2015 · 08 · 26 • Fuente: Natasha Roth, +972 Magazine / Traducción: Palestinalibre.org

Voces sin fronteras: Cuatro jóvenes escritores de Gaza cuentan su historia

Jóvenes habitantes de Gaza finalmente están consiguiendo la oportunidad de presentarse al mundo con sus propias palabras. 972 habló con algunos de los participantes en el 'No somos Números' un proyecto literario sobre la esperanza, el amor, la guerra y, por supuesto, la escritura.

Dos jóvenes hacen acrobacias en la playa de Gaza, Franja de Gaza, 01 de septiembre de 2013. (Basilea Yazouri / Activestills)

"... Y entonces se podría pensar que años enteros pasarían, y todavía irían a observar a través de las grietas en la valla y verían las mismas murallas, los mismos centinelas y el mismo pequeño rincón del cielo, no el cielo por encima de la prisión, pero otro cielo, distante y libre ". - Fyordor Dostoyevsky

Poco más de un año ha pasado desde que la guerra más brutal de la Franja de Gaza haya sido testigo. Fue quizás el evento más cubierto internacionalmente de Gaza en una década tumultuosa y tortuosa, sin embargo la guerra y su cobertura sacó al relieve un problema de larga data: que los medios de comunicación internacional carecen con frecuencia de matices al cubrir la Franja de Gaza y a sus habitantes.

Con demasiada frecuencia, cuando se trata de los habitantes de Gaza, nos encontramos hablando de ellos y sin ellos. Samer Badawi, de la Revista 972 quien se encontraba en la Franja de Gaza durante la mayor parte de la Operación Margen Protector e hizo un informe para el sitio desde allí, recalcó en una reciente entrevista: "Tenemos que preguntarnos: ¿Tenemos nuevas ideas de cómo hablar de Gaza? Si no es así, ¿cuándo fue la última vez que le preguntamos a un palestino en Gaza lo que piensa acerca de esto? ¿Dónde están las nuevas voces? ".

Un nuevo proyecto, 'No somos Números', nos trae esas voces. La iniciativa actúa como una incubadora para los escritores jóvenes de Gaza, dándoles la oportunidad de perfeccionar su arte. El acto de escribir también permite a los participantes del proyecto para que trasciendan las fronteras y, que al menos a través de su imaginación, crucen las fronteras. Por último, y quizás lo más importante, proporciona una plataforma desde la cual los jóvenes habitantes de Gaza puedan relacionarse con el mundo y contar sus historias en sus propias palabras, las voces que faltaban tan duramente durante el verano pasado y sus consecuencias.

Con esto en mente, 972 Revista habló con algunos de los escritores que participan en 'No somos Números' sobre la esperanza, el amor, la guerra y, por supuesto, la escritura. Aquí están, en sus propias palabras.

Eman Basher, de 23 años, el campo de refugiados de Jabaliya: 'Vamos a seguir para hacer frente hasta llegar el gran premio: la libertad’

Eman Basher, de 23 años, del campamento de refugiados de Jabaliya, Franja de Gaza (Eman Basher)

Sobre la guerra del verano pasado: "Solíamos tener electricidad durante una hora al día durante la guerra. Solía enviar mensajes a mis amigos a través de  Facebook y esperar a que fueran "visto" o que se conectaran para poder asegurarme que aún estuvieran vivos.

Mi familia y yo nos fuimos a los refugios por una noche. Cuando mi padre vio lo duro que era la situación, él nos trajo de vuelta y me dijo vamos a morir en casa, por lo menos podemos morir con dignidad. La mayoría de las ventanas de nuestra casa estaban destruidas debida a los bombardeos, pero no era nada en comparación con otras personas.

A veces, realmente tengo este mal sentimiento egoísta que de alguna manera nos hemos ganado esto, que de alguna manera nos lo merecemos por tener un gobierno muy corrupto con el que no se puede luchar. Ambos gobiernos tienen la culpa de que por lo menos, no enterraran el hacha de guerra y empezar de nuevo, como una mano. Pero la idea se desvanece tan pronto como veo la destrucción que sigue a inocentes. Realmente no se lo merecen. "

En el día a día que vive: "Nosotros no tratamos de hacer frente, simplemente sucede. Nos alimentamos de esperanza. Dicen que la energía durará seis horas al día. Hacemos frente, a la espera de que se convierta en 8 horas hasta que realmente lo hace. Dicen que estamos frente a un problema financiero y no habrá ningún salario durante tres meses. Hacemos frente, hasta que se resuelva el problema. Tenemos que hacer frente hasta que logremos el gran premio. Libertad. Yo nunca he visto o hablado con una persona que ha perdido la esperanza de que podemos regresar a nuestras tierras robadas".

En la celebración de Eid en Gaza: "Hoy en Gaza las ceremonias de Eid son tan felices. Nos perdimos que la última Eid. La última Eid era eidless. Pero estoy encantada de obtener toda la alegría de ésta. Pasé Ramadán trabajando enseñando y traduciendo, luego estuve los últimos cinco días de Ramadán libre. Los pasé haciendo galletas palestinas, leí "Mil soles espléndidos" y ayude a mi madre en la cocina. Hoy limpiamos la casa, las alfombras, las ventanas y todo lo que la preparación de Eid conlleva”.

Sobre la lectura: Leí "Mañanas en Jenín " que es uno de esos libros que cambian vidas, sin embargo, somos los héroes de las historias. Era como una proyección astral, mirándome en el libro, mirando mi pasado y a mis antepasados y todo lo que ellos que han pasado".

Sueños simples: "Me gustaría vivir en un país en el que yo no beba agua pensando que es vinagre, por su apariencia obscura. Me gustaría un país en el que no pasen 23 años sin visitar Jerusalén, mi capital, ni siquiera una vez. Me gustaría un país en el que no voy a decir a mis hijos que he sobrevivido a tres guerras. Y me gustaría un país en el que pudiera tener una conversación con usted libremente por el teléfono sin temor a que la batería se vaya a morir en cualquier momento".

Sobre sus sentimientos sobre Gaza: "Tal vez lo que puedo decir de la ciudad que es amada y odiada. Esta prisión nos hizo querer cosas simples. Tratar de llevar una pequeña rosa a un extraño y ver cómo salta de felicidad. Estas cosas son extraordinarias para mi pueblo. A decir que lo sientes primero, por besar a su amigo de repente, bailar extraño delante de su  abuela. Sus ojos se acaban brillando de forma espontánea. He estado observando que nuestros ojos brillan por la razón más simple. Y esto es lo que las guerras más terribles no pueden matar. Así que cada vez que esta ciudad me da los días más horrendos, me defiendo con mis ojos. La odio. No me gusta, su fuerte voz, su corrupción, su destrucción, las restricciones de su pueblo, pero me encantan sus ojos. La guerra nos dio más de lo que nos tomó; agradecimiento por todo. Y mientras esta ciudad tenga esos ojos, no morirá. Esto es lo que creo".

Ahmed Alanouq, 21 años, Deir al-Balah: "Escribir es una forma poderosa de resistencia"

Ahmed Alanouq, 21, de Deir al-Balah, Franja de Gaza. (Ahmed Alanouq)

Sobre la guerra del verano pasado: "Creo que todos éramos objetivos para la maquinaria de guerra israelí. Fui testigo de muchas escenas horribles de civiles asesinados. También perdí a mi querido hermano [Ayman, un combatiente de Hamas]".

En gratitud: "Creo que las guerras me han dejado tantas cosas que agradecer. Creo que soy tan afortunado pues sobreviví y mi casa también. He perdido un solo hermano, pero otros perdieron a toda su familia. Creo que ahora soy más fuerte y capaz de muchas cosas".

Sobre la escritura: "Para mí, creo que la escritura es una forma poderosa de resistencia, más vital que la resistencia armada. Escribir me da alivio. Yo creo en lo que estoy haciendo con "No somos números", y quiero lograr mucho para mi pueblo".

Sobre la prensa internacional: "Los medios internacionales sólo muestra el lado débil de nosotros siendo víctima y se olvidan de que también resistimos. Mi objetivo ahora es mostrar al mundo el verdadero rostro de Israel y los estoy haciendo esto a través del proyecto".

Sobre cómo ve Gaza: "El amor, la esperanza, la capacidad de recuperación."

Anas Jnena, 20, Shuja'iyah: "En Gaza, donde hay esperanza, hay resistencia'

Anas Jnena, 20, de Shuja'iyah, Franja de Gaza. (Anas Jnena)

Sobre la guerra del verano pasado: "Muchos sueños y deseos fueron destruidas por la guerra. La esperanza de una vida mejor en Gaza murió cuando la realidad se complicó aún más".

Sobre el día a día que viven: "Hay muchas veces que los pensamientos de renunciar abruman mi alma. Siento como que necesito un poco de esperanza de que las cosas vayan a mejorar, que esto no va a durar para siempre, y es difícil encontrar esa esperanza. Tengo cinco hermanos y una hermana que son todos más jóvenes que yo. Quieren vivir. Al mirar los ojos de mi hermana cuando ella trata de ayudarnos mientras estamos trabajando me hace sentir responsable. Que tengo que luchar y resistir.

Sobre existencia como resistencia: "Creo que la mayor y más poderosa forma de resistencia es que en  Gaza se vive en estas condiciones y circunstancias miserables. No es un intento de suicidio es  resistencia.

En Gaza, donde hay esperanza, hay resistencia. Y sí, la mayoría de los habitantes de Gaza están esperanzados".

Sobre los medios de comunicación internacionales y las percepciones externas: "Los medios de comunicación internacionales se ocupa de Gaza como meros números. No se dan cuenta de que detrás de cada Gaza hay una historia que desea expresar. Y eso es lo que intento hacer por escrito. Quiero que sepan que, en primer lugar, nos encanta. Siempre me siento molesto cuando algunos estadounidenses afirman que les enseñamos a nuestros hijos ¡el odio! Incluso algunos amigos americanos me atacaron con esas críticas."

Esperanzas para el futuro: "Honestamente, mis sueños no son tan grandes. Mi objetivo final sería tener una vida digna y normal, en el que no tengamos que preocuparnos, ya sea acerca de mi familia o de mi vida".

Sobre cómo ve Gaza: "dar, amar, pero oprimidos."

Shrouq Aila, 20, campo de refugiados de Jabaliya: 'Mientras escriba, estoy viva. Esto es lo que creo'

Shrouq Aila, 20, campo de refugiados de Jabaliya, Franja de Gaza. (Shrouq Aila)

Su historia familiar: "Mi familia es de Yibna, ahora Yavne. Fueron expulsados y llegaron a Gaza en 1948"

Sobre qué está haciendo este verano: "Actualmente estoy en mi semestre de verano en la universidad. También estoy trabajando como traductor independiente y espero poder hacer más. Por lo general, es de seis horas al día, pero hoy en día es de ocho".

En el aprendizaje de inglés: "Me encanta Inglés. He estado practicando durante cinco años, a través de conversaciones con amigos que son hablantes nativos y leyendo libros o artículos”.

Sobre por qué se unió al proyecto: "La gente se aburre con la lectura de homicidios y perjuicios. Así que giré hacia el otro lado. La gente tiene que saber que podemos encontrar esperanza en lugares sin esperanza, ¡especialmente en Gaza!

La gente fuera de Gaza tiene que vivir y sentir lo que sentimos. No te puedes imaginar la enorme cantidad de dolor que rodea Gaza. Sin embargo, lo que nos conecta con esta tierra es Amor a pesar de la guerra".

Sobre la escritura: "Escribir es un medio de lucha. Escribir es existencia y una forma de luchar contra la propaganda israelí. Es una manera de resistir. La escritura también significa para mí poder volar más allá de todas las fronteras y de sitio, para romper las reglas y paredes. Escribir vacía el corazón de cada sentimiento que duele en su interior. Soy el tipo de persona que si oculto palabras dentro de mi corazón, voy a morir. Si escribo yo estoy viva. Esto es lo que creo.

Estoy trabajando en un nuevo artículo sobre Khaled Hammad, el periodista que murió el verano pasado cuando Israel bombardeó una ambulancia. Su esposa, Hala, tenía seis meses de embarazo cuando fue asesinado. Ahora hay un bebé, su hijita Toleen. La historia será sobre sus vidas sin Khaled, el esposo y padre".

Sobre existencia como resistencia: "Para mí estar viva no es sólo un signo de existencia. Todo el mundo vive. Pero usted tiene que asegurarse de que su vida sea también un acto de resistencia. Esto sucederá cuando usted hable sobre todo lo que sientes, ve y escucha".

Sobre la guerra del verano pasado: "Cuando uno está demasiado cerca de la muerte, se empieza a apreciar todo lo que te rodea, incluso las tareas domésticas. Durante una guerra se empieza a omitir todo lo que le gusta u odia.

Amamos la vida lo mismo que los demás. Deseé que la guerra terminara y me prometí a mí misma nunca más enfadarme, independiente de lo que enfrente. Pero después de que ofensiva terminó, me di cuenta de que la guerra nunca terminaría. Las historias y el dolor ocupan el aire".

Sobre cómo ve a Gaza: "Amor y  guerra, tristeza y alegría."

Fuente: Voices without borders: Four young writers from Gaza tell their story

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Natasha Roth, +972 Magazine / Traducción: Palestinalibre.org