2015 · 12 · 13 • Fuente: María Landi, Blog Palestina en el Corazón

Los Chicos de Hares condenados a más de 15 años de prisión

Con gran tristeza e indignación queremos informarles sobre el resultado del caso de los Chicos de Hares: los cinco adolescentes están siendo condenados a 15 años de prisión y tienen que pagar un total de 150.000 shekels (US$ 39.000 o € 35.000) a las autoridades israelíes. Si no se entrega esta suma exorbitante, se les ha dado a entender que serán condenados a un período significativamente más largo de prisión.

Poster conmemorando el 2º aniversario de la detención (marzo 2015).

Estuve muchas veces en Hares, donde viven personas sencillas y resilientes que quiero y respeto mucho. En marzo de 2013 estaba viviendo en un pueblo vecino de Hares cuando los adolescentes fueron arrestados en medio de la noche y llevados con rumbo desconocido, bajo la acusación de tirar piedras y provocar un accidente (en el coche viajaba una familia colona judía que vive en tierras robadas a las comunidades palestinas de Salfit, Cisjordania ocupada).

Desde entonces acompañamos a las familias de los cinco adolescentes y trabajamos para llevar adelante la campaña por su libertad y denunciar su injusta prisión. Estuve en sus casas, compartí con las madres su sufrimiento y angustia, sus lágrimas y su esperanza. Este año fui con ellas más de una vez al tribunal militar de Salem para asistir a las llamadas ‘audiencias’, que son una burla o una afrenta a la verdadera justicia. Allí conocí a tres de los chicos, y no olvido sus sonrisas en medio de aquel ambiente hostil y malvado: con las manos esposadas, los pies engrillados y el uniforme marrón de prisionero, estaban más vivos que todos sus carceleros.

Siempre tuvimos esperanzas, pero sabíamos que el pronóstico era difícil porque el gobierno de Israel se ensañó con ellos y los ha presentado como un caso emblemático de “terrorismo” palestino. Sin embargo, en casi tres años de juicio los investigadores y la procuraduría israelíes no pudieron encontrar ninguna prueba de su culpabilidad. Pero como me dijo un abogado israelí que defiende presos palestinos: en la justicia militar sionista la verdad no tiene importancia; lo único que importa es la confesión, y ésta se obtiene mediante torturas, amedrentamiento y amenadas. Sobre todo con los niños. Israel es el único país del mundo que juzga a menores de edad en tribunales militares.

Y lo peor de todo: el chantaje. No se trata de buscar la verdad, hacer justicia y castigar al culpable. Los presos palestinos son un negocio para Israel, que lucra con ellos como con todos los aspectos de la vida palestina bajo la ocupación. El papel de los abogados defensores con frecuencia se reduce a lograr el ‘acuerdo’ menos terrible; porque la sentencia depende de cuánto pueda pagar la familia del preso por concepto de sanción económica o multa. En este caso, las familias de los cinco chicos, que luchan por sacar adelante a sus hijos en medio de mil penurias derivadas de la ocupación, están siendo objeto de un chantaje indecente: si pagan cada una 8.000 dólares antes del 28 de enero, sus hijos serán condenados a 15 años de cárcel; si no lo hacen, la sentencia puede ser de hasta 25 años. Esa es la ‘justicia’ de “la única democracia de Medio Oriente”.

Protesta y video realizados por London Palestine Solidarity Action para el 2º aniversario de la detención:

Cinco adolescentes palestinos están siendo chantajeados para aceptar 15 años de prisión y ‘multas’ exorbitantes por un crimen que nunca ocurrió

COMUNICADO DE PRENSA

de la Campaña por la Libertad de los Chicos de Hares

10 de diciembre de 2015

Con gran tristeza e indignación queremos informarles sobre el resultado del caso de los Chicos de Hares: los cinco adolescentes están siendo condenados a 15 años de prisión y tienen que pagar un total de 150.000 shekels (US$ 39.000 o € 35.000) a las autoridades israelíes. Si no se entrega esta suma exorbitante, se les ha dado a entender que serán condenados a un período significativamente más largo de prisión.

Ali Shamlawi, Mohammed Kleib, Mohammed Suleiman, Ammar Souf y Tamer Souf están en prisión desde hace 2 años y 8 meses, y ahora están siendo condenados por un crimen que nunca ocurrió. Los cinco adolescentes de la aldea de Hares (distrito de Salfit, Cisjordania, Palestina ocupada) fueron secuestrados de sus hogares por el ejército israelí en marzo de 2013, cuando tenían 16 y 17 años de edad. Los chicos fueron acusados ​​sin pruebas de arrojar piedras a vehículos de colonos ilegales, uno de los cuales chocó contra un camión que estaba estacionado en la Ruta 5, cerca de Hares. Las hijas de la conductora del coche resultaron heridas en el accidente, y una de ellas murió dos años más tarde a causa de complicaciones derivadas de una neumonía. Los chicos negaron haber tirado piedras, pero fueron obligados a firmar “confesiones” después de largos interrogatorios y torturas a manos de los servicios secretos israelíes. Nunca se obtuvo prueba alguna de su culpabilidad, pero lamentablemente eso es una realidad habitual en el sistema de tribunales militares israelíes, que no cumplen con las garantías del debido proceso y tienen una tasa de condena de los palestinos del 99,7%.

Después de casi 3 años de audiencias de rutina en los tribunales militares israelíes, donde los chicos fueron inicialmente acusados de “tentativa de homicidio”, el 26 de noviembre de 2015 se les informó que ahora están siendo acusados de homicidio no intencional y serán condenados a una pena de prisión de 15 años, siempre que sus familias paguen la penalización de 30.000 shekels (US$ 7.750 o € 7.100) cada una antes de la fecha límite del 28 de enero de 2016. Se les ha dado a entender que si no pagan en ese plazo la cantidad exigida por el tribunal militar israelí, la sentencia de cada chico se extendería, posiblemente, a por lo menos 25 años de prisión.

No hay otra forma de describir esta situación que los cinco adolescentes y sus familias están sufriendo que de actividad criminal por parte del sistema israelí de ‘justicia’. Presionar a las familias a que acepten un ‘acuerdo’ y amenazarlas con penas más severas si no lo hacen no es otra cosa que extorsión. Exigir que las familias paguen grandes sumas de dinero como ‘sanción económica’ o ‘compensación’ a la potencia ocupante no es otra cosa que una exigencia de rescate.

En nombre de la campaña por la Libertad de los Chicos de Hares condenamos tales actos de injusticia cometidos por el tribunal militar israelí.

Exhortamos a las organizaciones locales, nacionales e internacionales de derechos humanos, a las instituciones y gobiernos democráticos del mundo y a todas las personas de conciencia a protestar ante esta injusticia infligida al pueblo palestino por la ocupación israelí, y a exigir justicia para los Chicos de Hares. Les pedimos que contacten a sus políticos locales, a los representantes diplomáticos de sus países en Tel Aviv o Jerusalén ocupada, a los organismos internacionales, al Ministerio de Justicia de Israel, pidiéndoles que intervengan y condenen semejante injusticia y falta de respeto al estado de derecho.

Les pedimos que organicen eventos en sus comunidades para dar visibilidad al caso de los Chicos de Hares y denunciar la situación de cientos de otros niños palestinos que están en las cárceles de la ocupación. No guardemos silencio frente a lo que no es correcto.

Más información y contacto:

Sitio web: haresboys.wordpress.com

Correo-e: haresboys@gmail.com

Facebook: facebook.com/FreeTheHaresBoys

Twitter: @HaresBoys

Hablan las madres de los 5 chicos de Hares:

Galería de fotos de acciones por los chicos de Hares:

Ver también en este blog:

Los Chicos de Hares pueden pasar el resto de sus vidas en la cárcel

La lucha por la libertad de ‘los Cinco de Hares’ continúa 

Los Chicos de Hares van a cumplir 2 años en la cárcel 

En el reino de la crueldad (I) 

En el reino de la crueldad (II)

A veces las palabras no son necesarias

Detenidos: Testimonios de niños palestinos encarcelados por Israel (fotorreportaje)

Niños palestinos: el delito de tirar piedras

Acerca de María Landi: María Landi es una activista de derechos humanos latinoamericana, comprometida con la causa palestina. Desde 2011 ha sido voluntaria en distintos programas de observación y acompañamiento internacional en Cisjordania: EAPPI (en Yanún/Nablus), CPT (Al-Jalil/Hebrón), IWPS (Deir Istiya/Salfit) y Kairos Palestine (Belén).

Fuente: María Landi, Blog Palestina en el Corazón