2014 · 04 · 25 • Comités Por Palestina Democrática - América Latina

Lecturas en el acuerdo de reconciliación de Al Fatah y Hamas en Palestina

Días atrás, Al Fatah y Hamas, -por décima vez-, firmaron un acuerdo de reconciliación que pondría fin a un conflicto interno de siete años entre ambas facciones palestinas, con un enorme daño a la causa palestina y una polarización sin precedentes, permanentes y vergonzosos enfrentamientos, a veces sangrientos, entre partidarios de ambos movimientos.

Este reciente hecho, generó muchas reacciones, algunas razonables como el apoyo de Francia y otras incomprensibles, como la típica y automática negativa de Estados Unidos que aparentemente recibe instrucciones de Israel y obviamente la esperada ira del estado sionista.

Recogiendo informaciones de prensa y percepciones de la población palestina tanto en Palestina bajo ocupación militar como en la diáspora, es posible percibir aspectos y lecturas que para los que vivimos el conflicto y sufrimos la opresión y la ocupación militar, nos pueden parecer rutinarios y habituales.

El gobierno derechista israelí, como es de esperar, de inmediato, aprovechó esta ocasión para paralizar el “proceso de paz”, castigar con más fuerza a la población palestina y acelerar la construcción ilegal de los asentamientos israelíes en los territorios palestinos ocupados.

Sobre el llamado proceso de paz que lleva más de 22 años, éste solo ha tenido retrocesos y ningún avance y con el agravante que este proceso únicamente, ha servido a Israel para ganar tiempo y multiplicar en ocho veces las colonias y construcciones ilegales sobre el suelo palestino y generar estructuras inamovibles, ciudades, barrios industriales, muros, carreteras, campos militares, etc., para evitar por todos los medias la viabilidad de un estado palestino.

Durante este proceso de paz, Israel, como es su costumbre, ha recurrido a todo tipo artificios y formas de extorsión, para detener el proceso y prolongar indefinidamente las conversaciones y de esta forma continuar con la construcción del asentamientos y la política de los hechos consumados que imposibilitan el establecimiento del estado palestino. A modo de ejemplo, hace unos meses, Israel ha señalado que el proceso de paz, está relacionado con el programa nuclear de Irán, algo absolutamente ajeno a Palestina y los palestinos. En otra ocasión, Israel y para continuar con el chantaje, exigió la libertad por parte de Estados Unidos del espía israelí Jonathan Pollard, encarcelado en ese país, situación que no tiene relación alguna con el tema palestino. Hoy, el ministro de vivienda, anunció que como venganza y respuesta a la reconciliación palestina, Israel acelerará la colonización de Cisjordania… y lo más importante, el año 2010, y para continuar con el proceso y llegar a un acuerdo, Israel exigió a los palestinos, reconocer Israel como "estado judío". Una nueva invención que solo  tiene por objetivo poner mas piedras en el camino y que nunca se llegue a un acuerdo razonable basado en la legalidad internacional. Reconocer Israel como un estado judío, es condenar a los palestinos que actualmente viven dentro de las fronteras de Israel de 1948, a ser extranjeros y ciudadanos de tercera clase en sus propia patria. Es decir el palestino, habitante de esa tierra por cientos o miles de años, pero, simplemente por no ser de religión judía, sería un extraño y discriminado en su propia y ancestral tierra. En cambio, un extranjero proveniente de Europa, Rusia, África, Argentina o India, y que nunca ha tenido relación alguna con la región, no obstante, por el hecho de confesar la fe judaica, sería un ciudadano israelí y con todos los derechos. Este absurdo, Israel hoy exige que sea aceptado a cambio de una supuesta paz. Sin embargo, aún que los palestinos aceptasen esta exigencia, Israel inventará otro nuevo requerimiento, tal como sucedió a lo largo de estos 22 años de negociaciones.

Por otro lado, y en cuanto a la reacción de los palestinos sobre este acuerdo de reconciliación interna entré Al Fatah y Hamas, los población en general- la calle palestina-, esperamos de este acuerdo resultados concretos en pro del término de la ocupación y la opresión militar israelí y la anhelada libertad.

Los palestinos sabemos que en el pasado, han existido muchísimos acuerdos similares para poner fin al conflicto pero sin resultado alguno. Siempre los intereses partidistas y personales de ambos movimientos políticos y de sus líderes, han primado y han estado por encima de los intereses nacionales, a pesar del incalculable daño ocasionado a la causa palestina.

En este sentido, la gente es escéptica. Sin embargo, siempre aparece un pequeño rayo de esperanza y optimismo, en que por fin los líderes de ambos movimientos se acuerden que Palestina está siempre por encima de los intereses de cualquier partido o movimiento político y una vez por toda, el pueblo palestino, unido y fortalecido, pueda llevar a cabo su lucha libertaria, que se encuentra estancada desde hace más de 22 años.

 

Comités Por Palestina Democrática - América Latina