2015 · 11 · 03 • Fuente: Edmee van Rijn - Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org

Dr Hasan Zeyada: 'Algunos niños de Gaza sueñan con morir, porque el paraíso será más seguro'

El psicólogo, Dr. Hasan Zeyada trabaja desde una oficina en la ciudad de Gaza y gestiona un programa de salud mental del Centro Comunitario de Gaza. Mediante esta entrevista describe cómo se está ayudando a los niños traumatizados de Gaza.

Los niños están por todas partes en Gaza. Con sus uniformes escolares y rayas coloridas mochilas, juegan en las calles y entre los escombros de las casas bombardeadas.

Viven bajo el bloqueo israelí, y los pequeños de seis años o más han vivido tres guerras en su vida.

Según el UNICEF, durante la última de ellas, 539 niños fueron asesinados, 54.000 se quedaron sin casa, 2,956 resultaron heridos y 1.500 quedaron huérfanos.

La suya es una carga psicológica casi inimaginable, pero es una con la que el Dr. Hasan Zeyada debe lidiar.

El psicólogo trabaja desde una oficina en la ciudad de Gaza y gestiona un programa de salud mental del Centro Comunitario de Gaza.

Nacido y criado en el campo de refugiados de Bureig en Gaza, talentoso jugador de baloncesto que recibió una beca para la Universidad de Al-Najah en Nablus. Eligió estudiar psicología, pero nunca se lo imaginó como una vocación.

Muy pronto supo, sin embargo, que tenía una conexión personal más cerca de su especialidad de lo que creía.

El padre de Zeyada había recibido disparos en las piernas por un soldado israelí en 1948, mientras trataba de llegar a su hermano muerto en la aldea de la familia. Cuando era niño, Zeyada siempre se preguntaba por qué su padre tenía tanto miedo cada vez que oía bombardeos, disparos o explosiones. Ahora estaba empezando a obtener algunas respuestas.

La constatación de que todo el mundo tiene una historia, inspiró a Zeyada para elegir la psicología como una profesión.

A los 51 años de edad, habla sobre los problemas que enfrentan los niños en la Franja. "[Ellos] son el grupo más vulnerable en la comunidad de Gaza", dice.

"Viven en un ambiente extremadamente estresante en una comunidad crónicamente traumatizada".

"La sensación de inseguridad es el principal problema que los niños están padeciendo. A una edad temprana tienen preguntas críticas acerca de su futuro: le piden a sus padres si pueden salir de Gaza, algunos incluso piensan que van a poder salir cuando terminen la escuela secundaria. Aún más preocupante son los que sueñan con morir porque el paraíso será más seguro".

"Están experimentando continuamente una amenaza de perder a uno de sus seres queridos, su casa, sus pertenencias o su escuela. Los niños sienten que sus padres no pueden proporcionar la seguridad que anhelan, lo que les hace sentir impotencia".

Esto se expresa a menudo en pesadillas, dificultad para dormir, problemas de concentración, hiperactividad, problemas de comunicación, violencia, tartamudez, aprehensión y ansiedad. También hay problemas somáticos como dolores de cabeza, dolor de espalda y pérdida de apetito.

Algo tan natural como un trueno y un rayo puede conducirlos a revivir experiencias traumáticas.

En el tratamiento de los niños, Zeyada y sus colegas siempre buscan un enfoque basado en la comunidad.

"Miembros de la familia, la mayoría de las veces también traumatizados, los maestros de jardín de infantes y escuela primaria se están involucrando en ayudar al niño a hacer frente de la mejor manera posible con sus traumas", explica.

"El principal riesgo para los niños en el futuro es que se han dado cuenta de que la violencia es una de las principales formas de enfrentar la frustración o los obstáculos en sus vidas."

El programa de salud mental se basa principalmente en la terapia de juego, el dibujo y la orientación familiar. Mucho se puede aprender del tipo de juguete con que el niño decide jugar o con los colores que utilizan en sus dibujos, explica.

El Centro también ha empezado a experimentar con la dramaterapia, donde los niños son capaces, por ejemplo, imaginarse a sí mismos como animales y a expresar sus sentimientos de esa manera.

Pero además de ser un "ayudante", como describe a sí mismo Zeyada, él mismo es una víctima y un sobreviviente.

Durante la última guerra, perdió a seis miembros de la familia: su madre, tres hermanos, su cuñada y un sobrino. Necesitaba la ayuda de sus colegas, dijo.

Y lo que hace vivir a través de una guerra en la Franja de manera traumática, explica Zeyada, es el hecho de que la gente simplemente no tiene lugar donde huir.

"En Gaza nos encontramos en una gran prisión. Cuando las personas estaban siendo atacadas y decidieron correr hacia la calle, nadie sabía dónde ir, nadie puede decir que las escuelas, los hospitales, mezquitas son lugares seguros para refugiarse. Se dan cuenta de que el mundo no es un lugar seguro, ya que no existe un lugar seguro en Gaza".

Muchas familias optan por permanecer juntos en una sola habitación, en la creencia de que si algo llegara a suceder, al menos les pasaría a todos ellos y nadie sobreviviría para llorarlos.

"Predecir el futuro de los niños de Gaza es duro", manifiesta Zeyada. "Algunos serán capaces de hacer frente a su trauma, dependiendo de su edad, el tipo de trauma y el apoyo familiar".

"También depende de la situación: ¿habrá fin al bloqueo, la ocupación israelí, por lo que la seguridad real, se pueda proporcionar?"

"A veces, parece que estás trabajando en un círculo, como si a través de la terapia estuvieras preparando a la gente para lo que va a suceder en un futuro próximo", concluye, antes de añadir: "Sin embargo, la esperanza es algo incrustado en la cultura y la religión de Palestina, tener paciencia y confianza en la fe".

Foto y texto: Edmee van Rijn - Al Jazeera

Fuente: Dr Hasan Zeyada: “Some dream to die, because paradise will be safer”

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Edmee van Rijn - Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org