2016 · 12 · 19 • Fuente: Ahmad Kabariti, Mondoweiss / Traducción: Palestinalibre.org

Escuela de música en Gaza utiliza a Mozart y Fairuz para superar los efectos de la guerra

"El estado son las calles y edificios de piedra o la economía, el Estado es cultura", señaló Suhail Khoury, director del Conservatorio Nacional de Música Edward Said en un comunicado el 2014.

A las afueras de un edificio en el barrio de Tal al-Hawa de la ciudad de Gaza un grupo de jóvenes se reúnen bajo una ventana para escuchar una hermosa música clásica que sale desde una ventana a unos pocos metros más arriba.

La ventana pertenece a un pequeño apartamento utilizado como una modesta escuela de música, que se ejecuta sin la iluminación adecuada debido a las largas horas de cortes de electricidad en Gaza. La música que están escuchando es interpretada por Raslan Ashour, de 16 años, que está practicando "Exsultate"  de Mozart en una trompeta.

Como empieza a tocar otra melodía, su tutor, Natasha Radawn observa de cerca y sonríe. "Su desempeño ha mejorado mucho, a pesar de algunos pequeños errores", explica.

La pasión de aprender música clásica oriental y occidental de Ashour no fue muy bien recibida por su madre, que creía que su hijo debía aprender "algo más útil", como  gestión, con el fin de ser como su padre que trabaja en el negocio de la moda.

"Mi padre es quien me compró la trompeta en el primer lugar. Yo tengo un sueño de ser un director agitando una batuta delante de una orquesta. ¿Por qué no? Me encantaría ser esa persona", dijo Ashour a Mondoweiss.

Raslaan Ashour (Foto: Mohammed Asad)

La Escuela de Música de Gaza  se estableció en 2008 como parte del Conservatorio Nacional de Música Edward Said, y fue dañada durante la ofensiva israelí en Gaza a finales de ese mismo año. Said estableció la rama principal del instituto de música en Jerusalén bajo el lema: "Hoy una orquesta, un estado de mañana". "El estado son las calles y edificios de piedra o la economía, el Estado es cultura",  señaló Suhail Khoury, director del conservatorio, en un comunicado el 2014.

La educación musical no es común en Gaza pero ahora casi entusiastas 190 alumnos se reúnen en las salas de esta escuela. Muchos esperan utilizar sus instrumentos para escapar de la turbulenta situación en la asediada Franja de Gaza a  un mundo muy diferente.

Kuzam Hejjo (Foto: Mohammed Asad)

En una de las habitaciones, Kuzam Hejjo, de 11 años, sostiene su cello al intentar leer "El Cascanueces" de Tchaikovsky de un antiguo conjunto de partituras traído desde Rusia por su tutor, que se trasladó a Gaza después de su matrimonio.

"Me imagino a persona una muy pequeña que puede ir a través de la música y comienza a saltar sobre sus cuerdas, como el personaje de dibujos animados (Barbie Mariposa), " ella dijo a Mondoweiss.

Los padres de Hejjo creen que es el momento de prestar más atención a sus estudios o unirse a un club deportivo. Aproximadamente la mitad de los estudiantes terminan dejando la escuela para dedicarse a otros campos. Muchos también piensan que no es el momento adecuado para la música debido a la situación política en Gaza.

"Estos instrumentos de música y artes en general son parte de la guerra en Palestina, y tienen un enorme impacto no menor que la de las balas K47", explica Yelina Lidawi, de 28 años, un profesor de música originario de Osetia del Norte. "La música es parte del patrimonio del pueblo y de la lucha histórica", agregó Lidawi.

Fotos cuelgan en la escuela de famosos compositores y músicos occidentales y árabes (Foto: Mohammed Asad)

Pero Samy Rabah, de 15 años, fue uno de los que dejaron la escuela después de que sus amigos se burlaran de él porque compartió una foto en Facebook tocando una guitarra. "Yo no podía soportar este tipo de desaprobación, pensé que parecía estúpido y que esta guitarra me traería vergüenza", dijo.

Después que Rabah se saliera de la escuela de música se unió a un campo de entrenamiento de jóvenes organizado por Hamas. Fue uno de los 30.000 jóvenes que se han unido para realizar en estos campos un intenso entrenamiento durante unas pocas semanas cada verano. El padre de Rabah, administra una pequeña tienda de comestibles, dijo que la "liberación de Palestina no necesita música o tambores, mientras que Israel es tan bueno tocando los tambores de guerra y están dispuestos a atacarnos en cualquier momento".

La turbulenta atmósfera de guerra y privaciones ha dejado secuelas en los niños de Gaza. Sameer Zaqout, un psicólogo del Programa Comunitario de Salud Mental de Gaza, dice que el 73 % de los niños de Gaza sufren trastornos de conducta y trastornos psiquiátricos, mientras que 600.000 personas necesitan diferentes tipos de intervenciones psicológicas.

Zaqout añadió que este tipo de atmósfera empujó a la juventud, con el apoyo de los padres, a unirse a los campos de entrenamiento en búsqueda de venganza, para evitar una sensación de derrota o para superar los sentimientos de pérdida en curso.

Haifaa Abu shamlah (Foto: Mohammed Asad)

Mientras tanto, Abu Haiyfa Shamla, de 13 años, se ocupa de estas circunstancias de una manera diferente y sigue yendo a la escuela de música. En su violín interpreta a una famosa canción sobre Palestina de la legendaria cantante libanesa Fairuz titulada, "Yo no voy a olvidar Palestina".

"Para reproducir música significa para difundir la felicidad entre otros. Por el contrario, creo que incluso los que utilizan para hacer que las personas sufren y han participado en la matanza y la destrucción, no le importaría tener momentos de alegría y felicidad ", dice Abu Shamla.

Sus padres siguen animándola a tocar siempre que sea posible, incluyendo los eventos familiares. "Tocar música es un medio para difundir la felicidad entre otros. Por el contrario, creo que incluso a aquellos que hacen sufrir a los pueblos y estuvieron implicados en la matanza y la destrucción, no le importaría tener momentos de alegría y felicidad", dice Abu Shamla.

El tipo de felicidad que ella quiere no es una cosa fácil de conseguir dentro de la limitada capacidad financiera y técnica de la escuela de música. La falta de la música en el currículo de las universidades de Gaza impone nuevos desafíos sobre el futuro de la educación musical, y constituye una amenaza para la expansión y el crecimiento de una generación en Gaza que ama la música.

Clase de violín (Foto: Mohammed Asad)

(Foto: Mohammed Asad)

Acerca del autor: Ahmad Kabariti, es un periodista independiente con sede en Gaza.

Fuente: Gaza music school uses Mozart and Fairuz to overcome effects of war

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Ahmad Kabariti, Mondoweiss / Traducción: Palestinalibre.org