2014 · 05 · 20 • PalestinaLibre.org

Los Palestinos de Chile

Interesante reportaje (2 videos) sobre la comunidad palestina de Chile, sus orígenes, historia, integración y el rol que juega en la difusión y defensa de la causa palestina.

Pequeña Palestina, fue el título de un reportaje de televisión emitido por el canal HispanTV, donde en dos capítulos se resumió parte de la historia de la colectividad palestina en Chile, para lo cual entrevistaron a tres personajes de la colectividad: un destacado profesional, un político y un dirigente gremial.

En dicha entrevista se destaca el fuerte lazo que existe entre los palestinos de Chile y la madre patria, donde la causa palestina se lleva en el corazón y el derecho al retorno al hogar usurpado sigue latente y más vigente que nunca.

Pequeña Palestina - Parte 1

Pequeña Palestina - Parte 2

Sobre la historia de la comunidad palestina en Chile,  la historiadora y académica Patricia Arancibia Clavel, en su libro “Tras la Huella de los Árabes en Chile”, describe en forma fehaciente las distintas etapas que marcaron la inmigración árabe y en especial la palestina a Chile.

La presencia física y cultural de los árabes en Chile es antigua y remota a la llegada de los españoles a estas tierras. Sin embargo, la primera corriente inmigratoria e importante de los árabes se inicia a partir del 1900. En esa época, el imperio otomano dominaba las regiones del levante. Los árabes en general y los palestinos en particular, empujados por la represión militar y económica de los turcos, muchos comienzan a emigrar.

Generalmente, eran jóvenes solteros que huyen del enrolamiento en el ejército otomano, que eran llevados como carne de cañón a las batallas que este imperio llevaba a cabo en Europa. En general, eran artesanos y campesinos con buen nivel cultural y que no tenían problemas económicos  en sus pueblos de origen e incluso muchos de ellos tenían buenos niveles de educación y dominio de idiomas.

En Chile, muchos de los recién llegados iniciaron sus actividades como vendedores de algunas fábricas,  eran apodados como el “Falte”, una denominación debido a sus actividades de vendedores ambulantes que viajaban a los pueblos a vender productos de todo tipo y también habían pequeños comerciantes cuyos comercios se situaban en los distintos barrios de las ciudades y pueblos a lo largo de Chile.

Habitualmente se instalaban en barrios donde los arriendos eran económicos y en las cercanías de los centros de abastecimientos como lo es el barrio Recoleta, Estación Central, San Diego y Franklin de la ciudad de Santiago de Chile.

Los productos que vendían eran importados, por lo cual estos mismos pequeños comerciantes, empezaron a fabricar ellos mismos algunos productos que vendían y con esto se dio inicio a pequeñas industrias, que eran operadas inicialmente por los miembros de la familia.

Es importante destacar la fuerte discriminación sufrida. Existían 3 niveles de discriminación:

- Por ignorancia e “envidia”, donde muchos al ver los éxitos basados en el esfuerzo y el sacrificio de estos humildes y recién llegados, sumado a la ignorancia de no conocer sus historias, orígenes, milenaria cultura y los motivos por los cuales fueron obligados a llegar a estas lejanas tierras. Apodarlos de “turcos” aparte de ser una señal de ignorancia, era muy ofensivo para los recién llegados y que fueron víctimas y huyeron justamente de la represión y el odio turco.

- Discriminación proveniente desde los sectores comerciales acomodados, que vieron amenazados sus negocios con la presencia de estos pequeños y esforzados comerciantes que vendían los mismos productos a precios más bajos. Esto se reflejaba en algunos autores como Joaquín Edwards Bello y la prensa chilena, como El Mercurio, que daba espacio a artículos racistas y falsas acusaciones de “trafico” y “robo” de mercaderías y por tal motivo las vendían baratas, etc.

- ​A su vez, y debido a presiones de estos sectores económicos y con llegada a las instancias del poder, esta campaña llegó al gobierno de Chile, donde el Presidente Pedro Aguirre Cerda, en 1939, anunció “severos principios de inmigración” y envió al congreso el proyecto de ley que prohibía a los extranjeros ejercer el comercio por menor y otras medidas perjudiciales para los inmigrantes.

A pesar de las apremios económicos y la sobrevivencia en un país extraño y las dificultades del idioma, muchos se organizaron, dando pie a centros comunitarios, clubes sociales y deportivos, instituciones  de distintas índoles. De esta forma, se construyó la Iglesia San Jorge en el Barrio Patronato (1917), un diario en árabe (Al Murshed) en 1912, clubes sociales y centros benéficos. A fines de los años 1920, se podía encontrar un club árabe o palestino en todas las ciudades y pueblos de Chile.

El año 1910, la casa de Jorge Shahwan, que se ubicaba en la esquina de las calles Santa Filomena con Patronato, del sector norte de Santiago, era el centro de reunión de los primeros inmigrantes que se juntaban para tomar café e intercambiar anécdotas y noticias de sus familiares y pueblos de origen. También para aconsejar, orientar y ayudar incluso económicamente a los nuevos llegados.

La segunda oleada de inmigrantes se inicia en los años 1920. Como consecuencia de la Primera Guerra Mundial y la derrota del imperio turco otomano, y la llegada del mandato británico a Palestina que generó una fuerte inestabilidad política, social y económica, muchos “invitados” por sus parientes y amigos tomaron la decisión de viajar.

Durante los años 30 y posterior a la gran recisión mundial, los palestinos de Chile, inician la construcción de las grandes industrias en especial la del textil, en 1937 fundaron banco propio (BCI) y una compañía de seguros, entre otros.

Para estos inmigrantes, fue primordial la educación de los hijos. Ya en los años 1920 y 1930 la colectividad tenía entre sus miembros destacados médicos, profesores, ingenieros y otros profesionales. Se cuenta que el joven Salvador Nacrur fue un destacado aviador de la Fuerza Aérea de Chile y que falleció en una comisión de servicio el año 1932.

Otro ejemplo de superación y desarrollo académico profesional fue el caso de Moisés Musa Battal, profesor primario (1919) y en 1927, se trasladó a la Universidad de Columbia de Estados Unidos, donde Obtuvo el grado de Master of Arts y el año 1928, obtuvo el grado de Doctor en Filosofía y Letras de la Universidad Central de Madrid, siendo el primer Latinoamericano en tener un doctorado. Hay muchísimos casos e historias parecidas.

Durante la década de los 1940, los inmigrantes y sus hijos ya habían adquirido una buena posición económica y social. Tenían importantes industrias, clubes sociales, centros culturales, medios de comunicación e información y organizaciones para la defensa de la causa palestina. De allí surgió a modo de ejemplo, el Comité Central Árabe de Chile, donde en su primer congreso en 1947, asistieron 250 delegados de todos las regiones de Chile.

A pesar de la fuerte discriminación, los palestinos tuvieron interés en la política nacional y lealtad hacia la tierra acogedora. El año 1935, se presenta como candidato a regidor Luis Lama y en la década de los 40 comenzaron a ser elegidos los primeros diputados. Carlosd Melej, fue regidor el año 1935, alcalde de Vallenar y diputado en 1941. Alfredo Naser, regidor y alcalde de Valparaíso en 1944 y en 1949, se suma a la “bancada parlamentaria árabe” Marco Antonio Salum entre otros.

Desde entonces, importante segmento del mundo político criollo es formado por palestinos y árabes, cubriendo todo el espectro político, sin excepción.

Una tercera oleada migratoria se produjo a partir de AL NAKBA, o la catástrofe palestina, a raíz de la usurpación del suelo palestino por parte de los sionistas apoyados por Gran Bretaña y la expulsión de casi el 78% de la población palestina de sus tierras, situación que generó una importante llegada de palestinos a Chile.

Durante la década de los años 1950, casi todos los hijos de los palestinos eran universitarios y con participación muy activa en todos los rubros y ámbitos sociales, culturales, académicos y de la producción nacional. Esto generó importantes y nuevos éxitos económicos y sociales. De allí aparecieron ministros, parlamentarios, destacados economistas, profesionales, diplomáticos, sacerdotes, académicos universitarios, etc.

Hoy en Chile, es la colectividad palestina es considerada la más grande fuera del mundo árabe, se calcula que unos 400.000, son palestinos, hijos y nietos de palestinos. Hoy son parte integra de la sociedad chilena con fuerte influencia y variada diversidad en ámbitos del quehacer nacional.

Es destacable el lazo con Palestina. Importantes organizaciones palestinas en Chile dan apoyo a la causa palestina y la defensa de los derechos humanos, permitiendo que el tema palestina este permanente en la palestra.

Un ejemplo fue lo determinado por el Club Deportivo Palestino (www.palestino.cl ) de colocar el mapa de Palestina en su camiseta. A pesar de la fuerte campaña sionista, el Club mantuvo esta decisión y hoy Palestina dorada luce a las camisetas del Club de la primera división del futbol chileno.

Varios chilenos de origen palestinos formaron parte de la selección palestina de futbol, llegando a tener unos 7  futbolistas chileno-palestinos (como Roberto Bishara) en la selección de Palestina durante las clasificatorias asiáticas de la Copa Mundial de Fútbol de 2006.

Fuentes:

Tras la Huella de los Árabes en Chile : Patricia Arancibia Clavel y otros

- Discursos hegemónicos y corrientes alternativas en la colectividad palestina de Chile  de Douglas Kristopher Smith

- Memorias de un emigrante, Benedicto Chuaqui

- Otros artículos de prensa

PalestinaLibre.org