2016 · 09 · 15 • Fuente: Palestinalibre.org

Aniversario 34 de las masacres, Imposible olvidar Sabra y Chatila

Hace 34 años, un 16, 17 y 18 de septiembre de 1982, el horror y la barbarie tiñó de sangre los campamentos de refugiados palestinos de Sabra y Chatila. Miles de civiles fueron asesinados a sangre fría. Los criminales aún gozan de la más absoluta impunidad. Human Rights Watch lamentó que el general israelí Ariel Sharon, responsable directo de las masacres, no haya comparecido ante la Justicia. El escritor israelí Amos Oz lo comparó con el asesino en serie de un condado de Inglaterra…

Un grupo de mujeres aterrorizadas logró, el 16 de septiembre de 1982, escaparse del campamento de refugiados de Chatila y llegar hasta unos militares israelíes apostados a tan solo cientos de metros del lugar donde se estaba perpetrando la mayor matanza de civiles palestinos de la historia. Les suplicaron que la parasen, pero no lo hicieron. Cuando acabó la matanza, en la madrugada del 18, se contabilizaron más de 2.000 muertos.

“El jueves [16 de septiembre] por la noche vimos llegar a nuestro puesto mujeres palestinas del campamento de Chatila”, confirmó un militar israelí al diario Haaretz de Tel Aviv. “Con gritos histéricos nos dijeron que los falangistas [milicia cristiana] recorrían las calles matando a niños y obligando a los hombres a subirse a camiones”, prosiguió. “Informé a mis oficiales, pero me contestaron: ‘Todo va bien; no temas nada”.

Probablemente no hubiese sido ni siquiera necesario escuchar a las mujeres para tomar conciencia de la tragedia en curso. En la azotea del edificio que albergaba la Embajada de Kuwait en Beirut había un puesto de observación israelí, desde donde se dominaban los campamentos, que este corresponsal vio. Parte de la matanza se perpetró de noche, pero los asaltantes alumbraron Sabra y Chatila con bengalas.

A finales de agosto de 1982, el Ejército israelí —a las órdenes de Ariel Sharon, ministro de Defensa— había logrado, tras dos meses de cerco, expulsar de Beirut a la Organización para la Liberación de Palestina (OLP) y conquistar, por primera vez, una capital árabe. En su guerra contra los palestinos contó con la ayuda de las milicias cristianas, especialmente de las Fuerzas Libanesas, también llamadas falangistas.

La oleada de indignación que suscitó la matanza, dentro y fuera de Israel, obligó a las autoridades israelíes, a poner en pie una comisión, presidida por el presidente del Tribunal Supremo, Isaac Kahan, para averiguar quién fue el responsable. “Es imposible justificar la ignorancia del peligro [que suponía la entrada de los falangistas en los campamentos] por parte del ministro de Defensa”, recalca la comisión Kahan en sus conclusiones, el 8 de febrero de 1983. Es “responsable de no haber dado las órdenes oportunas para reducir los riesgos que conllevaba la intervención de los falangistas”. “El ministro de Defensa no ha cumplido con su deber” y “debe él mismo extraer las consecuencias de sus errores”.

Sharon dimitió entonces, pero, como lamentó la prestigiosa ONG norteamericana Human Rights Watch el día de su muerte, nunca rindió cuentas ante la justicia, israelí o internacional. Regresó incluso en 2001 al Ejecutivo por la puerta grande: fue nombrado primer ministro.

El periodista israelí Amnon Kapeliouk, autor del libro Sabra y Chatila, investigación sobre una matanza, subrayó las insuficiencias de la labor de la comisión Kahan. Más aún que sus artículos minuciosos una frase del escritor israelí Amos Oz desmontó los argumentos que Sharon empleó para defenderse: “Aquel que invita al destripador de Yorkshire a pasar dos noches en un orfanato de niñas no puede después pretender, al ver los cadáveres amontonados, que había acordado con él que solo lavaría las cabezas de las muchachas”.

Ignacio Cembrero, El País - España

Fuente: Palestinalibre.org