2017 · 03 · 03 • Fuente: Agencia EFE

Trece mujeres denuncian mediante el arte la devastación de Oriente Medio

Trece mujeres artistas procedentes de Afganistán, Argelia, Azerbaiyán, Egipto, Emiratos Árabes, Irán, Líbano, Marruecos o Palestina conforman en la muestra "Waste Lands" (Tierras devastadas), una aproximación a los conflictos, las dictaduras y la herencia del colonialismo que viven esos países.

La exposición, que abre mañana sus puertas al público en el Museo San Telmo de San Sebastián, está coproducida por el Es Baluard Museu D'Art Modern i Contemporani de Palma de Mallorca, donde se exhibió hace un año, y constituye la primera colaboración entre ambas instituciones.

"Waste Lands" se completa con los ciclos de conferencias "Feminismos, exilios, narrativas", que se desarrollará del 21 al 23 de marzo, y "Guerras, violencia y derechos humanos", del 26 al 28 de abril, que contará con la presencia, entre otros, del filósofo y sociólogo Sami Nair.

Comisariada por Piedad Solans, "Waste Lands" incluye obras de Lida Abdul, (Afganistán 1977); Tamara Abdul Hadi (Emiratos Árabes Unidos 1980); Zoulikha Bouadbellah (de origen argelino y nacida en Moscú en 1977); Amina Benbouchta (Marruecos 1963); Gohar Dashti (Irán 1980); Rena Effendi (Azerbaiján 1977); Yara El-Sherbini (Reino Unido 1977, de origen egipcio) y Kinda Hassan (Líbano 1984).

Completan el listado Mariam Ghani (Nueva York 1978), hija del presidente de Afganistán, Ashraf Ghani; Kinda Hassan (Líbano 1984); Larissa Sansour (Jerusalén 1973); Parastou Forouhar (Irán 1962); Elnaz Javani (Irán 1985) y Raeda Saadeh (Palestina 1977).

La mayoría de ellas se ha visto forzadas a salir de sus respectivos países y viven en Estados Unidos o Europa por lo que la aportación al arte la realizan "desde sus exilios, sus experiencias y su propia subjetividad", ha resaltado Solans.

"No se trata de una mirada periodística hacia los conflictos y sus consecuencias", ha incidido.

Las artistas proceden de historias y culturas diferentes que poseen el conocimiento de las "grandes civilizaciones" de Oriente, ha indicado la comisaria que ha subrayado el carácter "social, político y antropológico" del proyecto.

En Oriente Medio han confluido "dictaduras religiosas" como las de Irán o Arabia Saudí, "revoluciones" y guerras como la de Siria que refleja "una gran complejidad" de la que dan cuenta las artistas seleccionadas.

Una de sus características comunes es una actitud de "borderline" ya que habitan "en la frontera entre dos mundos". "Viajan entre Berlín e Irán, Palestina y Oslo, Afganistán y Nueva York o El Cairo a Londres", ha explicado.

Al mismo tiempo, cuentan con una "capacidad de resistencia" que "las redime de la compasión" porque "no aceptan ser víctimas de los conflictos" sino que se reivindican como seres activos "capaces de actuar mediante el arte" para denunciar la violencia, la injusticia, la explotación y el desamparo.

La muestra arranca con un instalación de la iraní asentada en EE.UU. Elnaz Javani, que simula la situación por la que atraviesan las personas que huyen de los conflictos y recurren a las mafias de tráfico de personas.

Un gran mural que simula un papel pintado infantil pero que recoge escenas de tortura elaborado es la aportación de la iraní Parastou Forouhar, hija de escritores que fueron asesinados por el régimen de Jomeini y que huyó del país tras aparecer su nombre en una lista de personas para ser ejecutadas.

Yara El-Sherbini, residente en Londres y de padre egipcio, firma un gran mapa del mundo elaborado con hilo de metal al que el espectador puede aplicar un dispositivo que "chirría" el entrar en contacto con cada una de las fronteras del mundo.

La situación de Palestina queda reflejada en diversas fotografías que retratan la demolición de una casa palestina por parte del Ejército israelí.

La afgana Lida Abdul es la autora de una enorme vídeo-instalación en la que refleja la demolición del patrimonio arqueológico que llevan a cabo los grupos extremistas islámicos.

El recorrido concluye con otra alusión al viaje y las migraciones mediante el vídeo de la afgana Marian Ghani que propone la sucesión de imágenes de un mar para aludir a la emigración y el exilio forzado.

Fuente: Agencia EFE