2015 · 11 · 27 • Fuente: Agencia EFE

Aclamado teatro palestino cerrado por las autoridades israelíes

El Teatro Nacional Palestina Al Hakawati, que durante las últimas tres décadas ha uno de los principales focos de las artes escénicas y centro cultural de los árabes en Jerusalén, se enfrenta al por parte de las autoridades israelíes, por impago de deudas con organismos públicos, informó hoy a Efe su director.

El teatro Al-Hakawati debía acoger festival de teatro infantil.

"Hace dos semanas un tribunal nos dio este plazo para pagar nuestras deudas, hemos hecho lo imposible por recolectar el dinero, pero no lo hemos logrado. No obtenemos financiación israelí y los acuerdos de paz de Oslo nos prohíben también recibirla del gobierno palestino, por lo que contamos solo con donaciones privadas", explicó a Efe el director de la institución Amer Jalil.

Según él, les han dado 48 horas más (laborables, es decir, hasta el próximo lunes) para pagar la deuda, al menos la que tienen con uno de los organismos, la Seguridad Social, a la que deben 18.000 shékels (unos 46.000 dólares).

De no lograrlo, la Policía entrará en sus instalaciones y requisará los equipos de iluminación y sonido, así como otros objetos de valor, además de echar el cierre.

Hace ya días que el juez ordenó el embargo de sus cuentas, con lo que no tienen disposición de sus escasos fondos.

El Hakawati está situado en la parte este de Jerusalén, territorio palestino ocupado, pero al estar la ciudad gestionada por Israel (que se anexionó esa parte en 1980 en una decisión no reconocida por la comunidad internacional) debe responder ante las instituciones israelíes.

"El problema de las deudas empezó hace tres años, por la falta que tenemos de fondos", explica Jalil, que reconoce que el teatro debe en total alrededor de 600.000 shékels (unos 154.000 dólares).

Además de la cantidad que adeuda a la Seguridad Social, también ha dejado de pagar el impuesto inmobiliario municipal (unos 16.900 dólares), la compañía de agua (unos 18.000) y el seguro del edificio (unos 9.500)

El teatro también debe algo más de 54.000 dólares en salarios.

"Algunos de nosotros no hemos cobrado en los últimos seis meses y nadie ha recibido su nómina en los últimos tres", dice el director.

La institución funciona con fondos privados o donaciones de agencias internacionales, además de los ingresos de la taquilla, pero no cuenta con una financiación estable.

La imposibilidad de recibir aportaciones de la Autoridad Nacional Palestina y el rechazo a recibirlas de las instituciones públicas israelíes dificulta su financiación.

"Pagamos impuestos a Israel como todas las organizaciones culturales, pero no podemos acceder a los fondos que las israelíes reciben. No recibimos subvenciones de la municipalidad, ni tampoco legalmente podemos cogerlas de la Autoridad Palestina", lamenta.

"Esto es el Teatro Nacional Palestino, yo no puedo colgar aquí la bandera israelí ni la de la municipalidad de Jerusalén", añade, antes de recordar que ni los palestinos ni la comunidad internacional reconocen la soberanía israelí en la parte este de la ciudad.

Fuente: Agencia EFE