2016 · 12 · 29 • Fuente: Agustín Millán, Diario16 (Sátira)

Detenidos los Reyes magos en un checkpoints por soldados israelís en la Puerta del Sol en Madrid

Pallas@s en Rebeldía junto con Palestina toma la calle y la Asociación Hilombé solidaridad, nos han hecho revivir cómo Israel humilla a los palestinos a diario en los territorios ocupados en Cisjordania.

Pallas@s en Rebeldía junto con Palestina toma la calle y la Asociación Hilombé solidaridad, nos han hecho revivir cómo Israel humilla a los palestinos a diario en los territorios ocupados en Cisjordania.

La pasada semana el Consejo de Seguridad de la ONU votó una resolución que solicita poner fin a los asentamientos judíos en territorios palestinos. Una buena noticia, si no fuera porque es imposible su cumplimiento. A pesar de ello, el gobierno sionista de Netanyahu ha entrado en cólera y ha amenazado con romper relaciones con los países que apoyaron la resolución, entre ellos España que preside el Consejo de Seguridad de la ONU. Aumentando la indignación internacional contra su gobierno.

No es fácil vivir la navidad en Gaza. Hay un pueblo que está encerrado en una cárcel rodeada por un muro de hormigón de más de 700 kilómetros de longitud. Niños y niñas palestinas padecen a diario el maltrato y la violencia de los soldados israelíes. El 80% de la población palestina vive por debajo del umbral de la pobreza. Sin un sanidad o educación en condiciones.

La acción de hoy es una más de los actos reivindicativos de la comunidad palestina en Madrid, para sensibilizar a la sociedad española para que apoye el levantamiento del bloqueo del ejercito sionista a la población civil palestina en Gaza y Cisjordania.

No podemos permitir que un gobierno bombardee a la población civil y la prive de las mínimas necesitadas vitales, como el derecho a la vida, a una vivienda, a la sanidad, o educación dignas. Con la política de asentamientos de colonos en territorios ocupados, se quiere desplazar a la población autóctona, para poco a poco arrinconarla y reducirla.

Los reyes magos de Oriente (en realidad astrónomos) no hubieran podido llegar a Belén y mucho menos cruzar por los puestos fronterizos del muro de Israel. Habrían sido detenidos, sin los mínimos derechos y posiblemente torturados. Por eso, esta noche de navidad en la Puerta del Sol nos han traído un trozo de ese maldito muro de la vergüenza. Hemos podido ver (que no sentir) como los soldados israelíes nos prohíben sacar fotografías o informar de las detenciones ilegales de palestinos en la frontera. Hechos ilegales.

Por eso, estas reivindicaciones son necesarias, no hay que olvidar las condiciones de reclusión y represión del pueblo de Palestina. No hay que olvidar, por que la memoria de los pueblos, los hace más fuertes.

Tranquilos niños de Madrid y del resto de España, los reyes magos han sido liberados y acudirán como cada año a su cita. No temáis por vuestros regalos. Desde aquí hacemos un llamamiento para que cuando los niños españoles reciban un regalo, piensen en los millones de niños, tanto en Palestina como en el resto del mundo que no tienen ninguno.

Hoy Madrid ha sido solidaria, unas horas antes, la Coordinadora Estatal de Asociaciones Solidarias con el Sáhara, convocó una concentración enfrente de la embajada de Marruecos para exigir la libertad inmediata para los presos políticos saharauis de Gdeim Izik, Campamento de la Dignidad que más de 20.000 saharauis levantaron con jaimas cerca de El Aaiun ocupado.

El 17 de febrero de 2013, veinticinco saharauis sufrieron ilegales condenas por un tribunal militar. Bajo torturas y amenazas fueron condenados a cadena perpetua. El juicio fue denunciado por observadores internacionales y organizaciones de Derechos Humanos. Ante la presión Internacional, Marruecos decidió repetir el juicio pero ya en jurisdicción civil. Decidieron que el nuevo juicio se celebrara entre los días 26, 27 y 28 de diciembre de este año coincidiendo con la navidad, para evitar la presencia de observadores internacionales y de defensores de los derechos humanos saharauis.

Está concentración coincide con la huelga de hambre que tres activistas saharauis llevan a cabo frente a la embajada de Marruecos para reivindicar sus derechos más básicos a un trabajo y una vivienda en El Aaiun ocupado. Mohammed Fadel Benyaich lleva desde el 6 de diciembre, acampado frente a la embajada, para exigir demandas sociales y económicas, así como derechos humanos para el Sahara (El Aaiun). “Voy a seguir hasta la última gota de mi sangre, o morir aquí”

Fuente: Agustín Millán, Diario16 (Sátira)