2017 · 04 · 07 • Fuente: Amira Hass, Haaretz / Traducción: Palestinalibre.org

La mayoría de los menores palestinos detenidos por Israel han sufrido de violencia física durante su detención

El 60 % de los niños señala haber experimentado violencia, sólo el 10% se le permitió reunirse con un abogado. En 2013, un informe de UNICEF señaló que Israel estuvo abusando sistemáticamente de los jóvenes detenidos, los nuevos datos muestran que esto, poco ha cambiado.

La policía de fronteras israelí detiene a un joven palestino durante los enfrentamientos tras una manifestación por el asesinato militante palestino Basil al-Aray. Fue asesinado por las fuerzas israelíes durante las primeras horas del lunes, frente a la prisión israelí de Ofer. Foto: Majdi Mohammed / AP

La acusación contra el niño SH es vaga y carece de detalles específicos, como es habitual en las acusaciones presentadas por la fiscalía militar, especialmente en relación con el lanzamiento de piedras. Esto es lo que dice: “El acusado arriba nombrado, el 26 de enero de 2017, o cerca de esa fecha, arrojó un objeto, incluyendo una piedra, a un vehículo en movimiento con el objetivo de hacer daño y perjudicar a la persona que conduce, a decir, en el mencionada fecha, en la Ruta 465, o en la proximidad cercana, el acusado arrojó piedras a un número de vehículos en movimiento con la intención de hacerles daño o a sus ocupantes". Firmado: Oficial de patrulla del Ejército Sivan Speizer, Fiscal Militar.

La Ruta 465 es de 38 kilómetros (unas 25 millas) de largo. La vaguedad de "cercano" y "cercanos"  indica que la fiscalía no tiene evidencia acerca el tiempo y el lugar en que se cometió el delito, pero tenía una confesión. Y la confesión de SH era fácil de obtener, que incluso después de su liberación dijo que no había lanzado ninguna piedra.

SH, que vive en Bir Zeit, tenía 12,5 años, cuando fue detenido el jueves 26 de enero. Él es uno de los 111 menores palestinos que, según la Sociedad de Presos Palestinos, han sido detenidos por el ejército o la policía israelí desde el comienzo del presente año en Cisjordania. Otros 125 fueron detenidos en Jerusalén Este.

El juez militar aceptó un acuerdo entre el fiscal y el abogado del niño, Khaled el-Aaraj, y condenó a S.H. a 31 días en la prisión de Ofer, tres meses de libertad condicional y una multa de 5000 shekel. (Unos 1100 dólares)

SH podría haber sido puesto en libertad el 29 de enero si su madre hubiera podido pagar una multa de 5.000 shekel. “¿De dónde saco dinero?”, gritó el-Aaraj fuera del tribunal militar de Ofer, cuando se le informó de la oferta de la fiscalía. "¿Qué es lo que quieren de nosotros, financiar la ocupación?"

Número de menores palestinos detenidos en Cisjordania y Jerusalén desde 2015.

SH, un joven alto, cuya altura es un poco confusa, pero cuyo rostro acorde con su edad, fue puesto en libertad en la tarde del 26 de febrero, después de estar en prisión durante un mes. Con una amplia sonrisa, se abrazó a su padre y sus hermanos que habían estado esperando por él en el checkpoint (Puesto de Control Militar) de Ofer desde la mañana.

La modesta caravana de coches que él, sus amigos y parientes lo llevaban a casa tocando la bocina y agitando banderas. Sin embargo, una semana más tarde, su padre relató que SH “no era el mismo niño que solía ser antes de ser detenido“.

“Decía bromas, y ahora dejó de hacerlo. Hablaba mucho, y ahora está en silencio. Fue difícil para él volver a sus estudios, y era difícil conseguir algo más de cinco palabra de él para describir su experiencia."

Nisreen Alyan, abogado de la Asociación para los Derechos Civiles en Israel, explica que muchos de los menores palestinos encarcelados experimentan una regresión por ejemplo cuando regresan a casa. Según el derecho internacional, lo indica al diario israelí Haaretz, el principio del interés superior del niño debe guiar las acciones y decisiones de las autoridades. Esto no es cómo se ve en general, cuando los menores palestinos son los detenidos, y esto no es cómo se vio en la detención y juicio de SH.

Ha pasado un poco más de cuatro años desde la publicación de un informe de UNICEF, que reveló que Israel abusaba amplia y sistemáticamente a los niños y jóvenes palestinos detenidos. Pero las historias de violencia física, amenazas, dolorosas esposas de plásticos y registros en cuerpos desnudos permanecen casi idénticas.

A pesar de que el informe de 2013 y posteriores reuniones entre representantes de la fiscalía militar y la UNICEF, las Fuerzas Armadas de Israel y la policía israelí en Cisjordania (territorio ocupado), continúan con los mismos procedimientos que, en opinión de observadores, contravienen con la Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño, de acuerdo con testimonios recogidos por el Observatorio de la Corte Militar (Military Court Watch). Esta organización no gubernamental supervisó el tratamiento de más de 450 menores en detención militar israelí entre 2013 y 2016. Según sus datos, el 96% de los menores detenidos en 2013, y del 92% de los arrestados en el 2016, informaron de que habían sido esposados en el momento de su detención, muchos de ellos con esposas de plástico que describieron como dolorosas; y el 81 por ciento y 83 por ciento, respectivamente, informó que estaban con los ojos vendados. En ambos años, el 60 por ciento reportó haber experimentado violencia física a manos de sus carcelarios, mientras que el 49 por ciento y 43 por ciento, respectivamente, informó la violencia verbal.

Un diálogo inútil

La crítica pública de estos procedimientos de arresto y detención ha sido expresada por muchos años, por organizaciones palestinas, tales como la rama palestina de la Defensa de los Niños Internacional (DCI) como organizaciones israelíes. Incluso antes de la publicación del informe "Los niños en detención militar israelí" de UNICEF, peticiones al Tribunal Supremo de Justicia por ACRI (Association for Civil Rights in Israel), junto con Yesh Din - Voluntarios por los Derechos Humanos, el Comité Público contra la Tortura en Israel y la Sociedad de los Presos Palestinos, condujeron a nuevas solicitudes y cambios menores en la legislación militar (tales como el establecimiento de un tribunal militar para los jóvenes en 2009, por primera vez desde la ocupación de Cisjordania,  y el cambio de la definición de adultos de los 16 a 18 años).

Sin embargo, los testimonios acumulados sobre el abuso de menores palestinos y violaciones de sus derechos sometidos a interrogatorios, detenidos alertaron a la UNICEF para llevar a cabo una investigación propia, cuyas recomendaciones fueron publicados en su informe de marzo de 2013.

Las condiciones de la detención israelíes según lo informado por menores palestinos.

Basándose en su conocimiento de la investigación de la UNICEF y siguiendo las peticiones del Tribunal Supremo, el fiscal militar anunció una reducción gradual en la cantidad de tiempo que un menor puede ser detenido hasta que sea llevado ante un juez: de ocho días a 24 horas de 12 a 14 años; dos días de 14 a 15 años de edad; y cuatro días de 16 a 18 años.

En una actualización publicado por UNICEF en febrero de 2015, se informó que desde marzo de 2013 se había mantenido conversaciones con las autoridades israelíes sobre los derechos de los niños palestinos durante la detención, y las medidas que se deben tomar para protegerlos. Las autoridades israelíes y representantes del Ministerio de Asuntos Exteriores, el abogado general militar, el fiscal general adjunto, el fiscal militar en Cisjordania, la policía de Israel y Servicio de Prisiones de Israel.

Las conversaciones se centraron en "la experiencia de un niño cuando fue arrestado y detenido por presuntos delitos contra la seguridad en Cisjordania y se puso en contacto con diversas autoridades israelíes", según la actualización recientemente publicada.

La actualización de 2015 se detalla una lista de iniciativas, entre ellas un programa piloto para llevar a los menores a interrogatorio por medio de citaciones en lugar de detenciones a media noche, y la provisión de un texto escrito en hebreo sobre el derecho del menor a permanecer en silencio y a consultar a un abogado. La actualización de la UNICEF también señaló que una carta del procurador general militar a los comandantes en mayo de 2013 indicó que los ojos vendados debe utilizarse sólo en el caso de una necesidad de seguridad y las esposas de plástico deberían emplearse sólo según la discreción del comandante.

Un policía de fronteras detiene a un joven palestino cerca de Hebrón en 2015. Mussa Qawasma / Reuters

'Yo le creí y confesé'

La colocación de esposas, vendar los ojos y la violencia física y verbal que emergen de los datos del Observatorio de la Corte Militar son algunos de los elementos que componen la detención aterradora desde el principio, para así "ablandar" al menor antes de su interrogatorio. SH dijo a Haaretz que esta era la etapa más difícil de la experiencia. Estaba de vacaciones de la escuela. Él bajó al lecho de un río local, donde se encontró con dos niños mayores con un caballo, que huyó cuando, antes del mediodía, la policía o los soldados - “muchos de ellos, que no eran identificables” – aparecieron repentinamente. Agarraron SH y lo tiraron boca abajo en el suelo. Dice que lo golpearon, lo ataron de manos y pies, y le cubrieron los ojos. Fue llevado a algún puesto militar en un jeep. Allí, los hombres que lo detuvieron lo golpearon de nuevo y le ordenaban que cantara el “Cumpleaños feliz”. Dice que él se negó.

A las 2 de la tarde, el padre de SH recibió una llamada telefónica de que su hijo estaba siendo interrogado en “Rami Levy”. Eran las 3 PM en el momento que llegó su padre. No se le permitió ver a su hijo hasta las 4:15 de la tarde, después de que el interrogatorio se había llevado a cabo.

"Los policías que investigaban me dijeron que había tirado piedras", indicó SH a Haaretz. "Les dije que no era cierto. Dijo que querían liberarme, pero sólo sí confesara. Así que yo le creí y confesé".

El padre se le permitió entrar en la sala y ver a su hijo, cuyas manos y los pies se encontraban atados, pero no se le permitió abrazarlo y besarlo. Vio que la ropa de su hijo estaba ligeramente rasgada, supuestamente esto pudo haber ocurrido durante la detención.

"El investigador me señaló, "Tu hijo es un mentiroso. Dijo que arrojó piedras y también dijo que él no tiraba piedras". Le dije que él es un niño, que él no lanzaba piedras, que él no debía ser detenido - e incluso si hubiera lanzado una piedra, él no había herido a nadie. El investigador señaló un coche fuera y dijo que una piedra lanzada por un niño había roto su parabrisas."

En 2013, un 4% de los menores detenidos que declararon ante el Observatorio de la Corte Militar  indicaron que habían sido autorizados a ver a sus padres durante el interrogatorio. Para el 2016, ese número había aumentado a 5%. En 2013, el número de menores que se les permitió consultar a un abogado era cero. Para el año 2016, se había elevado a un 10%. Tal vez este año el número va a subir aún más, después de un precedente establecido por el juez militar coronel Yair Tirosh que, a finales del mes de febrero, descalificó el testimonio de un menor de edad debido a que no se le había permitido consultar a un abogado antes de su interrogatorio.

Foto Archivo: soldados israelíes detienen a un adolescente palestino en el checkpoint de Beit Furia, cerca de la ciudad cisjordana de Naplusa 5 de octubre de 2005. REUTERS

Sin embargo, incluso si SH hubiera consultado a un abogado, es muy probable que el abogado le hubiera aconsejado no negar de lo que se le acusaba, sino más bien que confesara. Una audiencia de prueba, en la que la policía y los soldados están citados a declarar, puede tomar muchos meses, mucho más tiempo que la pena impuesta por arrojar una piedra que no causó una lesión, y el tribunal militar por lo general otorga órdenes de detención hasta el final del procedimiento.

Según los datos completos que ACRI recibió de las autoridades militares y de la policía para el año 2015, en el transcurso de ese año 1.638 menores palestinos fueron detenidos (767 de ellos en Jerusalén Este).

La detención de un menor de edad hasta la conclusión del procedimiento, escribir Alyan y su colega Sapir Slutzker Amran en el informe de marzo de 2017 de ACRI, debe ser la excepción y no la regla. Los autores del informe concluyen que se trata de una política deliberada, contraviniendo la Convención sobre los Derechos del Niño y también en contra del espíritu de la ley juvenil que se aplica en Israel, que "busca brindar apoyo y rehabilitación en lugar de la detención y el castigo". La realización de los procedimientos legales durante la detención hasta el final del procedimiento es susceptible de "socavar las posibilidades de un juicio justo, ya que la prisión preventiva aumenta las posibilidades de un acuerdo con el fiscal con el fin de evitar una detención prolongada. "En 2015, el 95% de la Cisjordania menores palestinos contra los cuales se interpusieron acusaciones fueron condenados, más de la mitad de ellos por "causar perturbaciones al orden público", alrededor de un tercio de "actividad terrorista hostil" y el resto de la entrada ilegal y delitos o infracciones de tráfico.

La madre de SH estuvo presente en el juicio. Hablando con Haaretz, SH sonríe ampliamente, por primera vez, cuando se le preguntó lo que sintió cuando la vio. “¿Usted llorará?” Preguntó a su padre. “¿Cómo no iba a hacerlo?”, respondió.

El portavoz del ejército israelí respondió: “Las FDI (Fuerzas Armadas) se ha ocupado en los últimos años con un creciente fenómeno de la participación de menores en Cisjordania en los delitos, entre ellos los delitos graves de seguridad. El cumplimiento de la ley en contra de menores de edad se realiza con la consideración de su edad. Así, por ejemplo, como regla general, son cuestionados por los interrogadores de la juventud especialmente calificados; sus períodos de detención son más cortos que para los adultos; y su caso se presente ante un tribunal militar para los jóvenes.

“Las FDI actúa en todo momento para garantizar que en los casos en los que sea necesario para hacer cumplir la ley con respecto a los menores, esto se hace manteniendo al mismo tiempo sus derechos legales y con la consideración para su edad. Los fiscales militares han estado en contacto con el personal de UNICEF sobre los aspectos relacionados con los derechos de los menores y en relación con las alegaciones planteadas en el último informe [UNICEF]. Soldados de las FDI se les instruye acerca de las normas aplicables al tratamiento de los menores, especialmente en cuanto a las edades en las que es posible llevar a cabo los menores detenidos. Cada reclamación relativa a un caso específico será investigado en cuanto a sus detalles “.

Acerca del autor: Amira Hass es corresponsal de Haaretz en los Territorios Ocupados Palestinos. Nació en Jerusalén en 1956, se unió a Haaretz en 1989.

Fuente: Most Palestinian minors arrested by Israel claim physical violence during detention

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Amira Hass, Haaretz / Traducción: Palestinalibre.org