2015 · 08 · 28 • Fuente: Javier Villate, Blog Disenso

Documental: 'Gaza resiste: La contaminación y la falta de recursos hídricos'

El agua corriente en Gaza no es potable y las familias solo disponen de agua potable un par de veces a la semana.

Una de las razones de esta escasez radica en la política israelí, que roba la mayor parte del agua que discurre por Palestina para su uso. Los israelíes se apropian la mayor parte del agua del acuífero de Gaza, llegando a retener el agua que llega a sus fronteras con el enclave palestino.

Por otro lado, los 25 pozos de agua que hay en el territorio no pueden ser tratados con cloro, debido a la escasez de este elemento por mor del bloqueo, que también supone inexistencia de suministros y repuestos para el mantenimiento de las infraestructuras.

Así, las aguas residuales se vierten, en gran parte, en el mar. Y por si esto fuera poco, el uso de pesticidas y demás productos químicos contribuyen a la elevada contaminación del agua, a lo que se añade la salinización del agua subterránea, subproducto del bajo nivel de la misma.

Alrededor del 85 por ciento del agua de los pozos existentes no es apta para el consumo ni para la agricultura.

Al final, es la salud de los/as gazatíes la que tiene que pagar por esta terrible situación.

El futuro es negro, muy negro. Si no se le pone remedio, en unos pocos años, Gaza no tendrá agua potable suficiente para la supervivencia de sus habitantes y de su agricultura.

Fuente: Javier Villate, Blog Disenso