2016 · 02 · 16 • Isabel Pérez para Elmundo.es

Gaza: Salir o morir

Miles de personas se aglomeran, desesperadas, para pasar a Egipto por el paso fronterizo de Rafah. Hay 25.000 personas en lista de espera para salir, según las autoridades.

Es la primera vez que la policía de Hamas en la franja de Gaza despliega hasta dos controles en la carretera de Saladino que conduce al paso fronterizo egipcio de Rafah. Están a aproximadamente un kilómetro del portón que abrió ayer y permanecerá abierto, si no hay cambios, hasta este lunes. Son dos días en los que miles de personas se aglomeran, desesperados, a la espera de que sus nombres sean anunciados por megáfono.

Autobús a la esperanza

A las 11:30 de la mañana del domingo, solo un autobús lleno de estudiantes salía hacia el lado egipcio. Los jóvenes han perdido el curso académico que comenzó hace meses, también las becas que les habían sido otorgadas, pero suben al autobús pensando en que el próximo año académico puedan unirse a las clases.

"Yo voy a Argelia - dice una joven.- Este año no podré ir a la universidad de Medicina pero aprovecharé estos meses para aprender francés".

"Todavía no sé nada de si tendré o no beca el año que viene - apunta un joven.- Espero que sí. De todos modos no volveré a Gaza. Esperaré en Egipto".

Las autoridades palestinas amontonan dentro de los autobuses el doble de pasajeros que admite su capacidad. Hisham Adwan, director del paso de Rafah en Gaza, afirma que este segundo día se está procediendo a enviar fuera a los estudiantes. El día anterior fue el turno de aquellos que poseen residencias en el extranjero.

"Ayer sábado salieron 726 viajeros y llegaron a Gaza 533", declara Adwan para EL MUNDO desde el propio paso. "Si los egipcios abrieran el paso durante 24 horas dos semanas seguidas, la crisis se resolvería", continúa Adwan.

Sin embargo, la lista de espera para salir de la franja sigue aumentando cada día, alcanzando más de 25.000 casos con prioridad de salida.

A las afueras del paso, en plena carretera, una multitud corre detrás de un autobús que carga pasajeros. Aquí no solo hay estudiantes, jóvenes en busca de un futuro, sino también familias con niños o ancianas. Todos piden a gritos que les dejen subir, enseñando sus pasaportes. La policía de Hamas, armada y con bastones, intenta poner orden. Al abrirse las puertas del vehículo, una marea se lanza hacia las escaleras. Un paso dentro del autobús significa un paso hacia la libertad.

"Yo tengo una coordinación para salir. Soy palestina de Gaza pero estoy casada con un egipcio y tengo pasaporte egipcio", cuenta una mujer de unos 50 años que viaja sola. La mujer dice haber esperado nueve meses para poder salir. Hoy espera conseguirlo gracias a la "coordinación" o, en pocas palabras, el pago de un soborno que puede ascender a los 3.000 dólares.

"Nos tratan como si fuéramos animales. Ojalá pudiéramos viajar como lo hace el resto del mundo.- Grita un hombre.- Esto es inhumano, nos hacen esperar durante horas en la carretera, sin baños ni sombra ni dónde sentarnos".

Drástico aumento de casos de suicidio

En solo una semana, los medios palestinos han informado sobre cuatro casos de intento de suicidio. El denominador común: la precaria situación económica y los problemas familiares.

El primero de ellos se subió a la torre de comunicaciones de una radio gazatí frente a la Universidad Al-Azhar en la ciudad de Gaza. En este caso, la policía y los vecinos lograron convencerle para que no se tirara.

El segundo llegó un día después: un hombre que logró quitarse la vida ahorcándose en un huerto a las afueras de la ciudad de Jan Yunís. Pocos días después, también en la municipalidad de Jan Yunís, en Banisela, un joven entorno a los 24 años de edad, se prendió fuego a lo bonzo en la calle. Su estado actual es crítico.

En la tarde del sábado, un adulto intentó degollarse así mismo en Gaza. La policía lo trasladó al hospital inmediatamente.

Acerca de la autora: Isabel Pérez, periodista especializada en Seguridad en Mediterráneo y Oriente Medio. Islamismo. Colabora con El Mundo. Eldiario.es. HispanTV desde Gaza. En Twitter: @itxaP

Fuente: Gaza: Salir o morir

Isabel Pérez para Elmundo.es