2016 · 11 · 22 • Fuente: Andrea Valentino, Palestine Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Women's Film Festival exhibe el optimismo de la mujer palestina

En Palestina, las figuras culturales más respetadas son hombres. El Festival Shashat está tratando de cambiar esta situación, en su décimo año, tiene como objetivo poner en relieve la enorme contribución que realizan las mujeres cineastas a la vida palestina.

Mahmud Darwish, Edward Said, Ghassan Kanafani. En Palestina, las figuras culturales más respetadas son hombres. El Festival Shashat está tratando de cambiar esta situación. El festival, ahora en su décimo año, tiene como objetivo poner en relieve la enorme contribución que realizan las mujeres cineastas a la vida palestina.

Este festival se efectuará hasta el 11 de diciembre, y es el más antiguo festival de cine femenino en el mundo árabe. Noventa proyecciones tendrán lugar en diecisiete ciudades de toda Cisjordania y Gaza. Dos campamentos de refugiados también están organizando eventos.

Cuatro películas fueron exhibidas en la noche inaugural, cada mujer cineasta muestra la situación sobre los palestinos de diferentes maneras. Si esto suena un poco abrumador, Shashat dio cierta estructura a las actuaciones mediante la organización de las películas bajo un único título: "¿Qué es el mañana?"

Este mandato impreciso significa que, en la práctica, las realizadoras podían dejar correr su imaginación, con tal de que relataran sus historias relacionadas al "mañana". El resultado es una variada selección de obras.

Quizás la película más sorprendente fue "Un verano muy caluroso" de Areej Abu Eid. En su distintivo acento nasal de Gaza, Abu Eid, describe sus experiencias desgarradoras esperando el amanecer bajo las bombas israelíes en la ofensiva israelí de 2014.

Los doblajes intensos de Abu Eid proporcionan a  la película un poco de contexto entre el caos: "dormimos un poco aquí y allá cuando se detiene el bombardeo... es un calor insoportable, como si el infierno abriera sus puertas". Hablando después de la proyección, Abu Eid también hizo hincapié en la naturaleza personal de su trabajo: "la película muestra las dificultades que enfrentamos todos los habitantes de Gaza. He vivido esto".

No menos conmovedora, pero totalmente diferentes en estilo, fue "Salha" de Lana Hijaza y Yousef Atwa. La protagonista, una inteligente niña llamada Hantoush, describe sus luchas diarias al crecer en un campamento de beduinos en Wadi Abu Hindi. Con humor, Hantoush imagina escapar de los colonos israelíes, saltando sobre su oveja y volando mágicamente (la oveja tiene alas) por un mañana mejor.

"Graffiti", por su parte, sigue el trágico destino de Raid y Danya, dos jóvenes amantes que fueron asesinados por soldados israelíes en Hebrón. El público ve como su desgarradora historia se despliega a través de grafitis garabateados en una pared el día después de que ambos murieran.

Al igual que Abu Eid, Fida Nisa, directora de "Graffiti", también hizo hincapié en el carácter personal de su historia. Después de todo, ella creció esquivando las rocas de colonos israelíes en la ciudad. "Un soldado puede poner su dedo en el gatillo y disparar, y voy a terminar como ellos", explicó.

Todas estas películas son distintas en cuanto a estilo y contenido, pero, Nia Tamooz organizadora del festival encuentra que todos ellas "expresan las diversas identidades personales del pueblo palestino a través de los ojos de las mujeres" de una manera muy personal.

Así que, claramente, la naturaleza exclusivamente femenina de estas producciones no era sólo una idea. Como Ehab Bessaiso, Ministro de Cultura palestino, señaló: "el aspecto más importante de este festival es dar oportunidades para que las películas creadas, filmadas, editadas y producidas por mujeres  sean exhibidas en Palestina".

El público también apreció esta faceta del festival. Mustafa Zaghlol, un estudiante de Ramallah, señaló que era "sorprendente ver la industria del cine en Palestina producir obras de esta calidad".

"Es especialmente refrescante ver algo organizado por mujeres palestinas", agregó.

Y si los organizadores tuvieron éxito en la promoción del cine femenino, también hicieron hincapié en los ideales más amplios detrás del festival. Para la presidenta del festival, Ghada Tirawi, el festival fue una oportunidad para "promover la unidad en la sociedad palestina a través de la realización cinematográfica, independientemente de las restricciones políticas o geográficas".

Tamooz estuvo de acuerdo con estos principios. Para ella, Shashat es una forma de "mostrar y resaltar la identidad y  los problemas de los derechos humanos en Palestina".

El Ministro Bessaiso también destacó el aspecto político de la fiesta. La represión a la sociedad civil palestina, por ejemplo una campaña en contra los partidarios del BDS, se ha convertido en una favorecida táctica israelí en los últimos meses.

Además explicó que el principio de "continuar la cultura palestina frente a la ocupación israelí" es increíblemente importante, especialmente porque las películas que se exponen fueron realizadas en toda Cisjordania y la Franja de Gaza. La dispersión geográfica de las películas "demuestra que Palestina continúa, incluso con los cortes impuestos por Israel en Gaza, Cisjordania y Jerusalén unos de otros".

"¿Qué es el mañana?" También podría ser visto como un eslogan para el pueblo palestino en general. "¿Cuál es mañana?", consultó el ministro Bessaiso. "Mañana somos nosotros. Mañana es Palestina. Mañana es lo que nosotros queremos que sea".

Con el Festival Shashat, entonces, las mujeres palestinas tienen la oportunidad de moldear un mañana como ellas lo consideren conveniente, mientras que también arroja una mirada sensible a los problemas de hoy.

Fuente: Women’s film festival showcases Palestinian optimism

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Andrea Valentino, Palestine Monitor / Traducción: Palestinalibre.org