2017 · 01 · 26 • Fuente: BDS Colombia

BDS versus G4S

El Estado de Israel ha privatizado muchas tareas relacionadas con la ocupación ilegal de Palestina. Una de las empresas beneficiadas es la multinacional británica de seguridad G4S, cómplice de la violación de los derechos humanos de los palestinos. Pero, el boicot de miles de ciudadanos que apoyan a BDS está socavando su poderío.

Aunque son dos siglas muy parecidas, en el fondo de este aparente juego de letras miden sus fuerzas, por un lado, una campaña global lanzada y dirigida por la sociedad civil palestina, Boicot, Desinversión y Sanciones, BDS, que busca derrumbar la política y el muro de apartheid que el Estado de Israel ha levantado de forma ilegal y grosera en territorio palestino, y del otro, una multinacional británico-danesa, G4S, que presta servicios de seguridad en más de medio mundo, pero especialmente en cárceles y puestos de control israelíes que reprimen, siembran odio y asesinan a civiles palestinos. 

G4S tiene presencia en 125 países, en los que emplea a unas 618.000 personas. Solo en Israel dispone de 8000 empleados. Por estos números es considerada la empresa de seguridad más grande del planeta, sobre todo porque aprovecha que muchos Estados, entre ellos el de Israel, han entregado a particulares el manejo de muchos servicios estatales. La multinacional británica presta diversos servicios y sistemas de seguridad en múltiples cárceles israelíes, en las que cada año alrededor de 500 niños palestinos son encarcelados sin procesos judiciales ni juicios.  

Estas privatizaciones de las nefastas tareas que implementan y mantienen la ocupación, han convertido a G4S en cómplice del control abusivo de los palestinos en los territorios ocupados y del manejo del sistema penitenciario israelí. De esta manera, el Estado de Israel se lava las manos y evade su responsabilidad en las cotidianas, innumerables y conocidas violaciones a los derechos humanos del pueblo palestino y del derecho internacional. 

De acuerdo con un informe de la organización no gubernamental War on Want, G4S: asegurar ganancias, globalizando la injusticia (G4S: Securing Profits, Globalizing Injustice, http://bit.ly/28X5MRe), de junio del 2014: entre estas cárceles están “las que mantienen a presos palestinos en ‘detención administrativa’, en las que permanecen encarcelados meses o años acusados con supuestas pruebas secretas, sin cargos ni juicio. También brinda servicios a cárceles donde niños palestinos entre 12 y 17 años están retenidos. Así mismo, proporciona sistemas de seguridad a centros de detención e interrogación, conocidos por torturar a presos, incluyendo a menores de edad. La detención de los palestinos en las cárceles dentro Israel contraviene la Cuarta Convención de Ginebra, que prohíbe el traslado de los presos afuera del territorio ocupado. En Palestina ocupada, en Cisjordania, G4S brinda servicios a una cárcel israelí donde los presos palestinos son juzgados por tribunales militares. Además, ha instalado un sistema de defensa en los muros exteriores de esta cárcel y opera la sala de control central”.

En muchos casos, afirman Frederik Johannisson y Louise Voller, periodistas del centro de medios Danwatch (https://www.danwatch.dk/en/nyhed/g4s-pulls-out-of-iasraeli-prisons/), G4S no dispone a diario de personal propio estacionado en las prisiones israelíes, sino que suministra la infraestructura y los servicios.

Sin embargo, según Amnistía Internacional, la empresa de seguridad ha contribuido a las violaciones sistemáticas de los derechos humanos de los palestinos por parte de los servicios de seguridad israelíes.

Así mismo, sostiene War on Want, G4S proporciona servicios y equipos a los puestos de control israelíes en Cisjordania que forman parte del muro ilegal de apartheid y al puesto de control a la salida de Gaza. Igualmente, tiene contratos con tiendas, supermercados y empresas que operan dentro de los asentamientos ilegales israelíes, en los que violan el derecho internacional humanitario y en donde los palestinos tienen prohibido residir.

La campaña global Boicot, Desinversión y Sanciones, BDS, contra el Estado de Israel, ha logrado la movilización de miles de personas en una gran parte del mundo, que mediante plantones, marchas, firmas y denuncias presionan para que inversores privados vendan sus acciones en G4S, y para que empresas privadas y entidades de gobiernos cancelen sus contratos de vigilancia y seguridad con ella. Como respuesta y respaldo a estas campañas, diversas compañías, organizaciones e instituciones de diferentes países han suprimido sus vínculos con la compañía inglesa, lo que la ha llevado a perder millones de dólares. Incluso, la misma G4S anunció en marzo pasado que en los próximos dos años venderá su filial en Israel.

Crepes & Wafles renunció a G4S

En Colombia, presta servicios a instituciones, empresas y viviendas. El grupo BDS en Colombia, que apoya la convocatoria de la sociedad civil palestina para llevar a cabo un boicot global a Israel, hizo un llamado a las siguientes empresas para que cancelen sus contratos con esa compañía: DIAN, Café Leyenda, Óptica Alemana, Crepes y Wafles, Funeraria Gaviria, Clínica Marly, Surtiaves de la 22, Claro, Arequipe moda dulce, Banco Pichincha, Panamericana, Deprisa, Formit Rogers, Suppla, RCN, Bogotá Beer Company, Banco Caja Social, Totto, Ferricentro, Oma, McDonalds y Havana Casino, entre otras.

En febrero de 2016, después de varios meses de presión de la sociedad civil colombiana liderada por el grupo BDS en Colombia (con cartas, plantones y firmas), la cadena de restaurantes Crepes y Waffles decidió terminar su relación contractual con G4S.

En este momento, BDS Colombia está exigiendo a la cadena de librerías y papelerías Panamericana, mediante plantones y la recolección de firmas de sus usuarios, que también termine su contrato con una empresa que encarna la violencia y la complicidad con el Estado de Israel, en este aciago momento histórico de la Palestina ocupada. 

Para esto, BDS Colombia ha lanzado una petición en Change.org, en la que le pide a los colombianos que le exijan a Panamericana finalizar su ominoso contrato de servicios de seguridad con G4S. Hasta el momento, 300 han respondido el llamado.

Puedes seguir a BDS Colombia en Facebook aquí

Fuente: BDS Colombia