro se destinará a la oenegé israelí Breaking the Silence, que ofrece una plataforma para que los soldados israelíes cuenten de forma anónima su experiencia y denuncien aquellos actos cometidos por el ejército israelí en los territorios ocupados que consideren condenables.

El Ejecutivo israelí, considerado uno de los más conservadores de la historia del país, quiere restringir las actividades de esta y otras organizaciones, mientras que gran parte de la derecha acusa a Breaking the Silence de traicionar la causa de Israel.

Retirar un ladrillo

A Ayelet Waldman, nacida en Jerusalén y residente en Estados Unidos, le preocupa la creciente brecha que, según ella, separa a Israel de las nuevas generaciones de judíos estadounidenses.

El 71% de los judíos estadounidenses votaron por la demócrata Hillary Clinton en las presidenciales de 2016 y el 24%, por el republicano Donald Trump, pese a que este hubiera prometido ser el presidente más proisraelí de la historia.

Tanto para la generación de sus padres como para la suya, era fácil ser "progresista en todos los temas salvo Israel", afirmó Ayelet Waldman, de 52 años. Pero los judíos estadounidenses de entre 20 y 40 años "ya no tienen ganas de hacer una excepción con Israel en su visión del mundo" y rechazan "la hipocresía que caracterizaba a mi generación y a las de antes", aseguró.

Según Waldman, la ocupación es un "edificio" de múltiples ladrillos. "Este libro es nuestro ladrillo, que retiramos del edifico. Al final, cuando hayamos quitado suficientes ladrillos, [el edificio] se derrumbará".

Fuente: Agencia AFP