2017 · 04 · 13 • Fuente: Ramzy Baroud, Palestine Chronicle / Traducción: Palestinalibre.org

Aniversarios trágicos de Palestina no son sólo recuerdos

Mientras que los historiadores marcan el 15 de mayo como el aniversario de la fecha en que los palestinos fueron expulsados de su patria histórica en 1948, en realidad es que la limpieza étnica de los palestinos comenzó en 1947.

Nakba: cuando se estableció Israel, Palestina fue borrada. (Foto: Archivo)

Para los palestinos el 2017, es un año de importantes aniversarios.

Mientras que los historiadores marcan el 15 de mayo como el aniversario de la fecha en que los palestinos fueron expulsados de su patria histórica en 1948, en realidad es que la limpieza étnica de los palestinos comenzó en 1947.

En estrictos términos históricos entre los años 1947 y 1948 fueron los años en que Palestina fue arrasada y despoblada.

La tragedia, que sigue siendo una herida sangrante hasta el día de hoy, comenzó hace 70 años.

En junio del presente año, se conmemora también el 50° aniversario de la ocupación militar israelí del 22% restante de la Palestina histórica que no fue ocupada por las milicias sionistas en 1947-48. Entre otras fechas notables, se destaca el 2 de noviembre donde se recuerda crudamente como el 100° aniversario de la Declaración Balfour.

Mientras que las raíces de la campaña sionista para reclamar a Palestina como un Estado judío se remontan mucho antes, el documento firmado por el ministro de Relaciones Exteriores británico, Arthur James Balfour, fue el primer compromiso oficial realizado por una gran potencia colonial para facilitar “un hogar nacional para el pueblo judío".

Los británicos hicieron su infame 'promesa' incluso antes de que el Imperio Otomano, que controlaba Palestina y la mayor parte del Oriente Medio moderno, capitulara a raíz de su derrota en la Primera Guerra Mundial.

Pocos años después hecha la declaración, Gran Bretaña fue mandatada por la Sociedad de Naciones en 1922 para ser el “cuidador” de la Palestina post-otomana, encargada de dirigir el país, al igual que otras regiones árabes, hacia la independencia.

En cambio, los británicos trabajaron para lograr lo contrario. Entre 1922 y 1947 a 1948, con ayuda directa británica, los sionistas se hicieron más poderosos, formando un gobierno paralelo y con una sofisticada y bien equipado milicia. Gran Bretaña continúa decididamente siendo pro-Israel después de todos estos años.

Cuando el mandato británico sobre Palestina terminó oficialmente en noviembre de 1947, ese régimen paralelo simplemente se movió para llenar el espacio vacío dejado por los británicos, en un casi perfecto tándem, ocupando militarmente territorios, limpiando étnicamente la mayoría de la población árabe de Palestina, y a partir del 14 de mayo de 1948, declarando como una realidad el Estado de Israel.

Al día siguiente, el 15 de Mayo, que ha sido reconocido por los palestinos como el día de la Nakba, o la catástrofe de la guerra y el exilio. Mas de 500 pueblos palestinos y muchas ciudades y pueblos fueron despoblados, ocupados o destruidos. Se estima que unos 800.000 palestinos se convirtieron en refugiados. (80% de la población de los territorios palestinos ocupados militarmente el año 1948).

Estos aniversarios son importantes no porque forman números convenientes, sino porque el contexto político que les rodea no tiene precedentes.

El gobierno de Estados Unidos ha renunciado a su compromiso por el llamado 'proceso de paz', dejando a los israelíes la manipulación de dicho proceso. Mientras que el resto de la comunidad internacional se ha quedado ausente y sin acción alguna.

El "proceso de paz" ciertamente no fue diseñado para crear resultados favorables para los palestinos, sino fue parte de un diseño mayor para formular una "solución" en el cual los palestinos se considerarán semi-autónomos, confinados en mini regiones que serían llamados un estado.

Ahora que ha terminado la quimera, Israel está expandiendo sus asentamientos ilegales, construyendo nuevas colonias y teniendo poco interés en la adhesión inclusivamente al paradigma previsto por Estados Unidos según las ‘negociaciones’ llevadas a cabo.

Mientras tanto, la dirección palestina -Autoridad Palestina-, permanece sin visión.

Aunque políticamente casi muerta y prácticamente –como peso específico- inexistente, la Autoridad Palestina (AP) sigue insistiendo en la fórmula de la solución de dos estados, perdiendo un precioso tiempo que debe ser destinado a la organización de un futuro que se basaría en la coexistencia en una tierra compartida y un futuro común.

Es importante que los palestinos sean liberados del discurso sofocante que dictó la Nakba de 1947 a 1948 y moldeado a una narrativa alternativa en la que sólo la ocupación israelí de 1967 parece importar.

De hecho, este discurso oficial palestino ha sido bastante confuso e inconsistente.

Históricamente, la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) se vio obligada a ceder bajo la presión norteamericana, y en ocasiones a las presiones árabes, y alterar sus históricas demandas a lo largo de los años.

La mayor de estas concesiones se hizo en 1993, cuando la OLP aceptó los Acuerdos de Oslo, que redefinió los derechos palestinos alrededor de resoluciones de la ONU específicas 242 y 338. Se relega o se descarta todo lo demás.

Esto no sólo fue una gran locura, sino también un error estratégico que los palestinos continúan pagando sus consecuencias hasta el día de hoy.

Hoy, existen varias visiones palestinas sobre la historia y la lucha contra Israel, mientras que la verdad, es que sólo puede haber una manera de entender el conflicto, que comienza con los asentamientos sionistas en Palestina y el colonialismo británico hace 100 años.

Lo extraño es que el propio presidente de la AP, Mahmoud Abbas, es él mismo que envía mensajes contradictorios. Mientras que por un lado parecía desinteresado en la contextualización de la lucha de su pueblo en la Nakba hace 70 años, su autoridad anunció que va a demandar a Gran Bretaña por la Declaración Balfour de 1917.

Gran Bretaña, por el contrario, había anunciado descaradamente que 'celebrará' el 100° aniversario de la declaración de Balfour, con el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu siendo el invitado de honor.

El país que facilitó la tragedia en curso en Palestina todavía se niega a reconocer el daño perdurable que cometió hace cien años.

Israel tampoco está experimentando un despertar moral.

Aparte de la pequeña escuela de 'nuevos historiadores israelíes', Israel sigue creyendo en su propia versión de la historia, de lo cual gran parte fue moldeada en la década de los 1950 bajo la dirección del entonces primer ministro de Israel, David Ben Gurion.

Obligada por las presiones, temores y falta de visión, la dirección palestina no se dio cuenta de la necesidad de retener y explicar estos aniversarios combinados como una hoja de ruta hacia un discurso sólido, unificado y sensible.

Dejando la política de lado, la Declaración Balfour de 1917 no puede ser evaluada sin comprender sus terribles consecuencias que se materializaron en 1947-48; y la ocupación israelí del 22% restante de Palestina. Ésta estaría totalmente fuera de contexto, si se lee en forma separado de la limpieza étnica de Palestina en 1948.

Por otra parte, la crisis de los refugiados palestinos, que continúa manifestándose en Siria e Irak, hasta el día de hoy, no puede ser analizada o ser explicada sin examinar los orígenes de la crisis, que se remontan a la Nakba.

Es cierto que este 2017 está cargado de aniversarios importantes y trágicos, pero estas fechas no deben utilizarse como una oportunidad para protestar, registrando solamente un movimiento fugaz de la solidaridad. Deben ofrecer la oportunidad de volver a articular un discurso palestino unificado que cruza las líneas ideológicas y políticas.

Sin la comprensión correcta de la historia, no se puede redimir sus muchos pecados.

Sobre el autor: Dr. Ramzy Baroud ha estado escribiendo sobre el Oriente Medio durante más de 20 años. Es un columnista internacionalmente reconocido, un consultor de medios, autor de varios libros y fundador de www.PalestineChronicle.com. Entre sus libros están “Searching Jenin”, “The Second Palestinian Intifada” y su el más reciente “My Father Was a Freedom Fighter: Gaza’s Untold Story”. Su sitio web es www.ramzybaroud.net.

Fuente: Palestine Retold: Palestine’s Tragic Anniversaries Are Not Only about Remembrance

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Ramzy Baroud, Palestine Chronicle / Traducción: Palestinalibre.org