2013 · 09 · 24 • PalestinaLibre.org

Amnistía Internacional acusa a la Autoridad Palestina de represión y abusos

La organización humanitaria Amnistía Internacional ha acusado a la Autoridad Palestina de represión y permitir abusos policiales. Estas denuncias se suman a otros actos “inmorales” de esta Autoridad, donde entre otros, recurren habitualmente a descalificar públicamente la “honra” de los opositores y llevan a cabo sucias campañas mediáticas en contra de aquellos que protestan y se oponen a las políticas económicas, sociales y sobre todo su colaboracionismo con Israel,...

Amnistía Internacional ha publicado hoy un informe que detalla la represión policial que lleva a cabo las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina.

El informe expone con detalle cómo la policía y las fuerzas de la ANP, han llevado a cabo repetidamente ataques ilegales, sin que mediara provocación, contra manifestantes pacíficos. También acusa a los dirigentes de la Autoridad Palestina de permitir que esas actuaciones se lleven a cabo impunemente.

Lamentablemente, lo señalado por AI, es cierto. Los que conocemos Palestina y vivimos a diario el dolor de la ocupación militar israelí, el apartheid, podemos constatar que también las fuerzas policiales de la Autoridad Palestina, aportan lo suyo a este dolor y no es exagerado señalar que han relevado a los militares israelíes de ocupación de las sucias labores que estos últimos llevaban a cabo en contra de los palestinos, tal como lo constatan informes de organizaciones humanitarias y de derechos humanos.

A su vez, y más grave aún, la propia Autoridad Palestina y sus medios pagados de propaganda tratan de enlodar el accionar de los opositores y manifestantes que protestan por la decadente situación económica y social y por la política colaboracionista y poco consecuente de los dirigentes palestinos en el poder.

A modo de ejemplo, el pasado 28 de agosto, y a raíz del asesinato de 3 muchachos palestinos a manos de militares israelíes que invadieron el campamento de refugiados de Qalandia a norte de Jerusalén, jóvenes palestinos, indignados por la pasividad y “complicidad” de la Autoridad Palestina, llevaron a cabo una protesta en Ramallah. Sin embargo, curiosamente, la Autoridad Palestina y sus medios de propaganda, convirtieron este acto político en un tema netamente religioso, acusando a unas jóvenes de “insultar la divinidad”, algo considerado muy grave para una sociedad con fuerte religiosidad. Y no suficiente con esto, El propio presidente de la Autoridad Palestina, Mahmud Abbas, realizó declaraciones impropias contra estas jóvenes idealistas, y siguieron los insultos incluso, cuestionando la “honra” de las muchachas mediante  expresiones obscenas vertidas por los medios de prensa oficialista y afines (financiadas) a Abbas y su gobierno.

Esta forma de descalificar al opositor recurriendo a insultos y ultrajes, recuerda el estilo del ex dictador egipcio Hosni Mubarak, que permitió que sus agentes policiales y represivos ultrajaran a las jóvenes que participaban en las recordadas manifestaciones en Plaza Tahrir en El Cairo y los métodos de las dictaduras en América Latina y aquellos utilizados por los militares israelíes para reprimir la resistencia mediante apremios físicos, psicológicos y deshonrar las personas y en especial si se trata de mujeres.

Este informe de Amnistía Internacional, sumado a los reportes de la prensa independiente y lo observado a diario en las calles palestinas, solo confirman que la autoridad que hoy administra esta parte de Palestina, y que fue implantada por los acuerdos de Oslo, carece de legitimidad y no responde fielmente a los anhelos de libertad, justicia y dignidad del pueblo palestino.

Comité Democrático Palestino - Chile

 

 


Informe Completo de Amnistía Internacional:

Autoridad Nacional Palestina:Debe poner fin al uso excesivo de la fuerza durante la actuación policial en las manifestaciones

La policía y las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina en la Cisjordania ocupada deben dejar de hacer uso de fuerza innecesaria y excesiva contra manifestantes y deben rendir cuentas cuando cometan violaciones de derechos humanos. Así lo ha manifestado hoy Amnistía Internacional.

Un nuevo informe publicado hoy expone con detalle cómo la policía y las fuerzas de seguridad han llevado a cabo repetidamente ataques ilegales, sin que mediara provocación, contra manifestantes pacíficos. También acusa a los dirigentes de la Autoridad Palestina de permitir que esas actuaciones se lleven a cabo impunemente.

“Las normas relativas a la actuación policial durante las manifestaciones en Cisjordania siguen sin cumplir en absoluto lo establecido por el derecho internacional”, ha manifestado Philip Luther, director del Programa para Oriente Medio y el Norte de África de Amnistía Internacional. “A consecuencia de ello, el derecho a la libertad de expresión y reunión se está viendo seriamente erosionado.”

Durante los sucesos del 30 de junio y 1 de julio del año pasado, los miembros de la policía y las fuerzas de seguridad, algunos de ellos vestidos de civil, atacaron violentamente a manifestantes pacíficos que protestaban por una reunión celebrada en Ramala entre el presidente palestino, Mahmud Abbas, y un ministro del gobierno israelí. Al menos cinco manifestantes requirieron tratamiento hospitalario. La violencia desató la indignación pública y, tras los sucesos, el presidente Abbas anunció que había designado un Comité de Investigación Independiente para examinar la conducta de la policía y las fuerzas de seguridad. Por su parte, el ministro del Interior emprendió también una investigación interna.

Más de un año después, la Autoridad Palestina aún no ha publicado el informe completo de la investigación independiente, aunque ha desvelado un resumen de las conclusiones, entre ellas la de que la policía y las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina utilizaron fuerza “innecesaria”, “injustificada” y “desproporcionada” contra manifestantes pacíficos que no suponían un peligro y contra periodistas, y actuaron fuera de la ley. Al parecer, la investigación interna del Ministerio del Interior ha llegado a conclusiones similares, aunque su informe tampoco se ha hecho público.

Una mujer de 23 años que fue hospitalizada tras la violencia dijo a Amnistía Internacional:

“Me atacó un policía vestido de civil que me agarró, me arañó el brazo con las uñas y me dio patadas en las piernas […] Luego me atacó un policía de uniforme que me dio tal golpe con la porra en la cabeza que me hizo caer al suelo.”

“Pese a las conclusiones del Comité de Investigación Independiente, la Autoridad Palestina no ha procesado a ningún agente de policía o de las fuerzas de seguridad por la violencia perpetrada contra manifestantes pacíficos y por otras conductas ilegales durante los sucesos del 30 de junio y el 1 de julio del año pasado en Ramala”, ha manifestado Philip Luther. “Esa impunidad fomenta inevitablemente nuevos abusos, tal como han demostrado los incidentes ulteriores en los que, desde mediados de 2012, las fuerzas de la Autoridad Palestina han hecho uso de fuerza excesiva contra manifestantes.”

Los incidentes más recientes han tenido lugar en julio y agosto de 2013, cuando, al parecer, la policía y las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina atacaron violentamente a manifestantes pacíficos al menos en cuatro ocasiones diferentes. Algunos de esos ataques los perpetraron agentes vestidos de civil que agredieron y trataron de intimidar a mujeres que se manifestaban y a periodistas que estaban informando sobre las protestas.

Las fuerzas de seguridad también han estado implicadas en la muerte de dos palestinos en los últimos meses. El 8 de mayo, Khaleda Kawazbeh murió en circunstancias no aclaradas durante una redada policial en el poblado de Se’ir, cerca de Hebrón, y otras ocho personas resultaron heridas. El 27 de agosto, Amjad Odeh, de 37 años, murió tras recibir un disparo en la cabeza, realizado al parecer por la policía, durante una protesta.

“La Autoridad Palestina debe poner fin urgentemente a este patrón de abusos por parte de su policía y sus fuerzas de seguridad, y debe romper el círculo de impunidad que los fomenta”, ha manifestado Philip Luther.

“La Autoridad Palestina debe garantizar que los policías y otros miembros de las fuerzas de seguridad que cometan actos ilegales contra manifestantes u otras personas rinden cuentas mediante procesamientos penales, y debe garantizar asimismo que todo el personal encargado de hacer cumplir la ley recibe formación adecuada para respetar los derechos durante la actuación policial relativa a las manifestaciones.”

Amnistía Internacional pide asimismo a la Unión Europea, Estados Unidos y otros gobiernos donantes que han prestado ayuda económica a la Autoridad Palestina para que imparta formación a su policía y sus fuerzas de seguridad que exijan que se rindan cuentas en virtud del derecho y las normas internacionales de derechos humanos.

“Los donantes internacionales deben dejar claro a los dirigentes de la Autoridad Palestina que no están dispuestos a tolerar violaciones constantes de derechos humanos por parte de la policía y las fuerzas de seguridad palestinas, y que la asistencia futura depende de que los dirigentes de la Autoridad Palestina garanticen una rendición total de cuentas”, ha manifestado Philip Luther.

PalestinaLibre.org