2017 · 04 · 20 • Fuente: El Huffington Post

Amarga barbacoa: israelíes se ríen de huelguistas palestinos

Los reclusos, más de mil, afrontaban su cuarto día de protesta para mejorar sus condiciones de encierro.

Un grupo de ultraderechistas israelíes, pertenecientes al movimiento HaIhud HaLeumi o National Union Youth, ha acudido esta mañana ante la cárcel de Ofer, a escasos 10 minutos de los primeros barrios de Jerusalén. No iban a visitar a nadie. No iban a protestar por nada. Iban de barbacoa. Cargados con pinchitos de pollo, nuggets y kebabs, se han puesto a cocinar ante la prisión, con la intención de que el aroma de la carne a la parrilla hiciera mella en los presos palestinos que, desde el lunes, afrontan una huelga de hambre para reclamar mejores condiciones en su encierro.

Los organizadores, que según indicaron los medios locales prepararon mesas, trajeron refrescos y cocinaron una variedad de carnes, sirviéndola gratis a todo el mundo, habían anunciado en Internet que la barbacoa tenía como único objetivo burlarse de los palestinos con olores deliciosos durante su huelga de hambre.

El picnic fuera de la prisión duró un rato, hasta que llegaron fuerzas militares y ordenaron a los activistas dispersarse, según el portal web Arutz Sheva.

Ichud Leumi llegó a exigir que las condiciones de la prisión se hicieran aún más duras para los presos de Ofer, a fin de forzar el regreso de los cuerpos de dos soldados de las fuerzas de guerra israelíes (IDF, por sus siglas en inglés). 

Los cocineros han estado unos 45 minutos llevando a cabo su particular operación de amedrentamiento del enemigo, hasta que han sido desalojados sin incidentes por parte de la Policía, a la que invitaban a unirse a su festín. Sí ha habido choque con los palestinos que se manifestaban ante la misma prisión en apoyo a los huelguistas, una concentración dispersada por los agentes israelíes con gases lacrimógenos y paralizantes, así como con balas de goma.

Más de un millar de presos palestinos -de los 6.500 que hay en cárceles de Israel- llevan hoy cuatro días de huelga de hambre. "Quieren mejorar condiciones como el régimen de visitas familiares, permitiendo a los niños visitar a sus padres sin acoso, las negligencias médicas, el cierre de hospitales, la liberación de los presos enfermos, la política de traslado entre cárceles y juzgados" o "el fin de la detención administrativa o políticas de aislamiento", enumera de forma general el ministro palestino Isa Qaraqe, responsable del Comité de Asuntos de Prisioneros.

Fuente: El Huffington Post