2017 · 01 · 10 • Fuente: Serafin Valladres Guimeráns, Cartas al Director: El Periódico de Catalunya

Una Palestina borrada del mapa

Gaza está siendo masacrada, se ha convertido en una cárcel sin salida. Desde 1948 los palestinos viven condenados la humillación perpetua. No pueden ni respirar sin permiso. Perdieron su patria, sus tierras, su agua, su libertad… Ni siquiera tienen derecho a elegir a sus gobernantes.

Una columna de humo en Rafah tras el bombardeo israelí. AFP / SAID KHATIB

Bañados en sangre y sometidos a dictaduras militares. La democracia es un lujo que no todos merecen. Son hijos de la impotencia los cohetes caseros que los militantes de Hamás, acorralados en Gaza, disparan con chambona puntería sobre las tierras que habían sido palestinas y que la ocupación israelí usurpó.

Ya poca Palestina queda. Paso a paso, Israel la está borrando del mapa. Los colonos invaden y, tras ellos, los soldados van corrigiendo la frontera. No hay guerra agresiva que no diga ser guerra defensiva.

En cada una de sus guerras defensivas Israel se tragó otro pedazo de Palestina, mientras el aliado de aquella y ahora EEUU sigue apoyando las masacres de un estado que para ellos es estratégico por su situación en Oriente Medio.

Fuente: Serafin Valladres Guimeráns, Cartas al Director: El Periódico de Catalunya