2016 · 03 · 24 • Fuente: Hamza Abu Eltarabesh, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

Gaza: Hacer de payaso para alejar el miedo y la ansiedad

El "Equipo Doctores Payaso", crea un ambiente confortable para los niños hospitalizados en Gaza, y se han convertido en una parte primordial en sus tratamientos, además de la medicación habitual

Médicos disfrazados de payasos, logran sacar una sonrisa a los niños hospitalizados. (Cortesía del payaso Los médicos del equipo)

No es raro pasar por una de las salas del hospital pediátrico Abdelaziz al-Rantisi en el centro de la ciudad de Gaza y escuchar la risa de un niño.

Es un sonido de bienvenida en un lugar que a menudo es de dolor y miedo, además de hacer más fácil la ida al consultorio del doctor.

En una reciente mañana de invierno, fue Rafat al-Satari que se reía ruidosamente en una cama de hospital, preparándose para el tratamiento de diálisis. ¿La causa? Dos payasos de nariz roja hacían muecas y  trucos de magia acabando con la entregar de un pastel en su habitación, en ocasión de su sexto cumpleaños el 26 de febrero.

La entrega de un pastel por parte de un payaso es el resultado de una iniciativa de 2013, por Majed Kalloub, que fundó el " Equipo Doctores Payaso", que visitan a los niños enfermos de la Franja de Gaza. La idea, dijo, no era sólo proporcionar cierto alivio a los niños, sino también para ayudar al personal médico hacer su trabajo.

"¿Quién es el doctor payaso?", indicó  Kalloub a The Electronic Intifada. "Una mano de ayuda para el médico de verdad. Nuestro trabajo no sólo es hacer felices a los niños, sino que también los ayuda a aceptar los que sus médicos hacen".

La iniciativa ha sido popular entre los pacientes y el personal hospitalario por igual. De acuerdo con el director del hospital, Abdelaziz al-Rantisi, el Dr. Mustafa al-Ayla, la iniciativa ha cambiado la atmósfera en un hospital más acostumbrado al sonido del llanto.

"El equipo médico payaso crea un ambiente confortable para los pacientes, y se han convertido en una importante adición a nuestro tratamiento, además de la medicación habitual", dijo.

La risa es la mejor medicina

"La risa ayuda al sistema respiratorio y cardiovascular", agregó el Dr. Ayla. "Se relajan los músculos, disminuye el estrés y reduce el dolor. Por lo que estamos dispuestos a hacer todos los esfuerzos posibles para que el equipo pueda hacer su trabajo aquí".

Kalloub - Dr. tuercas para los niños – no tiene duda en cuanto a los beneficios que aportan su equipo.

"Imagina ser un niño en el hospital lejos del entorno familiar, de su casa, amigos y parientes ", dijo este integrante del equipo de 24 años, justo después de entregar la torta a Rafat. "Vas a estar ansioso y solitario y probablemente también con dolor. Es aquí donde los ayudamos".

Kalloub y compañero payaso Ala Miqdad - Tío Aloush para los niños y uno de los otros seis payasos en el equipo - han trabajado con varias organizaciones en la Franja de Gaza, incluyendo el grupo italiano de derechos humanos International Cooperation South South (CISS). No detuvieron su trabajo durante la incursión de Israel a Gaza en 2014, en ese tiempo no sólo trabajaron en los hospitales, también lo hicieron en los refugios donde la gente había buscado abrigo, tratando de aliviar los temores de los pequeños niños.

Se inspiran fuertemente en Big Apple Circus, que fue creado por dos artistas callejeros estadounidenses que, después de regresar de una gira por Europa en la década de 1970, se inspiraron para iniciar un circo en Nueva York. En 1986, comenzaron a ofrecer funciones a los niños en los hospitales.

Cambio de actitud

Rafat disfrutó de su cumpleaños. Hablando en voz baja, el niño dijo que el "Dr. Tuercas  y el tío Aloush" le habían ayudado a no temer a los médicos.

Al lado de su cama, su madre que inicialmente era escéptica también cayó en la magia del equipo.

"Me pareció extraño al principio", dijo Ayat Mansour, de 37 años. "Aquí mi hijo está llorando y luego estos dos vienen  a jugar juegos tontos para él. Pero pude ver cómo cambia su rostro. Lo oigo reír de nuevo. Ahora creo que es esencial".

Cada mañana, Rafat ahora espera con impaciencia al payaso. "Él está mucho menos ansioso tras su visita", añadió.

La ruidosa celebración del cumpleaños de Rafat también atrajo al Dr. Ayla, que no sólo llegó a ver el alboroto que había, incluso se unió a los juegos, terminando con un poco de torta.

Los sucesivos ataques militares israelíes a Gaza y un bloqueo de casi 10 años han tenido un impacto muy negativo tanto física y psicológicamente en los niños, y el Dr. Ayla sugiere que los efectos de salud a largo plazo de la guerra israelí se están empezando a mostrar.

"Hemos estimado un aumento de siete veces en el número de enfermedades crónicas entre los niños, especialmente en el cáncer y las enfermedades del corazón, que creemos que es debido a la utilización de gas y residuos químicos resultantes del uso ilegal de armas prohibidas", dijo.

Un reciente estudio  realizado por un médico de Gaza encontró un aumento estadísticamente significativo en la incidencia de las cardiopatías congénitas en los bebés que nacen directamente después de un gran ataque israelí, de los cuales se han producido tres en menos de una década.

Enfrente de la habitación de Rafat, otros dos payasos del equipo estaban haciendo lo suyo a   Mariam al-Quqa, de 10 años.

Llegando a Mariam

La madre de Mariam dijo que su hija se negaba a hablar en el hospital hasta que fue visitado por los payasos. (Cortesía del payaso Los médicos del equipo)

Mariam tiene insuficiencia renal y regularmente viene al hospital para recibir el tratamiento de diálisis. Pero a ella no le gusta estar en el hospital. "En casa, ella es una niña normal y feliz", dijo Sanaa, su madre. "Aquí, se negaba a hablar."

Hasta que, Zakia al-Bayoumi y Bisan al-Surdi, ambas de 21 años, se hicieron cargo de ella. El equipo femenino de dos payasos ha demostrado ser muy popular entre los niños y tienden a dialogar con los jóvenes pacientes tanto como ellos los necesiten.

Cuando "Dr. Ziko" y "Dr. Biso" conocieron a Mariam, había estado recibiendo tratamiento regular en el hospital durante tres años. Durante todo ese tiempo se mantuvo en silencio, dijo su madre: Mariam simplemente no quería hablar.

Y cuando su rutina habitual no obtuvo mucha respuesta, al-Surdi intentó algo diferente. Se quitó el traje de médico payaso, se tumbó en la cama junto a Mariam y le susurró durante 15 minutos, mientras que Zakia continuaba haciendo muecas.

Y funciono. En un momento dado, la cara de Mariam se iluminó e instó a las dos payasos para continuar.

"Esa fue la primera vez que Mariam habló en el hospital", dijo Sanaa agradecida. "Al parecer, nada aliviaba el miedo a un hospital, excepto el doctor payaso. Estoy feliz de que estén aquí por ella y por los otros niños".

El trabajo del equipo no se limita a los hospitales. También costean visitas a las familias de los pacientes y organizan fiestas para los que han sido tratados con éxito.

Es gratificante el trabajo, dicen los payasos, pero conlleva un riesgo emocional.

"Somos bienvenidos por el personal y las familias. Los niños esperan nuestras visitas ", dijo Kalloub. "El trabajo no presenta ningún reto en ese frente".

"Pero no podemos escapar de la realidad: la parte más difícil del trabajo es cuando recibimos una llamada del hospital para informarnos de que uno de los niños al que hemos tratado y lo hemos hecho reír ya no está con nosotros."

Sobre el autor: Hamza Abu Eltarabesh es un periodista de Gaza.

Fuente: Clowning away fear and anxiety

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Hamza Abu Eltarabesh, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org