2017 · 04 · 17 • Fuente: Lizzie Porter, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org

Palestinos de Turmus Aya amenazados por el plan de asentamientos israelíes

Alrededor de 4.000 palestinos viven con miedo por la reciente invasión de asentamientos israelíes.

Asentamiento de Shilo se asienta sobre una colina detrás de los olivares de Turmus Aya [Leila Molana-Allen / Al Jazeera]

A la entrada de la aldea palestina de Turmus Aya, un gran cartel escrito en hebreo, árabe e inglés advierte a los visitantes que "este camino conduce a zonas palestinas. Para los ciudadanos israelíes entrar es peligroso".

Contrariamente a la advertencia de la señal, son los residentes palestinos de esta aparentemente tranquila zona los que están más nerviosos, específicamente sobre la reciente invasión de asentamientos israelíes que rodean su pueblo.

Turmus Aya, hogar de alrededor de 4.000 personas, se encuentra bajo la sombra de una cadena de esas comunidades de colonos, que son ilegales en virtud del derecho internacional. En una demarcación en la tierra indica que directamente hacia el norte se encuentra Shilo, un ejemplo de asentamiento bien desarrollado, construido en 1979 y alberga a unos 3.000 colonos ilegales.

Un cartel del gobierno israelí a la entrada de Turmus Aya advierte a los ciudadanos israelíes no entrar a la aldea [Leila Molana-Allen / Al Jazeera]

La semana pasada, las tensiones aumentaron en la zona, después de que el gobierno israelí confirmara que Shilo y otras comunidades israelíes cercanas se unirían a la construcción del primer nuevo establecimiento oficial en la ocupada Cisjordania en casi 20 años. Geulat Sion será construido sobre una colina al este de Shilo, para albergar alrededor de 50 familias de colonos retirados de Amona, un asentamiento no autorizado desmantelado después de que el Tribunal Supremo de Israel dictaminó que había sido construido en tierra palestina privada.

“Sentimos que vivimos en una gran prisión. Aquí Estamos bajo la presión de Israel. No hay oportunidades en trabajo o educación y no hay ayuda. Habrá más muertes, problemas y detenciones”. Mohammed , de 21 años, residente de Al-Lubban Asharqiya

La zona fértil se conoce como "Emek Shilo", Valle de Shilo, y es el hogar de docenas de pueblos y ciudades palestinas. "Los colonos y la mala situación económica aquí son la razón por la que la aldea de Turmus Aya está vacía", dijo Rabie, un palestino con sede en Chicago, que es oriundo de la localidad, donde muchas de las elegantes villas parecen deshabitadas. "La gente tiene miedo a los colonos y al ejército".

Ahora Rabie, que sólo dio su primer nombre, sólo visita su casa palestina durante cuatro a seis semanas a la vez antes de volver al Estados Unidos. "El ejército israelí nos molesta todos los días. Vienen a mi casa y preguntan lo que estoy haciendo allí. '¿Qué estoy haciendo aquí? Estoy en mi casa'."

Señaló que los aldeanos ya han experimentado la intimidación por parte de los colonos en Shilo, y la cosa podría empeorar más en la zona. "Los agricultores con campos en el borde de Turmus  Aya no quieren ir a sus tierras. No hay vida aquí. La ocupación trata de apropiarse de todo lo que es de los palestinos".

De acuerdo con la organización israelí sin fines de lucro Paz Ahora, las autoridades israelíes originalmente propusieron a los colonos de Amona trasladarlos a un sub-barrio de Shilo, hvut Rachel Este, pero ellos se negaron.

Sin embargo, las autoridades continuaron concediendo permiso para la construcción de 98 unidades de vivienda en este sitio, antes de acceder a trasladar a la comunidad Amona a la vecina Geulat Sion.

El Valle de Shilo ha sido testigo de algunas de las más intensas expansiones de asentamientos existentes y la construcción de nuevos asentamientos en los últimos 20 años, y más está en pruebas. En una visita a la zona esta semana, Al Jazeera en una visita a la zona llevada a cabo esta semana constató que entre 50-100 unidades se encuentran en construcción en las laderas inferiores del asentamiento existente de Shilo.

Observadores de los derechos humanos creen que el área es una parte importante de los planes para dividir Cisjordania en segmentos horizontales, de la Línea Verde en el oeste hasta el valle del Jordán en el este, consolidando el control israelí sobre los territorios palestinos ocupados.

"Hay una gran cantidad de especulación detrás de esta ubicación [del nuevo asentamiento de Zion Geulat]", dijo a Al Jazeera Gilad Grossman de la organización israelí de derechos humanos Yesh Din. "Es una ubicación estratégica".

"Aquí, hay dos políticas de asentamiento", continuó Grossman. "Hay acaparamiento de tierras que empujan a los palestinos hacia sus aldeas, sin sus tierras agrícolas y fuentes de trabajo, aislándolos de esta manera y limitando sus oportunidades sobrevivencia. Y luego está la construcción de bloques estratégicos que dividen a Cisjordania, lo que haría muy difícil la creación de un estado palestino viable".

Según la organización humanitaria israelí B'tselem, hay unos 125 asentamientos autorizados por el gobierno israelí en Cisjordania en su conjunto, así como 100 "puestos de avanzados", que son construidos sin aprobación oficial de las autoridades israelíes, pero a menudo se les concede la autorización retrospectiva.

Según el derecho internacional, todos los asentamientos en Cisjordania son ilegales. Unos 600.000 colonos israelíes viven en Cisjordania y Jerusalén Este.

Desde el punto de vista de los palestinos entrevistados por Al Jazeera en el valle de Shilo esta semana, Geulat Sion no es nada nuevo o especial, sino simplemente uno de los asentamientos y puestos de avanzada que continúan deslizándose más abajo por las colinas sobre las que se posan docenas de futuras comunidades de colonos. Si estas comunidades están o no oficialmente autorizados por Israel, esto no tiene relevancia.

Mohannad, de diecisiete años, ha vivido en Turmus Aya toda su vida y ha sido testigo de la expansión de asentamientos desde el principio. "Por supuesto, el número de colonos ha crecido durante mi vida aquí", dijo. "Hay más puntos de control, más mártires, más violencia. Cada vez que veo un video de violencia en YouTube, me siento como si hubiera yo mismo estuviera herido".

"Los palestinos han estado sufriendo por los puestos militares y asentamientos durante años", dijo Grossman. "Instalar otro significará que más tierra no podrá ser trabajada por sus dueños, así como de tener temor de ir a las áreas circundantes, y a más áreas que sólo se puede llegar tal vez un par de veces al año, solo con la aprobación militar".

El Valle de Shilo es también el hogar de algunos de los colonos más extremistas, según grupos de derechos humanos. Yesh Din ha documentado más de 200 crímenes "ideológicamente motivados" cometidos por los colonos contra los palestinos en esta zona.

"Hemos documentado muchos, muchos casos de destrucción de cultivos, y la apropiación de tierras, tal como lo sucedido en el pueblo de Sinjil, incluso casos de incendios premeditados", explicó Grossman.

La densidad de la construcción israelí es particularmente notable alrededor de pequeños pueblos palestinos de la zona, entre ellos Al-Lubban Asharqiya, Qaryat, Sinjil y Al-Sawiya, que están rodeados por todos lados por las comunidades de colonos.

Las cosas se complican para estas cuatro aldeas. Observadores de derechos humanos creen que se encuentran en los 1.000 dunums (100 hectáreas) de tierra que el gabinete israelí declaró como "tierras del Estado", al mismo tiempo que se aprueba el nuevo asentamiento Geulat Sion. Al Jazeera no pudo confirmar de forma independiente esto, a pesar de los mapas de la ONU muestran que los pueblos se encuentran actualmente territorios administrados por Israel a las afueras de Cisjordania.

Declarar las tierras como propiedad del Estado en virtud de la legislación israelí permite a las autoridades legitimar previamente tres puestos no oficiales al norte de Ramallah, en Cisjordania. Pero para los palestinos, suscita temores acerca del acceso a las tierras de labranza y de seguridad.

"Los pobladores de estos cuatro pueblos más cercanos realmente temen lo peor", explicó Ghassan. Bani Fadel, que trabaja para el Programa de observadores Ecuménico de Acompañamiento en Palestina e Israel. "Un aldeano me dijo que esta tierra era su principal fuente de ingresos. 'No tengo ningún ingreso en otro lugar', indicó".

Las colinas alrededor de los pueblos palestinos en el valle Shilo están cada vez más cubiertas con asentamientos israelíes [Leila Molana-Allen / Al Jazeera]

La semana pasada, el ejército israelí creó un puesto de control temporal en la entrada de Al-Lubban Asharqiya. Los residentes, aún no han recibido la orden de desalojo, pero la creciente presencia de los colonos en la zona, así como las restricciones al desplazamiento y la escasez de oportunidades de empleo, pueden obligar a las generaciones futuras irse del lugar.

"Sentimos que vivimos en una gran prisión", dijo Mohammed de 21 años a Al Jazeera, en la empinada calle principal de Al-Lubban Asharqiya. "Aquí estamos bajo presión de Israel. No hay oportunidades en trabajo o educación y no hay ninguna ayuda". Añadió que la situación en el pueblo está cada vez peor. "Habrá más muertes, problemas y detenciones", cree. "No quiero decidir acerca del futuro. No habrá estado de Palestina".

El temor va más allá de las inmediaciones del nuevo sitio de asentamiento en el Valle de Shilo.

Khadr Ghaith, de 46 años, que trabaja en una cantera cerca de la aldea palestina de Kafr Malik, temía la intimidación y la violencia de los colonos envalentonados por el apoyo oficial. "El Valle de Shilo está muy cerca de nosotros aquí y tenemos miedo de que ellos [los colonos] vendrán y nos roben o nos quemen ", dijo.

"Tenemos miedo de sufrir la misma suerte que Duma", agregó, refiriéndose al ataque incendiario en 2015 que mató a un bebé palestino y a sus padres. "A veces, me quedo hasta tarde en la oficina de nuestra cantera, tal vez hasta la una de la madrugada. Si nos atacan en medio de la noche, no habría nadie para oír nuestros gritos."

Fuente: Turmus Aya's Palestinians threatened by settlement plan

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Lizzie Porter, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org