2016 · 01 · 18 • Fuente: Jalil Sahurie, ABNA

Primera parte: Régimen sionista de Israel destruyó Santuario de Imam Hussein ibn Alí (P) en Palestina

En julio de 1950, Maydal -hoy Ashqelon- era todavía una ciudad mixta. Cerca de 3.000 palestinos vivían en un lugar cerrado, un guetto cercado, junto a los recién llegados residentes judíos.

Antes de la guerra de 1948, Maydal había sido un centro comercial y administrativo con una población de 12.000 habitantes. También tuvo importancia religiosa: cerca, en medio de las ruinas de la antigua Ashkelon, estaba Mash'had Seyedna al-Hussein, una estructura del siglo XI, donde, según la tradición, la cabeza de Hussein ibn Alí (P), nieto del Profeta Muhammad (Bdp) fue enterrada. Peregrinos musulmanes, tanto shiítas como sunnítas, visitan el sitio. Pero después de julio de 1950, ya no había nada para que ellos visitasen: es entonces cuando las fuerzas de defensa de Israel volaron el Mash'had Nabi Hussein.

Este no fue el único un lugar sagrado musulmán que resultó destruído después del establecimiento de la entidad sionista en Palestina. De acuerdo con un libro del Dr. Meron Benvenisti, de las 160 mezquitas de las aldeas palestinas 'incorporadas' al artificial estado israelí bajo los acuerdos del armisticio, menos de 40 todavía están en pie. Lo que es inusual en el caso de Mash'had Nabi Hussein es que la demolición está documenta y la responsabilidad directa fue tomada en ese momento por nada menos que el Comando Sur del Gobierno , por un oficial llamado 'Moshe Dayan'. La documentación muestra que el lugar santo fue volado deliberadamente, como parte de una operación más amplia, que incluyó al menos otras dos mezquitas, una en Yavne  y la otra en Ashdod.

Un miembro del establishment es responsable de la documentación: Shmuel Yeivin, director del Departamento de Antigüedades, y recursos de la autoridad de las antigüedades hoy en día. Yeivin, como lo señala Raz Kletter, un arqueólogo que ha estudiado las dos primeras décadas de la arqueología en Israel, no era un activista político ni tampoco un campeón de los derechos árabes. Cómo explica Kettler, él era simplemente un científico, un discípulo de la escuela británica y miembro del Departamento de Antigüedades del gobierno del mandato,, que creían que eran sitios sagrados para judíos, cristianos y musulmanes. De acuerdo con sus convicciones, se dispararon cartas de protesta y fue considerado un nudnik por las FDI (Fuerzas de Defensa de Israel).

Advertencia

"He recibido un informe que no hace mucho tiempo, el ejército voló el gran edificio en las ruinas de Ashkelon, que se conoce con el nombre de al-Maqam Nabi Hussein y es un lugar sagrado para la comunidad musulmana", escribió Yeivin el 24 de julio de 1950 al teniente coronel Yaakov Patt, el jefe del departamento de misiones especiales en el Ministerio de Defensa, y envió una copia al jefe del Estado Mayor Yigael Yadin como a otros altos funcionarios. "Ese edificio aún estaba en pie durante mi última visita al sitio, el 10 de junio -en otras palabras, las autoridades militares no encontraron razón alguna para demolerlo desde la 'conquista' [ocupación] hasta mediados de 1950, se me hace difícil imaginar que el sitio fue quemado por los infiltrados, ya que no han dejado infiltrados en la zona durante todo este período".

La detonación, por cierto, tuvo un gran éxito. Del antiguo y sagrado sitio, no obstante no se mantuvo ni una sola piedra.

La queja de Yeivin estaba aparentemente relacionada con cuestiones de procedimiento, pero sólo al parecer. El ejército, escribió, es necesario entender que hay "edificios santificados", y si queríamos tocarles, es correcto, honesto y cortés, primero hable con las instituciones que supervisan estas áreas y edificios, y consulte con ellos a fin de encontrar la manera de evitar la destrucción. "Pero eso no está ocurriejdo, afirmó Yavin. Me dijeron que simultaneamente, la mezquita de la abandonada aldea de Ashdod fue volada", agregó Yeivin. "Este no es el primero caso. Yo ya he tenido muchas ocasiones para llamar su atención sobre casos similares en otros lugares, y el jefe de Estado Mayor dio instrucciones explícitas con respecto a la conservación de los edificios y lugares, pero al parecer ninguno de ellos acoge a comandantes de un determinado tipo. Yo creo que los comandantes responsables de esta explosión deben ser llevados a juicio y castigados, porque en este caso no había ninguna justificación para una rápida, operación de guerra-contingente", dijo.

Una lectura atenta de los Archivos de las FDI muestran que el teniente coronel Patt transmitió la denuncia de Yeivin  a Yadin. Sin embargo, Yadin quien más tarde sería el preeminente arqueólogo de  Israel y cuyo padre, Eliezer Sukenik, fue un arqueólogo de reconocido prestigio en su propio derecho y Colega de Yeivin en el Departamento de Antigüedades del Mandato Británico, no estaba excesivamente preocupado. A continuación se observa la carta de Patt que aborda la denuncia de Yelvin, son observaciones escritas a mano: "Confirmar la recepción de la carta e informar que el asunto está siendo tratado, 2 Aadr al material de Dayan para mi encuentro con B.-G.", refiriéndose al entonces primer ministro y ministro de defensa David Ben Gurión.

Es lógico que la letra es de Yadin, ya que es poco probable que nadie más habría podido reunirse con Ben-Gurión concerniente a "material de Dayan". Y Yadin, como se desprende de otra nota escrita en la carta, no atribuyó ninguna importancia a la queja. "Teven la’afarayim", dice, más o menos el equivalente a "hielo a los esquimales" algo innecesario, algo no requerible, sin importancia – en resumen, no hay nada nuevo en la denuncia de Yeivin.

Tampoco en Dayan se vio alguna muestra de preocupación alguna. En una  respuesta que envió al jefe de la oficina de persona, al parecer el 10 de agosto bajo el título "La destrucción de un lugar sagrado" escribió Dayan: "La detonación se llevó a cabo por el Distritio de la planicie costera por mis instrucciones". Las primeras palabras de la oraci[on ha llamado la atención, pero una carda de fecha 30 de agosto elimina toda duda. Dayan respondió a una carta sobre “daños a las antigüedades en la zona de Ashkelon”: “El jefe del Estado Mayor se acercó a mí y yo le dí mis explicaciones, la acción se llevó a cabo bajo mis instrucciones”.

Que la respuesta fue tan vergonzosa que Yaakov Prolov, el jefe del Departamento de Operaciones del Estado Mayor General, envió una carta al jefe de la oficina de personal pidiendo instrucciones sobre cómo responder a Yeivin. “Se cometió un error aquí y se puede suponer que no volverá a suceder”, alguien le dio instrucciones en el guión que se aparece a lo que se le atribuye a Yadin en la letra anterior. Blanqueo, resulta que esto no es un invento nuevo.

Fuente: Jalil Sahurie, ABNA