2015 · 08 · 31 • Fuente: Salwa Duaibis, +972 Magazine / Traducción: Palestinalibre.org

Los efectos devastadores de incursiones nocturnas en las familias palestinas

Las incursiones nocturnas de las Fuerzas Israelíes de Ocupación, son un hecho cotidiano en los territorios ocupados, los palestinos no pueden sentirse seguros en el único lugar donde la seguridad puede ser garantizada.

Resultados de una incursión nocturna por soldados israelíes en la aldea cisjordana de Salem, 26 de agosto de 2015. (Activestills)

Con el transcurso de los años, el Centro de Asesoramiento Jurídico y Orientación Jurídico de la Mujer (WCLAC) ha recogido testimonios de mujeres palestinas en Cisjordania, Jerusalén Este y Gaza en una amplia gama de temas. Sin embargo hay un problema, sobre todos los demás, que se destaca debido a la frecuencia con la que se produce y el devastador impacto que tiene sobre las mujeres, sus hijos y en las comunidades enteras: las redadas nocturnas realizadas por el ejército de ocupación israelí en las aldeas y hogares palestinos, que han tenido lugar por las noches en los territorios ocupados durante los últimos 48 años.

En una recopilación de 100 casos de incursiones nocturnas llevada a cabo desde 2014, el hilo común mencionado por las mujeres que proporcionaron testimonios al WCLAC había una sensación de terror. Los ataques por lo general comienzan alrededor de las 02 a.m. con golpes agresivos en la puerta o simplemente con una explosión de golpe. Soldados enmascarados irrumpen en la casa mientras la familia trata de comprender lo que está sucediendo. A veces, un miembro de la familia es arrestado, otras veces no. A veces hay violencia, a veces no. La casa es registrada con informes de muebles dañados; armarios vaciados y con los contenidos arrojados al suelo, mientras que los soldados dejan marcas de botas embarradas en toda la casa.

Tal vez el más devastador impacto de estos ataques tienen es en los niños. Las madres informan que sus hijos tienen problemas para dormir después de experimentar una redada nocturna. Algunos niños se vuelven agresivos, otros orinan en la cama. Nadie se siente seguro en el único lugar donde la seguridad debe ser garantizada.

De acuerdo con un reciente informe del WCLAC, se estima que el ejército lleva a cabo cerca de 1.400 redadas nocturnas cada año, con más de 65.000 desde que la ley militar fue impuesta en Cisjordania en 1967. Estas cifras ni siquiera incluyen las incursiones militares más frecuentes que se producen en aldeas y ciudades palestinas durante el día. Además, nuestros testimonios revelan que cada incursión nocturna se produce en promedio en un radio de dos kilómetros de un asentamiento israelí, y aún más cerca de un camino utilizado por los colonos. El simple hecho es que para garantizar la protección de los cientos de miles de civiles israelíes que viven en los territorios ocupados, el ejército debe participar en la intimidación en masa de la población local.

Si bien esta estrategia es un gran éxito, sería ingenuo suponer que no genera resentimiento e ira. La pregunta es ¿Cuánto tiempo se puede contener esta ira y cómo es probable que se manifieste?

Acerca del autor: Salwa Duaibis es el jefe de la Unidad de Abogacía Internacional en el Centro de Asesoramiento Jurídico y Orientación de la Mujer (WCLAC).

Fuente: The devastating effects of night raids on Palestinian families

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Salwa Duaibis, +972 Magazine / Traducción: Palestinalibre.org