2017 · 02 · 15

Insólito: integrantes del BDS irán a juicio por boicot a Matisyahu

Es una técnica habitual vincular la acción política del BDS con fines antisemitas para neutralizar la creciente adhesión internacional a esta campaña de denuncia de los crímenes de guerra cometidos por Israel, reconocidos por las más altas instancias internacionales

El caso Matisyahu sigue dando que hablar, y es que el Juzgado e Intrucción nº 19 de Valencia ha admitido a trámite una querella criminal presentada por Abel Isaac de Bedoya Piquer, presidente de la Asociación Comité Legal para la Lucha contra la Discriminación contra nueve activistas del colectivo BDS por delitos de incitación al odio y amenazas durante la campaña de boikot al festival Rototom Sunsplash reclamando una mejor y más coherente gestión para no incorporar al artista estadounidense Matisyahu en la programación del festival en su edición de 2015. Recordamos que el colectivo denunciaba su apoyo al sionismo y no al hecho de que fuera o no judío, como algunos medios de comunicación se empeñan en remarcar, denuncias relacionadas con operaciones represivas y de guerra contra el pueblo Palestino durante los últimos casi 70 años. 

Por parte del querellante ha sido depositada la fianza que marca el artículo 280 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal  para ejercer la acusación popular, y hasta el momento ha sido llamado a declarar el organizador del festival.

Los hechos se conocen justo una semana después de que se presentara un manifiesto firmado por parte de 200 catedráticas/os y profesoras/es de derecho penal, el cual fue promovido por el catedrático de la Universidad Carlos III de Madrid Javier Álvarez,  titulado “Carrero como Síntoma”. Esto debido a causa de la reciente acusación a una “tuitera” por parte de la Fiscalía de hacer chistes sobre Carrero Blanco, último alto cargo de la dictadura franquista. Asimismo, en los últimos meses hemos visto cómo se han llevado a cabo otras medidas represivas como el enjuiciamiento de César Strawberry, cantante del grupo Def Con Dos.

Acusan a los nueve activistas de un presunto delito de promoción e incitación pública a la discriminación y al odio por motivos referentes a la ideología, religión o creencias, o subsidiariamente, por lesiones a la dignidad de las personas por razones de ideología, religión o creencias, delito recogido en el capítulo 510 del Código Penal. Ese mismo artículo es el aplicado por la Fiscalía contra hecho de ataques por parte de grupos neonazis.

Asimismo, señala que se habría cometido un delito de amenazas y coacciones por parte de BDS. Se trata de la primera vez que un grupo de activistas pro derechos humanos son condenadas/os a través de dicho artículo del Código Penal. 

La reacción no se ha hecho esperar, y un largo listado de entidades y personalidades han firmado un manifiesto “en defensa de la libertad de expresión y contra la criminalización de la solidaridad con Palestina”. “Se trata de una acción legal con el objetivo de deslegitimar nuestro compromiso no-violento con los Derechos Humanos, que proviene de la defensa de la libertad, la igualdad y la justicia de la misma manera que la llevaron a cabo Rosa Parks , Martin Luther King o Nelson Mandela “, aseguran las personas impulsoras del texto. En el manifiesto se enmarcan las críticas a la actuación de Matisyahu en el festival “un intenso debate, en el que las diversas opiniones pudieron aflorar, en ejercicio de la libertad de expresión y la legítima libertad política… supone una interpelación, una llamada a la coherencia en el Festival Rototom Sunsplash, de larga trayectoria de compromiso con los Derechos Humanos y la paz “.

Desde BDS Cataluña aseguran que “es una técnica habitual vincular la acción política del BDS con fines antisemitas para neutralizar la creciente adhesión internacional a esta campaña de denuncia de los crímenes de guerra cometidos por Israel, reconocidos por las más altas instancias internacionales”. En este sentido, los firmantes del manifiesto se adhieren “a las voces de personalidades como el científico Stephen Hawking, el premio Nobel de la Paz Desmond Tutu, el superviviente del campo nazi de Buchenwald y participando en la redacción de la Declaración Universal de los Derechos humanos, Stéphane Hessel, o supervivientes del Holocausto como Hajo Meyer, Hedy Epstein, Suzanne Weiss, Alfred Grosser o Chava Folman Raban que llaman por el fin de la colonización, la ocupación y el apartheid en Palestina “.

Fuente: