2017 · 03 · 17 • Fuente: María Sevillano. Agencia EFE

Activestills, activismo fotográfico en Palestina

Algunos han sido increpados, arrestados e incluso heridos, pero el colectivo de fotógrafos Activestills no renuncia al compromiso que adquirió hace más de una década de usar imágenes para sacudir conciencias y exponer las luchas palestina y de las minorías en los territorios ocupados y en Israel.

Exposición fotográfica de Activestills en las calles de Bil'in, Cisjordania. Foto: Cortesía de Activestills

Shiraz Grinbaum lleva cinco años con este grupo de voluntarios israelíes, palestinos e internacionales, que en 2005 comenzó a documentar las protestas pacifistas y se planteó "enseñar al público israelí imágenes que no quería ver", izando la fotografía como impulsora del cambio político y social.

"Cubrimos diferentes luchas contra la ocupación en Palestina e Israel, y también otras luchas por los derechos de las mujeres, los animales, contra la opresión económica, y cuestiones étnicas dentro del 48 (territorio de la Palestina histórica que hoy ocupa Israel)", dice a Efe en la exposición que acompaña al lanzamiento de un libro del colectivo.

Se celebra en el Teatro Nacional palestino, en Jerusalén Este y el nombre del centro, Hakawati (la cuentacuentos, en árabe), encaja perfectamente con la presentación: 319 páginas comprimen memorias de vida, muerte, opresión, amor, alegría, resistencia, dolor y violencia de los protagonistas de esta historia de conflicto que no acaba en Oriente Medio.

Activestills da testimonio de la vida desigual de los palestinos de Jerusalén Este, la oposición de las comunidades beduinas del Neguev a ser desposeídas de sus tradiciones y tierras, las reclamaciones de los homosexuales ahogados en ocasiones en un entorno ultraconservador o la desaparición de familias enteras en Gaza durante las ofensivas militares, entre infinidad de temas.

Caras anónimas en su mayoría que defienden causas comunes retratadas y contadas desde el compromiso político por doce miembros (empezaron siendo cuatro) que ocupan "una postura única, muy específica, entre la fotografía, el activismo, ser ciudadanos y testigos", describe Grinbaum, destacando que su filosofía es ser parte activa de estos relatos.

"También creo que lo que muestran nuestras imágenes es la posibilidad de imaginar diferentes opciones para este sitio. El hecho de que la gente participe y estén siendo agentes del cambio político es muy notable", dice.

Mientras dos jóvenes palestinas comentan entre ellas una serie de imágenes que componen un contexto que se escribe a diario, Grinbaum señala que uno de los aspectos más interesantes es ver "cómo diferentes comunidades aprenden a través de si mismas mediante el archivo" que han creado y que facilitan de manera gratuita a los retratado o periodistas independientes.

La fotógrafa francesa Anne Paq tiene un largo recorrido en el colectivo, al que se unió un año después de su creación.

"Representa una cierta idea de fotografía que puede ser utilizada como herramienta política para intentar cambiar la sociedad y llevar a la gente de manera directa. Combinaba totalmente lo que tenía en mente con otra gente que tenía la misma filosofía", explica a Efe ante algunos de sus trabajos.

Paq considera que Activestills cumple con diferentes funciones en las sociedades palestina e israelí que retratan: para la primera es una herramienta para avanzar en sus fines contra la ocupación y, para la segunda, una forma de "llevar imágenes a la gente de lo que no quiere ver y recordarles su responsabilidad sobre ello".

Este grupo de reporteros gráficos afronta sus propias dificultades como el rechazo ocasional de la audiencia a la que se dirigen, que ha llegado a despedazar, literalmente, eliminar o tachar algunas de las fotos que enseñaban en exhibiciones callejeras.

La fotógrafa apunta además que es peligroso desempeñar la profesión en la zona, donde compañeros han sido heridos, han muerto, han sido encarcelados, algunos han visto su equipo destruido o confiscado, y por lo general, todos tienen una cicatriz bajo la piel impresa por alguna de las crónicas contadas.

"Cuando miras una foto de aquí, otra de allá, son muchas emociones porque cada una tiene una historia y recuerdas el contexto. Además, hemos trabajado tantos años que tenemos conexión con la comunidad, mucha imágenes son de gente que conozco. Y desafortunadamente, muchos han sido heridos o han muerto. Es la realidad de la situación aquí", resume.

Pero el desaliento no empaña los objetivos de sus cámaras.

"Lo que hacemos es importante porque mostramos a la gente dentro de la lucha política y que actúan. No están en una posición miserable. Están tomando posiciones, están haciendo. Y así involucran a más y más gente en el cambio político", reflexiona Grinbaum.

Y, aunque lamenta que la sociedad israelí de la que forma parte se está radicalizando, y reconoce que al mirar alrededor contempla un escenario "que no da mucha esperanza", afirma que la gente a la que toma fotos "inspira para continuar".

Sitio Web: Activestills.org

Fuente: María Sevillano. Agencia EFE