2015 · 07 · 21 • Fuente: Ahmad Melhem, Al Monitor / Traducción: Palestinalibre.org

Lina Khattab, la bailarina palestina que fue encarcelada por Israel

Lina Khattab, una joven de 18 años de edad, bailarina y estudiante universitaria, relata a Al-Monitor sobre su terrible experiencia, cuando las fuerzas israelíes la arrestaron y espera poder mostrar al mundo el sufrimiento de los palestinos.

Lina Khattab, estudiante de periodismo en la Universidad de Birzeit y bailarina folclórica, habla a los medios de comunicación después de ser liberada de una prisión israelí, en Cisjordania, el 11 de junio de 2015. (Foto por Facebook.com/Free Lina Khattab)

Lina Khattab es una estudiante de periodismo en la Universidad de Birzeit y bailarina en el grupo de danza cultural palestino, El-Funoun. Su liberación de una prisión israelí, el 11 de junio representa una importante fase de transición de su vida, ya que su experiencia en prisión cambió su personalidad y su percepción del futuro.

El ejército israelí arrestó a Khattab, de 18 años, el 13 de diciembre. Después de comparecer ante la corte 11 veces, fue condenada a prisión por seis meses y a una multa de 1.500 dólares el 16 de febrero.

Sin embargo, la cárcel no rompió el espíritu de Khattab. Durante su encarcelamiento, aprendió hebreo y realizó bordados con los cordones de las demás prisioneras. Ahora tiene esas piezas de su obra en su sala de estar. A cambio, ella le enseñó a sus compañeros de prisión algunos movimientos del Dabke.

Khattab cuenta que cuando la arrestaron, fue severamente golpeada y abusada cerca de la prisión de Ofer, al oeste de Ramallah.

Khattab relató a Al-Monitor que, "Dos soldados me ataron mis manos y pies. Me arrastraron a un jeep militar, donde otros dos soldados estaban esperando, y todos ellos me golpearon hasta que llegamos a la prisión de Ofer".

"Cuando llegamos, me sacaron del Jeep y amenazaron con matarme. Uno de los cuatro soldados hablaba árabe. Me llevaron a una pequeña habitación, donde fui inspeccionada e interrogada. Estuve atada a una silla de hierro. Mi ropa estaba destrozada y mis manos estaban sangrando. Pasé dos horas allí, antes de que me llevaran a un centro de investigación al que no estaba familiarizada", agregó.

En el centro de investigación, Khattab fue puesta en "una fría celda subterránea ", según su relato. Dijo que fue interrogada por dos soldados del Shin Bet, un hombre y una mujer. El interrogatorio comenzó a las 15:00 del 13 de diciembre (el día en que fue detenida) y duró hasta la madrugada del día siguiente.

Fue acusada de lanzar piedras, romper una ventana Jeep y herir a un soldado en la cabeza.

"Negué todos los cargos. Me negué a cooperar con ellos y no les dije que fui golpeada cuando fui detenida, pues me temía que eso se utilizaría para presionarme o golpearme de nuevo en el mismo lugar ", dijo.

El sufrimiento de Khattab continuó cuando fue trasladada a la prisión de Hasharon en las primeras horas de la mañana del 14 de diciembre cuando la investigación había terminado. Contó que estuvo recluida en régimen de aislamiento durante dos días, y no pudo ir al baño o comer nada durante esos dos días. A la vez, se negó a cooperar con la clínica médica.

"Me negué a ir a la clínica médica porque temía que lo iban a utilizar en mi contra, a pesar de que mi mano derecha me dolía. No podía abrirla o cerrarla. Mi rodilla y  espalda también estaban sufriendo a causa de los golpes de los soldados. Tenía hematomas por todo mi cuerpo ", dijo.

"La celda era demasiado pequeña. Tenía una cama de hierro y un baño abierto en la habitación, así como una cámara de vigilancia en la esquina. Es por eso que yo no podía ir al baño. A menudo, las aguas residuales se filtraban por el suelo de la celda y la sala se llenó de un olor muy desagradable, y no había ventilación, por lo que sufrí de náuseas. Intentaba escapar de la realidad, al no pensar o intentar dormir por unos momentos ", añadió.

Después de pasar dos días en la celda, Khattab fue trasladada al pabellón 2 de la prisión de Hasharon, donde fue recibida por las prisioneras palestinas. Dijo que: "Me dieron una cálida bienvenida, así como ropa en lugar de los rasgadas que llevaba. Me hicieron comida y me dieron la confianza y la fuerza que necesitaba".

Según Khattab, el pabellón 2 de la prisión de Hasharon consiste en "seis pequeñas celdas para 22 reclusas. Las células están separadas por un pequeño callejón que conduce a las celdas de detención para mujeres civiles israelíes, que pasan su tiempo gritando e insultándonos. Las ventanas de las celdas son muy pequeñas y cerradas con hierro, donde apenas podemos distinguir si es de día o de noche".

Khattab dijo que las reclusas sufren en el vehículo de transporte de los prisioneros, que tiene un mal olor, es apretado, muy caluroso en verano y muy frío en invierno. Las reclusas son sacadas de sus celdas a las 3 am cuando tienen una sesión en la corte y el traslado de vuelta a las 11 pm. Se les da una sola comida en el día de la corte. Esto se añade a la pequeña habitación de espera en los tribunales, donde las reclusas esperan por un largo período de tiempo, y donde no hay baño. Por otra parte, no hay ningún trabajador de la salud femenina en la clínica médica. Sólo hay un enfermero que maltrata a las presas y sólo les proporciona analgésicos.

Acerca de los días pasados en la cárcel, Khattab dijo, "Cada mañana, nos despertamos a las 4 am para el llamado de conteo de 15 minutos. Entonces volvemos a dormir y despertamos a las 9 de la mañana, cuando los guardianes de la cárcel empiezan a golpear las paredes con un bastón, en lo que es similar a una inspección después de que nos sacan de la celda durante 15 minutos. A continuación, volvemos a la célula y esperamos hasta 10:30 [am], que es el momento de salir al patio, donde nos quedamos hasta la 1 pm Luego volvemos a las células hasta las 2:30 pm, cuando volvemos al patio nuevamente hasta 17:00 y, a continuación de nuevo volvemos a nuestras células, cuyas puertas se bloquean hasta la mañana siguiente".

Khattab agregó, "nos pasamos la mayor parte del tiempo hablando con las demás, aprendemos el bordado de seda o cordón, leemos algunos de los limitados libros disponibles". Ella notó que al final de cada mes, hay un día donde las presas se manifiestan. Khattab siempre estuvo dispuesta a realizar una danza Dabke o una escena teatral. Esto alentó a algunas mujeres a aprender el Dabke.

Sobre el impacto que la prisión ha dejado en su personalidad, Khattab indicó, "Mientras estaba en prisión, me perdía todo lo que sucede en el exterior. En ese momento, me di cuenta de lo que significa ser libre y tener esperanza".

Después de su detención, Khattab planea completar su licenciatura en periodismo y una maestría en Derechos Humanos o en el Derecho Internacional para gritar la voz de los palestinos oprimidos al mundo. Ella explicó: "El logro más importante de mi vida será la de tener la oportunidad de gritar al mundo, incluso la voz de un niño palestino que sufre bajo la ocupación".

Sobre el autor: Ahmad Melhem es periodista y fotógrafo palestino con sede en Ramallah para Al-Watan Noticias. Escribe para varios medios árabes.

Traductor al inglés: Sahar Ghoussoub

Publicado: 19 de julio 2015

Fuente: The Palestinian dancer who was locked away

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Ahmad Melhem, Al Monitor / Traducción: Palestinalibre.org