2017 · 01 · 06 • Fuente: El País - Uruguay

Piden cancelar conferencia porque no aportará a la paz

Lacalle y otras personalidades afirman que perjudica solución a Medio Oriente.

Varios exgobernantes, entre los que se encuentra el expresidente de Uruguay, Luis Alberto Lacalle, y otras personalidades, pidieron al presidente de Francia, François Hollande, que cancele la Conferencia de Paz sobre Medio Oriente que convocó para el 15 de este mes, porque resultaría perjudicial. Estiman que después de la resolución de Naciones Unidas que condenó los asentamientos y declaró el lugar más sagrado del judaísmo como territorio ocupado, la postura asumida por el secretario de Estado estadounidense, John Kerry, y la narrativa expuesta por diplomáticos de Francia, corresponde cancelar la conferencia.

La carta de Iniciativa Amigos de Israel, expone lo siguiente:

"Somos un grupo de antiguos Jefes de Estado y de Gobierno, Premios Nobel, Ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa, militares de alto rango, historiadores, académicos y empresarios, con un simple objetivo: insistir en la necesidad de un debate justo y razonable sobre el Estado de Israel, cuyo destino, en estos tiempos difíciles, vemos íntimamente relacionado con el destino de nuestras propias naciones.

Con la intención de buscar soluciones duraderas para Oriente Medio, le escribimos para pedirle, en los más firmes términos, que cancele la Conferencia de Paz que tiene previsto celebrar el próximo 15 de enero. La Conferencia no contribuirá a la paz, y en su lugar, resultará más perjudicial todavía.

A este respecto, observamos con cierta alarma la narrativa expuesta por los diplomáticos franceses en los medios de comunicación, sin duda nacida de una verdadera preocupación, pero no de una verdadera oportunidad, enmarcada en expresiones inexactas e intempestivas.

Tras la Resolución 2334 del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas, y después del discurso del secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, el pasado 28 de diciembre, que han malinterpretado gravemente las realidades subyacentes al conflicto y han dañado las perspectivas de paz, la Conferencia de París servirá como impulso a los movimientos diplomáticos que van directamente en contra de una solución pacífica. Una verdad fundamental del conflicto sigue siendo que la paz sólo puede lograrse sobre la base de negociaciones directas entre las partes, sin condiciones previas.

En este contexto, vale la pena recordar a los líderes occidentales que durante los últimos ocho años, el Primer Ministro de Israel ha pedido sin cesar al Presidente palestino que se siente en la mesa de negociaciones. En cambio, el presidente Abbas ha seguido una estrategia de internacionalización, creando una agresión diplomática contra Israel en foros y organizaciones internacionales, que ha servido para repetir y extender el sesgo con Israel y que, en realidad, no tienen ninguna conexión con una solución eventual.

En las últimas semanas, y como parte integrante de esta campaña, los organismos de las Naciones Unidas han negado la conexión judía con Jerusalén, la Resolución 2334 ha declarado el lugar más sagrado del judaísmo como territorio ocupado, y ha señalado a los asentamientos judíos en Cisjordania como un obstáculo troncal para la paz. Sin embargo, la resolución y los relatos que la acompañan no intentan, ni siquiera remotamente, esbozar adecuadamente los pasos requeridos para que los líderes palestinos tomen la senda de la paz, a pesar de que la mitad de este liderazgo está compuesto por una organización terrorista que ha jurado destruir Israel y que nunca ha mostrado ninguna inclinación hacia la moderación.

Además de recordarle que la Conferencia se celebra en un momento muy peculiar, a la luz de la transición del poder en los Estados Unidos, le instamos a contemplar que, pese a las graves y recientes violaciones de los derechos legítimos de Israel, de las sensibilidades religiosas y de las preocupaciones diplomáticas y de seguridad en la arena internacional, el gobierno israelí seguirá defendiendo los intereses de su país vehementemente.

El pueblo de Israel ha sido extraordinariamente astuto en la lucha contra el terrorismo, una amenaza compartida y primaria, y generoso en compartir sus conocimientos y capacidades, incluso en tiempos de hostilidad diplomática implacable. Francia tiene una larga y orgullosa historia de liderazgo entre los europeos en cuestiones relacionadas con la búsqueda de la paz. Por ello, le instamos a que contemple seriamente estas consideraciones incontrovertibles, y a que siga demostrando su capacidad de liderazgo al reconocer que las condiciones actuales no conducirán de ninguna manera a resultados constructivos.

Al impedir que la Conferencia de París se base en las iniciativas diplomáticas hostiles de los últimos meses y semanas, asegurará que Francia desempeñe un papel positivo en la protección de la importante alianza entre nuestras naciones y el Estado de Israel".

La carta al presidente Hollande es firmada por el expresidente de España, José María Aznar; los ex primeros ministros de Canadá, Stephen Harper, Australia, Joehn Howard, de Irlanda del Norte, David William Trimblem, quien es Premio Nobel de la Paz 1998; el ex presidente de Uruguay, Luis Alberto Lacalle; los exministros de Relaciones Exteriores de Canadá, John Baird, Holanda, Uri Rosenthal, e Italia, Giulio Terzi; el exministro de Defensa de Alemania, Thodor zu Guttenberg; John Bolton (exembajador de EE.UU. ante ONU); Andrew Roberts (historiador, coronel del Ejército británico); Richard Kemp, Tte. Cnel. del Ejército de EE.UU.; Allen B. West; Roberto F. Agostinelli (director del Grupo Rhone); George Weigel (Centro de Ética y Políticas Públicas); Carlos A. Montaner (periodista y escritor); Fiamma Nirenstein (política y escritora); Carlos Bustelo (exministro de Industria de España), y Rafael L. Bardají (director ejecutivo de Iniciativa Amigos de Israel).

Netanyahu advierte por intentos de ir a la ONU

Los embajadores de Israel ante naciones de Europa fueron advertidos por el primer ministro Benjamin Netanyahu, del riesgo de que haya intentos para que las decisiones que se tomen en la Conferencia de Paz de París sean llevadas a consideración del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas. El diario The Jerusalem Post informó que Netanyahu dijo que los esfuerzos diplomáticos ahora están orientados a impedir que eso ocurra. Un diplomático israelí dijo que su país no amenaza a otras naciones para lograr que no concurran, sino que les explica los resultados negativos que tendrá la conferencia.

Fuente: El País - Uruguay