2016 · 05 · 03 • Fuente: Hageo Hitron, Haaretz / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)

Zubin Mehta preocupado: 'Israel está aislado'

En una entrevista por su octogésimo cumpleaños el veterano maestro de la Orquesta Filarmónica de Israel está seguro de que la audiencia lo ama, ataca al Gobierno de Tel Aviv y teme por la imagen internacional del país.

Zubin Mehta y la Orquesta Filarmónica de Israel nacieron el mismo año y se enamoraron a los 25 (foto Oded Antman)

Astuta elección del Teatro de Jerusalén de representar El hombre es igual al hombre, de Brecht. En otro escenario de Tel Aviv West Side Story es tan emocionante y relevante como siempre. Una adaptación teatral israelí electrizante de La Milla Verde, de Stephen King.

La unión exitosa entre Zubin Mehta y la Orquesta Filarmónica de Israel comenzó en 1961 como un amor a primera vista y ha perdurado a través de más de 2.000 conciertos.

El director indio-europeo-americano, que celebra su octogésimo aniversario este año, siempre ha llenado un papel central en la preservación de una maravillosa orquesta que inundó al público israelí con lo más fino de la cultura europea. Cientos de maravillosas experiencias musicales tuvieron lugar en el Auditorio Charles Bronfman, anteriormente conocido como el Fredric R. Mann Auditorium (Heijal Hatarbut) en Tel Aviv y en el top de la lista están los eventos de conciertos de ópera realizados por Mehta y protagonizados por algunos de los más grandes cantantes del mundo. Algunos de ellos visitaron Israel, sobre todo, debido a él.

Zubin Mehta y su esposa Nancy posan durante las ceremonias en honor a Mehta con una estrella en el Paseo de la Fama en Hollywood, California, 1 de marzo de 2011 (Reuters) 

En la introducción de su biografía, en hebreo, de 2007 Zubin Mehta: The Score of my Life, Mehta escribió que esperaba poder ver a la Filarmónica de Israel actuando en Amman, Damasco y El Cairo. Dijo también que esperaba ver a un músico palestino unirse a la orquesta.

Esta semana en una breve entrevista, sin vacilar, el maestro eligió palabras categóricas para una sola cuestión: "Admiro a los israelíes... por su paciencia en la política de statu quo que su Gobierno les presenta. Una situación en la que nada avanza. Esto me preocupa por ser alguien que conoce muy bien la imagen de Israel en todo el mundo. Israel está aislado. Y voy a decirlo una vez más: Aislado”.

Agregó más tarde, en una corriente de asociación: "no quiero ni pensar lo que pasaría si una de las colonias tuviera que ser evacuada. Después de todo los colonos dicen que "solo los sacarán muertos". Yo digo: Piensen en el aspecto humano. No se puede tomar la tierra de otra persona y decir que de ustedes porque lo dice la Biblia. Es como si nosotros, los creyentes de la religión zoroástrica, ahora demandáramos las tierras en Irán porque hace mil años vivimos allí".

Volvamos al principio del libro: En mayo de 1961 el crítico musical del periódico Haaretz, el compositor Alexander Urías Boskovich, escribió que Mehta había triunfado con la Segunda Sinfonía de Dvorak "a pesar de que es difícil de resucitar una música tan aburrida por su ingenuidad".

Boskovich caracteriza los movimientos del carismático director "con gestos agradables a la vista, sencillos y sobrios pero dinámicos". En octubre de 1961 escribió: "Se le debe ver como uno de los más grandes directores del futuro. Cuenta con energía y disposición en cada rango histórico musical y para cada estilo".

La historia de amor de Mehta con Israel se basa en su frenético estilo de vida. Su padre era músico, pero sus padres querían que él estudiara medicina. El joven Zubin siguió sus instrucciones pero muy rápidamente desobedeció y eligió la música.

Zubin Mehta con el exalcalde de Tel Aviv Shlomo Lahat

Con su característica personalidad –su precisión en el habla es uno de los elementos más importantes del carisma de Mehta– escribe, al comienzo de su biografía, que se dedica a la que considera la mejor profesión del mundo, rodeado constantemente de obras maestras. En otra parte del libro, en relación con los problemas de los músicos de la Filarmónica de Nueva York, dice que por desgracia es posible en cualquier orquesta encontrar algunos músicos que parecen estar aburridos y esto es un enigma. ¿Cuántas personas pueden decir de sí misma que en su profesión pueden trabajar con tanta belleza y tanta satisfacción como los músicos?

Mehta llega a su octogésimo cumpleaños, el 29 de abril, pero aún es capaz de mantenerse al día con su estilo de vida frenético y el ritmo de trabajo tan exigente. Dice que en Munich, una de sus bases laborales, lleva a cabo dos o tres representaciones de ópera a la semana. Y en Israel, donde aparece de vez en cuando, dice con orgullo que su ritmo es de siete actuaciones a la semana.

¿Descansa alguna vez? Mehta dice que sí, que a veces se toma "vacaciones cortas una semana aquí, una semana allí".

En cuanto a su capacidad ejecutiva, miles de amantes de la música en Israel y cientos de miles de personas de todo el mundo conocen sus clips de vídeo  (disponibles en YouTube) que lo inmortalizan tocando el contrabajo en 1969 integrando el Quinteto Para Piano en La Mayor de Franz Schubert en La Mayor (más conocido como Quinteto la Trucha), junto a la "mafia judía" de Itzhak Perlman, Daniel Barenboim, Pinchas Zukerman y Jacqueline Mary du Pré. Produjeron un DVD comercial a partir de la actuación.

¿Cuánto tiempo libre necesitaría hoy para renovar sus habilidades como bajista, actividad que abandonó hace mucho tiempo? Al menos un mes de práctica, dice Mehta. Después de todo sus dedos ya no son tan fuertes antes. En teoría podría volver al bajo, pero deja claro que no tiene tales planes.

No después de un minué

Volviendo a su pasado una vez más, en una entrevista con Michael Ohad en 1963 -cuando el nombre Mehta seguía siendo un problema para muchos israelíes para transcribirlo al hebreo, en el pie de foto de una entrevista en un diario apareció en hebreo como "Makhta", el maestro habló de la costumbre de los israelíes de acudir a los conciertos vestidos de manera informal: "un público que viene a un concierto sinfónico con las mangas enrolladas me hace mal", dijo a Ohad. "La música exige respeto y está destinada a un público aristocrático. El espíritu es aristocrático".

Hoy ha cambiado de opinión, es más tolerante, se contiene. Sí, es posible llegar a un acuerdo con la vestimenta no formal también, sobre todo en el verano, dice.

¿Aplausos en medio de una obra? Mehta no se une a las personas que lo fomenten con el fin de romper las barreras, diseño de un nuevo público para la escena clásica. En el terreno diplomático, dice que a veces la gente aplaude en medio de una sesión de ejecución por falta de conocimiento, depende de cuando lo hacen. Pide que no sea después de un minué, por favor.

¿Qué sinfonía le representa el mayor desafío, todavía?

"La Séptima de Mahler. Un trabajo muy difícil".

¿Qué obras importantes prefiere evitar?

Mehta vacila y dice que no es un gran fan de la música británica, pero dirige la música de Edward Elgar.

De las principales orquestas del mundo, incluidas las que usted dirigió, ¿cuál podría identificar por su forma de tocar incluso con los ojos cerrados?

"Tal vez un sólo unas pocas, en su mayoría por los instrumentos de viento".

¿Cuáles son algunas de las experiencias cumbres de su carrera?

Mehta dice que es difícil elegir alguna en particular, pero sin duda la primera vez que llevó la Filarmónica de Israel a la India en 1994 y la ejecución de la cantata de Arnold Schoenberg Gurre-Lieder en Tel Aviv... y también la primera vez que dirigió a la Filarmónica de Israel en Berlín, en 1995.

En su libro, Mehta menciona la actuación conjunta de la Filarmónica de Israel y la Orquesta Estatal de Baviera en Weimar en 1999. También recuerda que el día anterior visitó con sus colegas israelíes el sitio conmemorativo en el cercano campo de concentración de Buchenwald.

Mehta habla muchos idiomas: Su lengua materna es el Gujarati (el idioma de la provincia más grande de la India, que también fue el primer idioma de Mahatma Gandhi), indostánico, alemán, Inglés, italiano y francés.

En cuanto a sus sueños dice que sueña principalmente con sus padres, pero no está claro en qué idioma. En su autobiografía Mehta escribió sobre sus dificultades en la comunicación con los músicos cuyo idioma no habla, por ejemplo dos músicos de la Filarmónica de Israel que sólo hablaban ruso. Muchos músicos de la orquesta no hablan inglés o yiddish, que le es particularmente fluido, dice.

¿Escucha música por placer?

"Hmmm. A veces, "dice. "Mayormente música de cámara y conciertos de música de cámara públicos aquí en Israel principalmente".

Fuente: Zubin Mehta Is Worried: 'Israel Is Isolated'

Fuente: Hageo Hitron, Haaretz / Rebelión (Traducido del inglés para Rebelión por J. M.)