2017 · 02 · 28 • Fuente: Sal Emergui, El Mundo - España

La voz palestina vuelve a triunfar en 'Arab Idol'

El joven cantante Yacoub Shaheen gana la nueva edición del programa. 'Arab Idol' llena Bélen de satisfacción y orgullo

Yacoub Shaheen, el vencedor de 'Arab Idol'.

Para ganar el famoso programa 'Arab Idol', que fascina a decenas de millones de espectadores en Oriente Próximo y el norte de África, se necesita una voz excelente, mucho carisma... y ser palestino. Por segunda vez en cuatro años, el popular Reality de televisión árabe se ha rendido ante la voz de un cantante palestino. Si en el 2013 fue Mohamed Assaf (22) del campo de refugiados de Jan Yunes en la Franja de Gaza, ahora es el turno de Yacoub Shaheen (23) que representó a Belén, la cuna del cristianismo y en este caso la fuente de orgullo local y nacional.

Shaheen experimenta ahora en primera persona cómo un programa de máxima audiencia e influencia en la región puede cambiar la vida de un chaval de forma tan radical. Lo empezó a entender en las últimas semanas del concurso y lo entiende ahora tras la coronación a cargo de la cadena árabe MBC en Beirut.

En un mensaje a sus numerosos fans que le votaron en un espacio televisivo convertido en fenómeno de masas, el cantante cristiano asirio señaló: "En este momento, al que he llegado gracias a vuestra ayuda y amor, el sueño se convirtió en realidad. Permítanme dedicarles este premio. Os lo merecéis. Gracias de corazón por vuestra confianza y me comprometo a llevar este título con responsabilidad. Felicidades Palestina, Felicidades Belén, capital de la cultura árabe para el 2020".

Shaheen se impuso al gran favorito, el yemení Amar Mohamed y al palestino Amir Dandan. Aunque éste vive hoy en día en Estados Unidos, sus vecinos de la pequeña localidad de Majd Al Krum, al norte de Israel, se prepararon también para una fiesta que al final no fue completa.

Armados con la bandera palestina en el escenario, Shaheen y Dandan que se llamaron mutuamente "hermanos" estuvieron acompañados por Assaf. Tras la victoria el nuevo héroe de Cisjordania y Gaza cantó una canción patriótica con extractos de la letra como el siguiente: "Mi promesa y mi juramento, mi sangre es palestina, palestina, palestina".

Lejos de Beirut, miles de personas lo celebraron por todo lo alto en el centro de Belén a escasos kilómetros de Jerusalén. Navidad en febrero. "Yacoub ganó con su voz, su educación y su amor a su pueblo, Belén y Palestina", afirma su madre Norma a los medios locales. Y añade: "Estamos orgullosos de nuestro hijo como lo está toda Palestina".

'Arab Idol' no es sólo un rentable y exitoso espacio televisivo sino de unas de las pocas instituciones que aún mantiene unido- durante unas horas de prime time- al dividido mundo árabe. También se ha convertido en una enorme plataforma mediática para el pueblo palestino que ha visto en los últimos años como su causa se ha visto relegada a un segundo plano ya sea por los sangrientos conflictos en Siria, Iraq y Yemen o por el profundo estancamiento del proceso de paz con Israel que aleja la creación de un propio estado mientras aumenta la construcción israelí en asentamientos. Al igual que en el 2013 con Assaf, la victoria de Shaheen es una refrescante inyección de moral para los palestinos que siguieron con mucha atención, expectación y nervios la nueva temporada de 'Arab Idol' iniciada en noviembre. No es casual, pues, que de los 25 participantes en las fases finales, 4 eran palestinos.

La inversión de los habitantes de Belén y del resto de Cisjordania (territorio ocupado por Israel en la guerra del 67) en el envío de SMS por Shaheen ha tenido su recompensa. También es una victoria reivindicativa para la cada vez más pequeña comunidad cristiana de esta localidad de mayoría musulmana.

Teniendo en cuenta el antecedente de Assaf, dos preguntas acompañan a Shaheen: ¿Se convertirá también en uno de los cantantes más famosos del mundo árabe? ¿Seguirá viviendo en Belén o también se irá con su familia a vivir a la rica Dubai?

Lo que está claro es que el joven palestino deberá compaginar su carrera musical llena de sueños, compromisos televisivos y ofertas atractivas con la obligación inherente de ser el embajador y voz de su pueblo.

Fuente: Sal Emergui, El Mundo - España