2015 · 07 · 31 • Fuente: Susana Campo, La Información

Gaza sigue devastada, un año después de la guerra

La inmensa mayoría de niños vive con los traumas sufridos durante la guerra y más de 1.000 quedarán con discapacidades de por vida. La desesperación, la miseria y la negación de la dignidad como consecuencia de la guerra del año pasado y del bloqueo son un hecho en la vida de la gente en Gaza.

Ibrahim perdió su perdió su pierna en la guerra

"En esta tumba están mi mamá y 4 hermanos... Todos murieron durante la guerra".  Este es el testimonio, de Saja, una niña gazatí, que un año después pone rostro a las consecuencias del "devastador conflicto" que se cobró más de 1.500 vidas de civiles palestinos, entre ellos 551 niños.

La desesperación, la miseria y la negación de la dignidad como consecuencia de la guerra del año pasado y del bloqueo son un hecho en la vida de la gente en Gaza. La inmensa mayoría de niños vive con los traumas sufridos durante la guerra y más de 1.000 quedarán con discapacidades de por vida.

Tras 315 días desde el alto el fuego, ni una sola casa de las 12.000 totalmente derruidas, ha sido reconstruida. Esto deja a unas 120.000 refugiados de Palestina sin hogar.

Esta situación, a la que hay que añadir los altos niveles de desempleo y la falta de perspectivas para los jóvenes de Gaza, representa, una bomba de relojería para la región.

La ofensiva militar sobre la Franja de Gaza se llevó a cabo entre el 7 de julio y el 26 de agosto de 2014. Duró 50 días y vio morir a 2.262 palestinos, 1.500 de ellos civiles, y a 71 israelíes, 66 de ellos soldados y un niño.

De los más de 11.000 heridos en Gaza, 1.000 son niños que quedarán con una discapacidad permanente. En el apogeo del conflicto más de medio millón de desplazados huyeron de los ataques, casi 300.000 de los cuales se refugiaron en 90 escuelas de la UNRWA, seis veces el número registrado durante el conflicto de 2008/09. La destrucción de la propiedad fue masiva.

Esta organización estima que cerca de 140.000 casas fueron dañadas o totalmente destruidas y que el actual ritmo de reconstrucción debe ser acelerado si Gaza quiere ser reconstruida.

Una mirada en la vida de los niños gazatíes

Unicef pone rostro a los jóvenes gazatíes con un reportaje sobre la vida de los niños tras el conflicto. Los mayores de seis años han experimentado tres guerras en su corta vida. Aunque no toman parte en el conflicto son los que más sufren. Pierden a sus padres, a sus tíos, a sus amigos. Según esta organización, al menos 308.000 necesitan ayuda emocional y psicológica.

Ibrahim perdió su pierna en la guerra

“Perdí mi pierna en un bombardeo israelí en la guerra del año pasado. Solía jugar en la calle con mis amigos pero ahora, cada vez que lo intento me duele la pierna y tengo que sentarme en mi silla de ruedas. Cuando sea mayor, quiero ser médico para ayudar a la gente como los doctores  me ayudan a mí”.

Salsaabell ha continuado con sus estudios, a pesar de la guerra

“Él día más feliz de mi vida fue cuando recibí el certificado escolar con un 95 por ciento de calificación. Mis padres estaban muy felices y me abrazaron. Todos mis amigos y familiares estaban muy contentos porque a pesar de la destrucción de mi vivienda mejoré la nota del año pasado”.

Obeidal, de 12 años, quiere ser empresario para dar trabajo a la gente

“Mi barrio Sheja'iyeh fue uno de los más devastados durante la guerra. Todos se han ido y ya no tengo amigos con los que jugar. Me siento muy solo. El momento más feliz de mi vida fue cuando supe que la guerra había terminado. De mayor quiero ser empresario y tener una fábrica para dar trabajo a la gente mi barrio porque  hay mucho desempleo”.

Fuente: Susana Campo, La Información