2017 · 01 · 04 • Fuente: Middle East Monitor, Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.)

2016, un año mortífero en los territorios palestinos ocupados e Israel

El pasado año ha sido uno de los más mortíferos y violetos de los últimos años para los palestinos que viven en la ocupada Cisjordania y en la asediada Franja de Gaza. Solo en 2016 murieron más de cien palestinos, la mayoría por disparos de las fuerzas israelíes.

Los dolientes llevan el cuerpo de Mohammed Abu Hashash, que murió de un disparo durante enfrentamientos con las fuerzas israelíes, durante su funeral el 17 de agosto de 2016 en el campo de refugiados palestinos de al-Fawwar, al sur de la ciudad cisjordana de Hebrón.

La oleada de violencia, denominada por algunas personas “Intifada de Jerusalén”, empezó en octubre de 2015 y hasta la fecha 246 palestinos han sido asesinados por israelíes, con 135 muertos solo entre los meses de octubre y diciembre de 2015.

En 2016 [la agencia de noticias palestina] Ma’an registró las muertes de un total de 129 individuos del 1 de enero al 31 de diciembre de 2016. De estas personas 111 eran palestinas (86 % de las personas muertas), 15 israelíes (11,6 % de las personas muertas) y tres de otras nacionalidades, un estadounidense, un sudanés y un jordano (2,3 % de las personas muertas).

De los palestinos muertos un 97.3 % fueron asesinados por israelíes. [Además], uno murió cuando manejaba una bomba, otro al llevar a cabo un ataque con bomba mortífero y otro fue asesinado por otro palestino en un tiroteo.

De los israelíes muertos, un 93.3 % fueron asesinados por palestinos y [además] un soldado murió por fuego amigo israelí. Nueve israelíes (un 60 % de los muertos) murieron en tiroteos.

La mayoría de los palestinos murieron en Cisjordania

La mayor parte de la violencia se ha caracterizado por ataques a pequeña escala e intentos de ataque a las fuerzas armadas israelíes y 55 de los palestinos asesinados (un 49,5 %) fueron asesinados por israelíes durante apuñalamientos o supuestos apuñalamientos.

A partir de las estadísticas se puede hacer un retrato medio de los palestinos que han muerto en este periodo de tiempo: joven palestino de menos de 20 años o de un poco más de 20 años del distrito cisjordano de Hebron asesinado por las fuerzas de seguridad israelíes. De todos las personas palestinas asesinadas, 34 (un 30.6 %) eran del distrito de Hebron.

Desde el punto de vista geográfico, la mayoría de muertes de palestinos (82, para ser exactos) tuvieron lugar en Cisjordania, mientras que 17 tuvieron lugar en Jerusalén, siete en la asediada Gaza y cinco en Israel. Entre las personas asesinadas en Gaza dos eran niños palestinos de nueve y seis años, que murieron en un ataque aéreo israelí.

Aunque murieron 12 mujeres y chicas jóvenes palestinas (10 de las cuales en supuestos ataques o en ataques), la inmensa mayoría de las personas palestinas muertas eran hombres y chicos jóvenes. De las 111 personas palestinas muertas, 99 eran varones.

El año más mortífero para los niños

Según la contabilidad de Ma’an , la edad media de las personas palestinas muertas era de 23 años, aunque la edad más frecuente era 17 años, ya que hubo 14 jóvenes palestinos de esa edad que perdieron la vida el año pasado.

Según un informe de Defence for Children International – Palestine (DCIP), 2016 fue el año más mortífero para los niños palestinos en la ocupada Cisjordania en una década. Desde enero Ma’an documentó la muerte de 33 menores palestinos, de 17 años y menores de 17.

DCIP también documentó 81 niños palestinos heridos en 2016, “la inmensa mayoría de los cuales a manos de las fuerzas israelíes”, y añadió que en varios de los casos en los que hubo niños heridos o que murieron las fuerzas israelíes impidieron al personal sanitario acercarse a los niños que tenía heridas de bala y tratarlos.

De los israelíes asesinados en 2016 había un menor, Hallel Yafa Arien, de 13 años, apuñalado en su casa en la ilegal colonia israelí de Kiryat Arba por Muhammad Nasser Tarayra, de 17 años, que murió de un disparo en el lugar.

“Supuestos ataques”

Ma’an califica de “supuestos” aquellos casos en los que la versión oficial israelí de acontecimientos en los que israelíes habían matado a palestinos era muy discutida (como cuando los testigos mantenían que la persona palestina no constituía una amenaza en el momento de su muerte, cuando las fuerzas israelíes colocaron cuchillos o manipularon de otras maneras el escenario del crimen, o cuando no se informó de que se hubiera herido a personas israelíes y no hubo testigos para contrastar la versión israelí de lo acontecimientos).

Hubo 13 palestinos (el 11,7 % de los muertos) asesinados por israelíes durante tiroteos o supuestos intentos de llevar a cabo tiroteos, mientras que 6 palestinos (el 5,4 % de los muertos) fueron asesinados cuando llevaban a cabo o supuestamente trataban de llevar a cabo ataques con vehículos.

Además de esto, 19 palestinos fueron asesinados en enfrentamientos con las fuerzas israelíes, 18 de los cuales murieron a causa de un disparo y uno murió a consecuencia de una grave inhalación de gases lacrimógenos.

El año pasado se ha criticado duramente a la policía y a los soldados israelíes por lo que grupos de derechos humanos han denominado “ejecuciones extrajudiciales” y uso excesivo de la fuerza contra palestinos, en especial jóvenes y niños, que no suponían una amenaza inmediata o que podían haber sido desarmados utilizando armas no letales, particularmente durante enfrentamientos.

En al menos tres casos ocurridos en 2016 las autoridades israelíes admitieron haber matado a palestinos “por error”, lo que confirma que los soldados utilizaron una fuerza excesiva contra unos palestinos que cuando fueron asesinados no suponían una amenaza inmediata para las fuerzas israelíes. En dos de los casos las víctimas eran chicos de 15 años.

Negar el derecho a un funeral

El gobierno israelí ha seguido reteniendo los cuerpos de muchos de los palestinos asesinados el año pasado como parte de una política según la cual las autoridades israelíes mantienen que los funerales de palestinos han demostrado ser motivo para incitar en contra del Estado israelí.

Las autoridades israelíes han retenido entre ocho y tres meses los cuerpos de al menos nueve palestinos.

Cuando las autoridades israelíes han decidido devolver los cuerpos de los palestinos asesinados y permitir los funerales en el territorio palestino ocupado, las ceremonias han estado restringidas por una larga lista de condiciones impuestas por las autoridades israelíes, incluidos la limitación de la cantidad de personas que asisten al funeral y el despliegue de soldados israelíes durante el funeral.

Una declaración conjunta de [el grupo palestino de defensa de los derechos de los presos políticos palestinos] Addameer y el grupo de defensa de los derechos de las minorías árabes en Israel Adalah emitida en marzo condenaba la práctica de Israel de retener los cuerpos como “una grave violación tanto del derecho humanitario internacional como del derecho internacional referente a los derechos humanos, incluidos el derecho a la dignidad, a la libertada religiosa y el derecho a la práctica cultural”. La declaración afirmaba que parecía que “muchos” de los palestinos cuyos cuerpos retenía Israel habían sido “ejecutados extrajudicialmente por las fuerzas israelíes durante supuestos ataques a israelíes, a pesar de no suponer un peligro”.

Fuente: 2016: A deadly year in the occupied Palestinian territory and Israel

Fuente: Middle East Monitor, Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por Beatriz Morales Bastos.)