2017 · 01 · 11 • Fuente: Blog Causa Árabe

Bauman: Gaza se ha convertido en un gueto, Israel con el apartheid nunca construirá la paz

El profesor Zygmunt Bauman, fue uno de los más grandes intelectuales contemporáneos y era de ascendencia judía. Falleció el pasado 9 de junio, y acá recopilamos una entrevista concedida a la República en el año 2014

La amargura de los orígenes judíos polacos intelectuales. Escapó del Holocausto, no ha escatimado críticas a Hamas y Netanyahu: “Ellos piensan en la venganza, no en convivencia. Por desgracia, lo que está pasando era ampliamente esperado. El Holocausto es una prueba de lo que los hombres son capaces de hacer a otros seres humanos en nombre de sus intereses”

“Lo que estamos presenciando hoy es un triste espectáculo: los descendientes de las víctimas de guetos nazis que tratan de convertir la Franja de Gaza en otro gueto”. Esto no lo dice un  palestino furioso, sino Zygmunt Bauman, uno de los intelectuales contemporáneos destacados, su familia judía escapo del Holocausto que tramo Hitler, debido a un vuelo temprano por la URSS en 1939.

Zygmunt Bauman tiene 88 años de edad, su padre era un granito sionista y con los años ha destripado como pocas aberraciones las consecuencias del Holocausto. Hasta ahora, el gran erudito polaco no se había querido expresar públicamente sobre el resurgimiento del abismal conflicto palestino-israelí. Pero ahora, después de haber tocado el tema hace unos días en el Festival de Futura de Civitanova Marche, en una reunión organizada por Massimo Arcangeli, Bauman admite su amargura en esta entrevista concedida a la República, traducida del italiano al español por Santiago Pardilla, gestor del Blog Ssociólogos.

Profesor Bauman, es uno de los más grandes intelectuales contemporáneos y es de ascendencia judía. ¿Cuál fue su reacción a la ofensiva de Israel en Gaza, que se ha traducido hasta el momento en casi 2.000 muertos, muchos de ellos civiles?

Eso no es nada nuevo. Está pasando lo que había sido ampliamente esperado. Durante muchos años, los israelíes y los palestinos han vivido a través de un campo de minas, a punto de explotar, incluso sin saber cuándo explotarían. En el caso del conflicto palestino-israelí se sigue la práctica del apartheid (en términos de separación territorial agravada por la negativa de diálogo, sustituido por armas). Como escribió el erudito Göran Rosenberg en el diario sueco Expressen, el 8 de julio, antes de la invasión de Gaza, Israel practicaba el apartheid con los “dos sistemas judiciales claramente diferentes: uno para los colonos israelíes ilegales y otra para ‘forajidos’ palestinos”.

Por otra parte, cuando el ejército israelí cree haber identificado algunos sospechosos palestinos (en la caza de los responsables por el asesinato de tres adolescentes secuestrados israelí en Cisjordania en junio pasado), prendieron fuego a las casas de sus padres. En cambio, cuando los sospechosos eran Judíos (para el caso posterior del niño palestino quemado vivo), no ha pasado nada de todo esto. Este es el apartheid: una justicia que cambia según las personas. Por no hablar de los territorios y carreteras reservadas sólo para unos pocos.

Y añado: los gobernantes israelíes insisten, con razón, en las leyes de su propio país para vivir en condiciones de seguridad. Pero su trágico error radica en el hecho de que concede este derecho sólo a una parte de la población del territorio que controlan, negándose lo a los demás.

Israel debe defender su existencia amenazada por Hamas. Algunos, como los Estados Unidos, dice que la reacción del Estado judío en Gaza es difícil pero necesaria. ¿Quién juzga la excesiva y “desproporcionada”? ¿Qué piensa?

¿Sería como una reacción “violenta proporcionada”?  La violencia frena la violencia como la gasolina al fuego. Cualquier persona que comete la violencia, en ambos lados, comparte el compromiso de no extinguir las llamas. Sin embargo, la sabiduría popular (cuando no está cegado por la pasión) nos recuerda: “El que siembra vientos, recoge tempestades”.

Esta es la lógica de la venganza, no de la convivencia: las armas, no al diálogo. De una manera más o menos explícita, a ambos lados del conflicto se adapta la violencia del oponente para revitalizar sus posiciones. Y el resultado es: tanto el gobierno israelí y Hamas, tras acordar que la violencia es el único remedio a la violencia, argumentan que el diálogo es inútil. Irónicamente, también de forma espectacular, ambos podían tener razón.

¿Qué piensa usted, concretamente, del primer ministro israelí Netanyahu y ​​su gobierno? ¿Han cometido errores?

Netanyahu y ​​sus ministros, e incluso más israelíes que anhelan su lugar, se esfuerzan por fomentar el deseo de venganza contra sus oponentes. Crean semillas del odio. Dado su estrategia, estos no son “errores.” Los gobernantes israelíes tienen más miedo de la paz que de la guerra. Además, nunca han aprendido el arte de gobernar en contextos pacíficos. Y, con los años, han logrado contaminar una gran parte de Israel con su enfoque. La inseguridad es lo mejor, y quizás, una ventaja política. Y posiblemente ganen fácilmente  las próximas elecciones mediante el aprovechamiento de los temores de los israelíes y el odio de sus vecinos, haciendo todo lo posible para favorecer esta situación.

Usted ha criticado en el pasado el sionismo y el uso que hace Israel de la tragedia del Holocausto para justificar sus ofensivas militares. ¿Piensa todavía eso?

Rara vez la victimización ennoblece a sus víctimas. Es más, casi nunca. Sin embargo, con demasiada frecuencia, causa una sensación de persecución. Israel, nacida después del exterminio nazi de los judíos, no es una excepción. Esto es a los que nos enfrentamos hoy, a un triste espectáculo: los descendientes de las víctimas de guetos nazis que tratan de convertir a Gaza en un gueto que se parece a la perfección (acceso bloqueado de entrada y salida, pobreza, limitaciones) Causando que alguien tome este testimonio en el futuro para otras posibles venganzas.

En este sentido, ¿qué piensas del silencio de los políticos e intelectuales europeos sobre el conflicto en Gaza?

En primer lugar, no existe una “comunidad internacional”  cuando solo hablan estadounidenses y europeos. En el juego, sólo hay coaliciones improvisadas dictadas por intereses especiales.

En segundo lugar, según lo observado a Ivan Krastev celebrarando el centenario de la Gran Guerra, los europeos tenemos en cuenta que es una reacción “excesiva”, como el asesinato de Franz Ferdinand que condujo a la catástrofe “que nadie quería o espera”.

Usted ha escrito en el pasado que la sociedad moderna no ha aprendido las lecciones del Holocausto. ¿Este concepto también puede aplicarse al conflicto palestino-israelí?

Las lecciones del Holocausto son muchas. Pero muy pocas se han tomado seriamente en consideración. Y menos aún se han aprendido, por no hablar de los que realmente es importante, ponerlas en práctica. La más importante de estas lecciones, es que el Holocausto evidencia de lo que los seres humanos son capaces de hacer a otros seres humanos en nombre de sus intereses. Otra lección es no poner fin a esta capacidad de los seres humanos por provocar tragedias,físicas y/o morales. Esta lección, en nuestro mundo de ritmo rápido, globalizado y multi-modo irreversible, todavía tiene alcance universal, aplicable a todo antagonismo local. Pero hay una solución a corto plazo a la actual situación de estancamiento. Aquellos que piensan sólo en armarse, aún no han aprendido que detrás de las dos categorías de “agresores” y “víctimas” de la violencia está la humanidad compartida. Tampoco se dan cuenta de que la primera víctima de los que ejercen la violencia es su propia humanidad.

Entrevista traducida de la República del italiano al español por Santiago Pardilla. En caso de re-publicación, citar autor de la traducción y blog Ssociologos incluyendo enlace a esta entrada.

Publicado Yesterday por csca

Fuente: Blog Causa Árabe